El nene no come

¿Puede el arte o la sensibilidad pictórica, ayudar a que los niños tengan una ingesta adecuada en materia de frutas y legumbres? Seguro que sí. Algunas reflexiones y experiencias en ese sentido

Por Linng Cardozo

En el ámbito de la estética pictórica, la gastronomía o los comestibles tienen un lugar destacado. Basta con citar los ejercicios permanentes en algunos talleres plásticos sobre lo que se ha dado en llamar “naturalezas muertas”, presente además en múltiples y valoradas obras en el mundo del arte. El maíz, por ejemplo, es un elemento predominante en algunas expresiones artísticas en la Historia, pudiéndose destacar la obra del mexicano Diego Rivera con una cruz extraordinaria conformada con mazorcas y plantas de maíz. O acá mismo, con las imágenes permanentes de hombres cosechando, de lomo doblado, expresados en la obra de Mario Giacoya.

Pero ese es otro tema. Lo de hoy tiene que ver con algunas preocupaciones personales a la hora de entusiasmar en el consumo de frutas y verduras a mi pequeña hija (8 años), a mi nieta (9 años) y a otros gurises que se juntan en nuestra casa.

Algunas experiencias han sido exitosas. Y las cuento. Esto tiene que ver con acciones desarrolladas en algunas escuelas argentinas por reconocidos chefs que trabajan para el canal Gourmet. Ellos confirmaron en las cocinas y comedores escolares, que el color, la combinación de los mismos e incluso, de los aromas, entusiasmaba a los botijas.

Está claro que esta experiencia no es novedosa. Sobre todo cuando un buen chef se destaca no solamente por la calidad de su plato, sino por la composición estética con que se lo presenta. Este elemento seduce a los adultos. No se trata de hacer una obra de arte todos los días. “Vieja, haceme unas milanesas tipo Van Gogh”. No. Se trata de darse algunos tiempos para disfrutar combinaciones, colores y aromas. Los fines de semana es un buen momento. Por otro lado, la calidad estética no tiene que ver con el volumen de dinero que se posea en el bolsillo del caballero o en la cartera de la dama. A los niños les encanta jugar con los colores y ahí la cantidad de monedas no tiene nada que ver.

EXPERIENCIA 1. Con las frutas. A la hora de comer frutas, uno se encuentra con algunos frenos, aunque es bueno decir que muchos jardines de infantes y escuelas practican distintas acciones en ese sentido. Pero en la casa de uno, se puede ensayar lo siguiente: armar una brochette de distintas frutas, combinando los colores. Veamos: primero un trozo de manzana, luego una frutilla, enseguida una banana, después un kiwi. Se advierte la alternancia de los colores. Pero no lo haga usted. Invite al niño a que combine los colores. Aparecerán cosas interesantes y lo más importante: se lo comerá.

EXPERIENCIA 2. Con la harina. Esta bueno amasar con el niño. Hacer pan –aún si no se posee horno de leña- es muy interesante. Sobre todo en el manejo de la masa, la construcción de las diferentes texturas y la cocción final. (Me detengo en esto último con un consejo: si va a hacer pan, no olvide colocar un recipiente con agua en el horno, en una asadera o lata. La humedad provocada por la evaporación hará que su pan no termine con una dura corteza). Sigo. El pan se puede rellenar con fiambres (más cerca de una ciabatta: crocante por fuera, muy alveolado –con agujeritos- y con embutidos en su interior). También invite al niño a amasar, rellenar y luego esperar el crujiente y sabroso pan. Aquí el color blanco contrasta con los rojos o morados de los embutidos. Puede incluso asomar un verde con alguna aceituna o morrón picado.

CONCLUSIÓN. Las bellas artes no es una cuestión para iluminados. Es un tema de sensibilidad y esta puede encontrarse incluso en un plato de lentejas. Y si no imagínese esa delicia con algunas hojitas verdes picadas –perejil o ciboullette-  encima de las lentejas o suavemente dispersas en el borde del plato. (No, no le ponga queso rallado, por más que el tono amarillento puede funcionar pictóricamente con esa comida. Es que el sabor del queso tapa al de la lenteja, vio?).


Comentarios

Acerca del autor