El poco avance de la fiebre investigadora en el Parlamento

La oposición abrió varias investigaciones de casos polémicos y logró colocarlos en el debate público
Desde el fin de la comisión investigadora por ANCAP, que terminó en una causa judicial que tiene como indagado al vicepresidente de la República, Raúl Sendic, empezó una fiebre parlamentaria por indagar cuestiones de gobierno.

Esa investigadora fue la única que logró imponer la oposición durante las primeras dos administraciones frenteamplistas. En ese caso la izquierda, con muchas dudas, aceptó indagar y dio sus votos en el Senado. Pero luego de ese "éxito" para la oposición, en este nuevo período llegó otra oportunidad: la pérdida del voto 50 para el oficialismo en Diputados.

Allí aparecieron otras propuestas, como una de las formas que encontró la oposición para profundizar en temas de dudosa resolución y que a su vez impactaron en la opinión pública. En algunos casos el Frente Amplio las apoyó porque no tenía más remedio, como la que indagará sobre el financiamiento de empresas a partidos políticos. En otros, como el referido al posible espionaje en democracia que promovió, con oposición interna.
Son siete las comisiones investigadoras que están funcionando entre ambas cámaras del Parlamento. Unidad Popular propondrá crear otra en mayo sobre ASSE.

Pero, ¿qué tanto se logró avanzar por esa vía y cuáles fueron los resultados concretos?
A diferencia de lo que sucedió con ANCAP a finales del período pasado, donde hubo mucho trabajo de los legisladores en indagar, ahora, en estas nuevas comisiones, todo viene lento. Varias empezaron a sesionar el año pasado y durante el verano entraron en receso.

Responsabilidad

Desde la oposición defienden la herramienta y afirman que es válido investigar. Además, dicen, que es lo que corresponde. También saben que sacar a relucir los trapitos al sol del oficialismo les puede servir electoralmente, aspecto este que públicamente no reconocen.

Abrir varias comisiones, que de por sí son mecanismos lentos, "no dispersa" el trabajo parlamentario, comentó a El Observador el diputado colorado Fernando Amado al ser consultado por lo lento de ese mecanismo.
Para el legislador "la ebullición de los temas que surgieron" y el hecho de que durante muchos años el Frente Amplio los pudo neutralizar, hace que hoy haya varias investigadoras funcionando. Las comisiones son un camino seguido tanto en Diputados como en el Senado.
Las críticas del Frente Amplio

Para el presidente del Frente Amplio, Javier Miranda, los llamados y las comisiones investigadoras son parte de "una estrategia" y advirtió que se puede "bastardizar" una herramienta democrática. Miranda dijo que quiere "una oposición en serio, que debata ideas" y no una que ande "aventando fantasmas y sacudiendo sábanas".

"Cuando se propone a cada rato una interpelación o una investigadora, se deterioran mecanismos que son válidos, pero pierden valor y la población lo percibe como tal, y eso deteriora la política y ahí hay un riesgo mucho mayor", afirmó Miranda el miércoles en el programa Pisando fuerte de Metrópolis FM.

El diputado Pablo González (Lista 711) también entiende que se está ante "una lógica" del comportamiento de la oposición que busca generar "un estado de situación donde son todos corruptos". Es una estrategia y por eso prevé que se pidan más comisiones investigadoras, dijo González a El Observador.

"Fíjese que se investiga la regasificadora, que fue un negocio fallido donde el Estado cobró a su favor una multa de US$ 100 millones". "¿Cuándo el Estado cobró algo así?", se preguntó el legislador del sector de Raúl Sendic.

Freno

Pero el Frente Amplio con sus votos también logró evitar dos investigadoras, una en cada cámara.
En el Senado, donde la mayoría del Frente Amplio es inamovible, el colorado Pedro Bordaberry propuso determinar si los casos de corrupción que se investigan en Argentina por la gestión kirchnerista, y lo que ocurre en Brasil, donde cayeron legisladores y ministros vinculados a corrupción, no pasaron para el lado uruguayo. Ahí, el oficialismo no aportó sus votos y frustró la intención de Bordaberry.
Otro caso donde el Frente Amplio se impuso fue en Diputados cuando evitó que se averiguara sobre los negocios entre Uruguay y Venezuela en los que participó como intermediaria la empresa Aire Fresco, que tiene claros vínculos con el MPP, el sector del expresidente José Mujica.
Esa comisión la impulsó el nacionalista Jaime Trobo. Finalmente la investigadora no salió porque el diputado de Unidad Popular, Eduardo Rubio, dio al oficialismo el voto 50 que necesitaba. El Frente Amplio perdió la mayoría automática que tenía al declararse independiente el diputado Gonzalo Mujica.

Con el actual cuadro político, en el Senado no hay chances de crear investigadoras sin el consentimiento del Frente Amplio. En Diputados, sin embargo, la llave la tienen legisladores como Gonzalo Mujica, Fernando Amado o Rubio, quienes se mostraron dispuestos a votar con la oposición o con el oficialismo según los temas.

Pluna se investigó con interpelaciones

En el gobierno anterior de José Mujica funcionaron varias investigadoras, pero el golpe mayor la oposición lo logró dar en el caso Pluna, en base a interpelaciones que realizó el exsenador Carlos Moreira (Alianza Nacional). Sobre Pluna, la Justicia procesó sin prisión al exministro de Economía, Fernando Lorenzo, y al expresidente del Banco República, Fernando Calloia. Además, fueron a prisión empresarios del grupo Leadgate. Moreira es actualmente el intendente de Colonia.

Populares de la sección

Acerca del autor