El PIT, el FA y los estudiantes marcharon por Rousseff

Este miércoles se define el futuro político de la mandataria brasileña

"Dilma, Dilma acá estamos con vos. El pueblo uruguayo contra la destitución". Aunque no eran muchos los que lo coreaban, el cántico se podía escuchar este martes a la noche por la Avenida 18 de Julio. Unas 300 personas partieron desde la explanada de la Universidad de la República hasta la plaza Libertad para manifestarse en contra del juicio político al que podría enfrentarse la presidenta brasileña, Dilma Rousseff. Precisamente, mañana el Senado brasileño decidirá si la mandataria es desplazada del poder por hasta 180 días.

La marcha fue convocada y apoyada, entre otros, por el PIT-CNT y el Frente Amplio. El presidente de la central sindical, Fernando Pereira, dijo a El Observador la participación del PIT-CNT implica "promover que se sepa que los brasileños no están solos". "Aún con frío y en el medio de la noche somos capaces de movilizarnos para defender un valor fundamental, que es la democracia", dijo y agregó: "Está claro que nosotros creemos que se está promoviendo en Brasil un golpe de Estado. Los golpes no son ni blandos ni duros, son armados o sin armas. Lo que está sucediendo en Brasil es que ha primado una persecución política a la presidenta", dijo el dirigente sindical. El secretario general de la central, Marcelo Abdala, también participó de la marcha.

Los manifestantes, la mayoría estudiantes de la Federación de Estudiantes Universitarios de Uruguay (FEUU), caminaron con banderas y pancartas en las que se leía "No vai ter golpe" (No va haber golpe en portugués) y "Vai ter luta" (Va a haber lucha en portugués). Al llegar a la plaza Libertad, dos representantes de la FEUU y uno de la Unión de Jubilados leyeron una proclama en la que destacaron que "los sectores reaccionarios de Brasil instrumentaron una nueva forma de golpe de Estado".

El secretario general del Partido Comunista, Eduardo Lorier, escuchaba la proclama con atención y se sumaba a los aplausos del resto de los participantes. Lorier dijo a El Observador que "los procesos de desestabilización que se están produciendo en América Latina no terminan en Brasil". "Cuando uno ve las barbas del vecino arder, debe poner las suyas en remojo", sostuvo.

Por su parte, el senador Marcos Carámbula señaló que la situación de Brasil no solo debe preocupar a los gobierno progresistas sino "que es un tema de la democracia de América del Sur".


Populares de la sección