El novillo gordo se estabiliza entre US$ 2,85 y US$ 2,90

La demanda por ganado sigue siendo firme a los actuales valores, en un escenario entonado por el buen otoño y la próxima apertura del mercado de Japón
Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

Sigue una demanda firme por ganado, pero sin convalidar precios que superen los US$ 2,90 que se alcanzaron la semana pasada. El mercado parece rumbo a una situación de equilibrio, absorbiendo los novillos de campo que salen previo a la llegada de los fríos más intensos.

Los novillos están entre otras razones por la operativa hacia Israel y parecen consolidar una franja de precios entre US$ 2,85 y US$ 2,90 cuando aparecen lotes de muy buena terminación. Las referencias mayoritarias por vacas es US$ 2,55 a US$ 2,60 para la vaca gorda.

En la grilla de consignatarios fue la cuarta semana consecutiva de subas y los mejores novillos quedaron referenciados en US$ 2,87, con cuatro centavos de suba. Las mejores vacas, en US$ 2,56, con dos centavos de suba. Y también en suba los ovinos, con los corderos ganando dos centavos más hasta US$ 3,28.

El mercado está entonado por el favorable desenvolvimiento del otoño en la mayor parte del territorio y tal vez porque ya se percibe como cercana la apertura del mercado de Japón, con la llegada del subsecretario de Agricultura de ese país el próximo 28 de junio.

Las ventas de Plazarural ratificaron una situación firme, particularmente por el repunte que se observó en los novillos más grandes y en las vacas de invernada, sumado a la estabilidad de los terneros.

Tanto terneros como terneras tuvieron precios idénticos a los del remate anterior, pero mayores a los de mayo de 2017 en el caso de los terneros. Y las categorías más próximas a la faena subieron respecto a la venta de abril, lo que parece indicar que la perspectiva de la poszafra mejoró entre los compradores.

Los precios de exportación de la semana pasada volvieron a poner un tono de cautela en el mercado, al quedar de nuevo por debajo de los US$ 3.400, lo que interrumpe dos semanas de precios por encima del promedio que se ha formado en los últimos tiempos.

Por ahora no hay señales de una oferta muy abundante. Aumentó la faena de novillos pero bajó la de vacas. La faena semanal vacuna totalizó 45.303, una caída de 12% respecto a los 50.765 animales de la semana anterior, pero 9% mayor a la de igual semana de 2016.

Fueron 22.630 (el 50%) novillos, y 21.737 fueron vacas (una participación de 48% sobre el total). La faena de vacas cayó 22% y la de novillos subió 3%. Fue la primera semana con más faena de novillos que de vacas en el año, tal vez mostrando que la oferta de vientres empieza a reducirse.

En lo que va del año la faena acumula 821.652 cabezas, 21% más si se compara con igual período de 2016 (680.720 animales). Eso, sumado al ingreso de Japón como comprador para el segundo semestre, lleva a algunos operadores a evaluar la posibilidad de una poszafra si no de grandes precios al menos más prolongada que la del año pasado. En el corto plazo el repunte de precios parece dejar paso a una estabilización. En ovinos también hay un repunte gradual de cotizaciones, con los mejores corderos en el entorno de US$ 3,25.

Populares de la sección