El paraguas de Astori, la victoria de Macron y las relaciones con la Unión Europea

Vázquez dijo que hay condiciones políticas "favorables" para avanza
El júbilo del gobierno al celebrar los diez años del Plan Ceibal, en el lugar en donde se le dio el puntapié inicial, no llegó a contagiar al estado del tiempo que, con su naturaleza caprichosa, eligió llover. Sin embargo, el infortunio climático no agarró mal parado al ministro de Economía, Danilo Astori, quien se había anticipado a la tormenta. Cuando el agua empezó a caer, el jerarca abrió un paraguas azul que lucía un círculo de estrellas doradas.

Para muchos de los que estaban en Villa Cardal el lunes 8 participando del Consejo de Ministros, no pasó desapercibida la imagen de un secretario de estado uruguayo caminando bajo la lluvia protegido con un paraguas que representaba la bandera de la Unión Europea. Cualquiera fuera la historia que explicara cómo ese objeto había llegado a las manos de Astori importaba poco.

Lo que resultaba imposible de ignorar era la coincidencia que llevó a que el ministro abriera su paraguas de la Unión Europea pocas horas después de que el pueblo francés eligiera a Emmanuel Macron para que lidere los destinos de su país y asegure, además, la supervivencia de la comunidad política europea al menos por un rato más.

La victoria de Macron por sobre la ultraderechista Marine Le Pen no solo se festejó en buena parte de Europa, sino que la alegría también llegó a este barrio sudamericano. Es así que el gobierno uruguayo considera que en Francia ganó la mejor de las dos opciones disponibles con miras a poder cerrar un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre el Mercosur y la Unión Europea a la brevedad.

Francia es junto a Alemania uno de los países con más peso en la organización y, en el pasado, fue uno de los principales obstaculizadores del acuerdo. Una victoria de Le Pen, con su agenda aislacionista y proteccionista, hubiera condicionado seriamente la posibilidad de seguir avanzando con celeridad en el acuerdo.

Ahora el gobierno uruguayo aspira a que el nuevo líder francés se sume al empuje que la canciller alemana, Angela Merkel, le dio al posible TLC.

Ese optimismo quedó patente ayer, durante la recepción que el presidente Tabaré Vázquez le ofreció a su par italiano, Sergio Mattarella, en la Torre Ejecutiva. "Se dan condiciones políticas muy positivas para que podamos avanzar en esa dirección", sostuvo el presidente en conferencia de prensa.

Fuentes oficiales dijeron a El Observador que cuando Vázquez habló de las "condiciones políticas muy positivas", se refirió concretamente a la victoria de Macron.

Vázquez y Mattarella también coincidieron en la necesidad de acercar a Europa con América del Sur. "Quiero destacar la coincidencia profunda que hemos tenido de intentar firmar a fin de año, si es posible, el Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y el Mercosur", dijo Vázquez.

A su turno, el presidente italiano manifestó que su gobierno es partidario de ese pacto. "Esperamos que el acuerdo se defina plenamente", expresó.

En su visita a Uruguay, a fines de abril, el presidente español, Mariano Rajoy, también había apoyado el acuerdo entre los dos bloques y opinó que el TLC está "más cerca que nunca".

Ayer, el presidente italiano dijo además que Uruguay es un "socio de referencia" y que hay muchas empresas de infraestructura interesadas en invertir en el país. De hecho, uno de los dos acuerdos que firmaron los gobiernos tiene que ver con la cooperación ferroviaria, cuyo eje central refiere a la modernización de la red férrea.

Vázquez dijo que ese entendimiento llega en "un momento muy oportuno" en función de los esfuerzos que se están haciendo por concretar la inversión de la empresa UPM para la construcción de una nueva planta procesadora de celulosa.

Visita

En el segundo semestre de 2017, el presidente viajará a Roma para hacer una visita de Estado con el fin principal de poner en marcha un mecanismo de acuerdos políticos que se firmó en 2011. Vázquez dijo que el objetivo es "profundizar" las relaciones políticas.

Los dos presidentes celebraron el buen estado de salud de las relaciones diplomáticas y marcaron coincidencias respecto a los principales temas de la agenda internacional. Uruguay e Italia comparten el espacio de intercambio en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, ambos como miembros no permanentes.

En la mañana de ayer los gobierno de Uruguay e Italia firmaron también un tratado de extradición. Pero, como ya fue dicho, la posibilidad de un tratado intercontinental fue lo que más motivó la charla entre ambos mandatarios.


Populares de la sección