El Poder Ejecutivo advierte un ensañamiento de la oposición

Vázquez sale a trancar en busca de frenar los embates y las críticas que el gobierno ve como sistemáticas
El desenlace de la comisión investigadora de ANCAP y el tratamiento parlamentario de las venias del ente petrolero levantaron todavía más la tensión entre el gobierno y la oposición. En la cúpula del Poder Ejecutivo entienden que hay un ensañamiento de los partidos tradicionales con las acciones del gobierno y advierten que en el último tiempo hubo una crítica sistemática sobre las decisiones de la administración y un rompimiento del tono tradicional del debate parlamentario, dijeron a El Observador allegados al presidente Tabaré Vázquez.

Por eso, Vázquez y su gabinete buscan enviar señales para frenar los embates. Según informó el jueves el semanario Búsqueda, el mandatario transmitió a legisladores del Frente Amplio que está dispuesto a dejar a la oposición fuera de los entes de continuar la crispación.

Las fuentes del Poder Ejecutivo dijeron a El Observador que en el gobierno hay molestia porque notan una actitud de "constante confrontación" desde la oposición.

"A Tabaré (Vázquez) no le va a temblar el pulso", dijo uno de los consultados sobre las acciones a tomar por el mandatario. Otro de los informantes afirmó que los próximos días serán claves para medir el tono político y evaluar los pasos a seguir.

En la primera administración de Vázquez (2005-2010) la oposición quedó por fuera de los entes tras diferencias con el Frente Amplio por la integración del directorio del Banco República. En ese entonces, el mandatario conformó los organismos con representantes oficialistas.

Para el presente período, Vázquez dejó por fuera a la oposición del contralor en la enseñanza, la salud y el Banco de Previsión Social, por entender que allí ya existía control por parte de los representantes sociales, aunque sí integró a otros partidos en los entes.

En el horizonte está la votación de la venia del representante de la oposición en ANCAP, Diego Labat, que fue pospuesta tres veces al igual que la del representante del oficialismo, Ignacio Berti, quien en la actualidad es presidente de Pluna ente. Pero según dijo a El Observador el senador del MPP, Ernesto Agazzi, ahora "no hay fecha" para votar a los nuevos directores del ente ni del Instituto Nacional de Inclusión Social Adolescente, para el que el Partido Nacional tiene el nombre de Álvaro Viviano.

Los informantes señalaron que lo que molesta al oficialismo no es la crítica en sí misma, que entienden es parte de la actividad política, sino que se ponga en duda cualquier acción y el tono que se maneja en los disensos. Como ejemplos mencionaron los cuestionamientos a la nueva presidenta de ANCAP, Marta Jara, y a Berti.

En este último caso en el gobierno además advierten que la oposición rompió con el acuerdo político que implicaba votar las venias sin hacer cuestionamientos.
En este último caso en el gobierno además advierten que la oposición rompió con el acuerdo político que implicaba votar las venias sin hacer cuestionamientos.

Otro punto que molestó en el Poder Ejecutivo fue que la oposición llevara al Parlamento el tratamiento de la declaración del Plenario Nacional del Frente Amplio que acusó a la oposición y a los medios de querer debilitar las instituciones.

En el Poder Ejecutivo también afirman que, por ejemplo, en el gobierno anterior la oposición participó del directorio de distintos entes y ahora se critica la gestión.

Un tema que pega

Para el analista político y director de Factum, Oscar Bottinelli, no hubo un cambio de actitud de la oposición en relación con gobiernos anteriores, sino que lo que ocurrió fue el surgimiento de temas que generaron repercusión inmediata en la opinión pública como la gestión de ANCAP y la polémica por la carrera académica del vicepresidente Raúl Sendic.

En diálogo con El Observador, consideró que los partidos tradicionales lograron hacer mella en el oficialismo como nunca antes en 11 años de gobiernos frenteamplistas, pero señaló que en las últimas semanas, con los cuestionamientos a Jara y Berti, la oposición puede quedar fuera de juego.

Según Bottinelli, el cierre de la exaerolínea Pluna y el procesamiento en primera instancia del exministro de Economía, Fernando Lorenzo, y del expresidente del Banco República, Fernando Calloia, no tuvieron tanta repercusión como el tema ANCAP porque las empresas tienen distinta incidencia en la vida cotidiana de la ciudadanía.

El analista también señaló que el Frente Amplio se embretó con la declaración de su Plenario Nacional y marcó que ahora ninguno de los candidatos a presidente de la fuerza política respaldó el tono del mensaje.

"No veo que la oposición se haya endurecido más sino que encontró el tema para endurecer, cosa que no había encontrado antes. Además lo que ocurre, que creo que le pasó a la oposición, es que corrió tan rápido y tan fuerte que no se frenó a tiempo. Por ejemplo, sale el nombre de la presidenta de ANCAP y ya empezaron a cuestionarla, y eso a la oposición le hizo daño porque mucha gente comenzó a pensar que no le sirve nada. No es que gestionaban mal los políticos, sino que si van técnicos tampoco sirve", dijo.

Bottinelli también cuestionó el rompimiento del acuerdo político en el Parlamento por la venia de Berti. El trámite se pospuso tras el planteo del senador colorado, Pedro Bordaberry, quien presentó objeciones jurídicas por advertir que al ser Berti presidente de Pluna ente, no podía ser elegido en ANCAP.

"Creo que cuando se hacen acuerdos políticos basados en que cada cual propone los nombres y los demás lo votan, que haya salido un partido de la oposición a decir 'este lo cuestiono', rompe las reglas de juego. Esa es la realidad. Hay un enrarecimiento por un cambio de las reglas de juego", afirmó.

Populares de la sección

Acerca del autor