El paraguayo vive

Incautación de marihuana prensada no para de crecer; en 2016 se batió record pese a que los consumidores pueden unirse a clubes cannábicos y plantar legalmente
Cuando en 2012 el por entonces presidente José Mujica defendía en una entrevista para la CNN el plan del gobierno para regular la producción, distribución y venta de marihuana, el objetivo declarado era disputarle ese redituable mercado al narcotráfico.

Y, aunque gracias a la ley aprobada en 2013 ya existen unos 38 clubes cannábicos operando formalmente, y unos 6.235 autocultivadores, el narcotráfico sigue vivo y en 2016 se batió el record de incautación de marihuana (mayormente perteneciente al "prensado" proveniente de Paraguay).

Es así que la Dirección General de Represión del Tráfico Ilícito de Drogas decomisó el año pasado 4.373 kilos al narcotráfico, 73% más que los 2.521 kilos que había capturado en 2015.

El gobierno espera que con la puesta en marcha de la venta en farmacias –prevista para mediados de este año–, la marihuana estatal pueda hacerle competencia al prensado paraguayo.

Para el jefe interino de la dirección antidrogas, Carlos Noria, el crecimiento en la incautación de canabis puede deberse a que ese año se manejó mejor información, pero también al impacto que pudo tener la discusión sobre la regulación del mercado de la marihuana. "Hay un malentendido a nivel social" que lleva a que las personas crean que se "legalizó todo", opinó Noria. "Hay una dicotomía entre lo que dice la ley y lo que piensa la gente: para muchos en vez de una regulación, la normativa estableció una liberación. Lo que está regulado es el cultivo para su consumo, los clubes o la adquisición en farmacias, pero la ley prohíbe el prensado paraguayo", aclaró el responsable de combatir el narcotráfico.
73% es lo que creció la incautación de marihuana en 2016 respecto a 2015. Ese año, que fue récord, la Policía requisó 4.373 kilos de cannabis.
Casi la totalidad de la marihuana que se consume en Uruguay viene desde Paraguay, e ingresa a través de la frontera seca con Brasil, explicó Noria a El Observador. A partir de varias incautaciones de avionetas en los últimos años, el modus operandi de los narcotraficantes cambió y ahora logran entrar con la droga utilizando vehículos que ingresan cantidades más pequeñas.

Para el abogado de Instituto de Estudios Legales y Sociales del Uruguay (Ielsur), Martín Fernández, es "apresurado" adelantar efectos de la implementación de la ley sobre el mercado informal, sobre todo antes de que se ponga en marcha la venta en farmacias, algo previsto para mediados de julio. Para Fernández, además, es difícil medir el impacto de los procesos de legalización en general, ya que puede registrarse un incremento en el consumo, que probablemente no sea tal, sino que hay un aumento en quienes declaran consumir porque antes lo ocultaban.

El martes 2 de mayo se abrirá el registro de consumidores de cannabis, un punto clave para que comience la venta de marihuana estatal en farmacias. Sin embargo, serán apenas 30 farmacias de las 1.200 que hay en todo el país las que empezarán a vender la droga, cuyo precio será de US$ 1,30 el gramo ($ 37 aproximadamente), en paquetes de cinco gramos (luego habrá también de 10 gramos).

Simultaneamente, la Junta Nacional de Drogas lanzará una campaña de prevención y sensibilización sobre el uso de cannabis psicoactivo para uso recreativo, así como información sobre la ley.

La marihuana es la droga más extendida en la población luego del alcohol, el tabaco y los tranquilizantes (con y sin prescripción médica), según un informe elaborado por el Observatorio Uruguayo de Drogas. El 23,3% de las personas de entre 15 y 65 años han consumido marihuana alguna vez en su vida (400.000 personas), en tanto 9,3 % declara que consumió la sustancia en los últimos 12 meses (161.000), 6,5 % en los últimos 30 días (112.500), y 1,2% (21.355) la consumen todos los días.
"Lo que está regulado es el cultivo para consumo, los clubes o la adquisición en farmacias, pero la ley prohíbe el prensado paraguayo. Creo que hay una percepción de que se legalizó todo", dijo el titular de la Dirección General de Represión del Tráfico Ilícito de Drogas, Carlos Noria.
Pese a eso, según el prosecretario de Presidencia, Juan Andrés Roballo, no se espera una "avalancha" de personas que se registren para adquirir la marihuana estatal.

En los operativos en los que participa la Dirección General de Represión del Tráfico de Drogas la marihuana es la mayor protagonista. Los 4.373 kilos incautados en 2016 superan con creces a los 148 kilos de cocaína, y 137 kilos de pasta base decomisados en el mismo año.

Sin embargo, para el abogado de Ielsur, es "naif" pensar que legalizar una droga es una forma de combatir el narcotráfico. Para Fernández, pese al peso que la marihuana tiene actualmente en el mercado, las redes delictivas no dejarán ese negocio ilegal, sino que se volcarán a otras drogas.
Para Fernández, cuando la normativa esté totalmente operativa, se tendrá una mayor información que pondrá fin a aquellos argumentos que "ponen a la marihuana como algo capaz de curar los males del universo".

Marihuana medicinal

Más allá de los avances para adquirir marihuana con fines recreativos, la adquisición de cannabis con fines terapéuticos permanece trancada a pesar de que un decreto de 2015 la habilita. El presidente Tabaré Vázquez dijo la pasada semana que es un tema "muy delicado" ya que "hay que afianzar más los conocimientos" y la evidencia científica al respecto. Por lo tanto, a dos años de la ordenanza, el Poder Ejecutivo aún no precisó cuándo habilitará su venta en Uruguay. Actualmente aquellos pacientes a los que su médico les prescribe un tratamiento con aceite cannábico medicinal –porque tienen cáncer, esclerosis múltiple o párkinson, por ejemplo– deben pagar hasta
US$ 250 por 100 mililitros importándolo de otros países. l

Populares de la sección

Acerca del autor