El Paraíso del metal gótico

La banda Fixión presenta hoy su tercer disco en la Sala Zitarrosa

Daniel Bonilla, luego de tocar el bajo con Traidores, decidió emprender un camino más personal pero al mismo tiempo menos masivo. En 2002 creo Fixión, una banda con la que decidió transitar el metal gótico. Con su primer disco, En la oscuridad –editado en 2011– recibió una nominación a los Premio Graffiti como Mejor álbum de metal y hard rock, y repitió nuevamente la mención en 2013, cuando presentaron Fugaz – Simples en vivo, un trabajo que reflejó el primer disco, pero que hoy funciona de bisagra.

Previo a ese trabajo, la banda sufrió cambios de integración. Ahora compuesto por Martina Souto en voz, Sebastián Etchecopar en batería y Guillermo Albano en bajo, comandados por Bonilla en guitarra y voz, el grupo logró consolidarse y mostrar con Fugaz cómo era el nuevo sonido en vivo. “El disco en vivo sirvió para presentar a la nueva formación y para lanzar algún tema inédito. Pero era muy necesario componer nuevas canciones para un nuevo disco, ya que hacía años que veníamos rodando con las mismas canciones”, contó Bonilla a El Observador.

Esas nuevas canciones aparecen en Paraíso, editado recientemente de manera independiente y que tendrá su presentación oficial hoy en la Sala Zitarrosa. “El disco significó un reto muy importante. En la oscuridad había recogido excelentes críticas y el desafío era superarlo tanto a nivel musical como en letras y producción. Y ciertamente creo que lo hemos logrado”, afirmó el líder.

Si bien sus trabajos anteriores reflejaban más los sonidos de los años 1980 y 1990, con Paraíso hicieron una búsqueda de un sonido más actual, “siempre dentro de la estética metal gótico que era lo que buscábamos”, detalló.

Fixión, al igual que bandas como Catarsis o Nameless (tres grupos que supieron compartir escenario en dos ocasiones), cuenta con una frontwoman. Aunque es una característica que sucede en varias bandas exitosas del metal internacional, no deja de despertar cierta discriminación en la audiencia. “Hay una parte del público del metal (y del rock también) que no soporta mucho a las mujeres arriba de un escenario”, afirmó Bonilla. “Creo que algo hecho con mucho talento finalmente saldrá a la luz y tendrá su apoyo. Espacio hay para las mujeres en el metal”, concluyó.

A la hora de componer, Bonilla no piensa en los timbres de voz, sino en la historia a contar. “Simplemente me interesa hacer una buena canción. Después de crear una estructura básica de acordes surge si la interpreto yo o Tina”, contó. De hecho, en varias de estas, las voces se entrelazan y comparten protagonismo.

Hoy en la Zitarrosa marcan la primera etapa de presentación de Paraíso, pero las dificultades de la vida independiente les impide cruzar las fronteras de Montevideo. “Es imposible hacer una gira por el interior porque ni vendiendo entradas se pagan los gastos”, dijo Bonilla. Sin embargo, notan que ya tienen un público fiel.  “Dentro de las posibilidades que tenemos de mostrar nuestra música hemos logrado captar la atención de un montón de gente que nos sigue y nos da su apoyo y aliento”, afirmó.

Las entradas para su show están a la venta en Red UTS y boletería de la sala a $230.


Populares de la sección

Comentarios