El pop rock como bandera

Maná regresa este domingo al Estadio Centenario con nuevo disco, causas y proclamas
Este domingo, y con la promesa un show con despliegue de tecnología yfuegos artificiales, Maná vuelve al Estadio Centenario, lugar de algunas de sus noches uruguayas históricas. Allí, frente a la Tribuna Olímpica, fue donde presentaron Sueños líquidos, uno de los discos más populares en la historia del grupo y que les abrió definitivamente las puertas del mercado hispanoparlante, allá por el año 1998.

Cama incendiada es el noveno disco de estudio de la banda. Es el primero en sus casi 30 años de carrera en el cual recurrieron a un productor externo al grupo. El elegido fue George Noriega, experto en artistas masivos de corte latino del estilo de Ricky Martin, Jon Secada, Gloria Estefan y Shakira, todos pertenecientes a una galaxia masiva del pop latinoamericano de las grandes discográficas desde fines de los noventa hasta esta parte.

Fue junto a la cantante colombiana que realizaron el primer corte del disco, Mi verdad, una balada romántica que supo estar una semana en el puesto número uno en la lista de Billboard dedicada a las canciones latinas. Por su parte, el disco también llegó el número uno en el ranking Latin Albums y ganó un Latin Grammy en la categoría Pop / Rock. En total acumulan siete gramófonos latinos y cuatro Grammys.

Cama incendiada es un disco que fue definido por el cantante Fher Olvera como "sensual" y que está apoyado en una mayor introducción de canciones bailables, algo que no es extraño para una banda surgida a partir del trabajo de los ritmos latinos desde las épocas de Sombrero verde, primer nombre del grupo en 1981. ahora en 2016, es tal la pulsión bailable de los mexicanos que hasta el DJ Steve Aoki se hace presente en el disco con un remix electrónico de La prisión, un tema que en su versión original combina guitarras rockeras y la popular y alabada batería de Alex González.

Maná - "La Prisión"


En vivo, la gira que promociona este disco fue recibida por cerca de 30 mil personas en Buenos Aires y 15 mil personas en Córdoba. En su nueva visita a Montevideo, ya tienen varias localidades agotadas (ver abajo).

El rock del postulado

La popularidad, el rock y el activismo político son casi que una combinación permanente en la historia más popular de este género, al menos alrededor de finales del siglo 20. No hay banda de rock o artista que no abrace causa política, humanitaria o natural alguna mediante alguna fundación o actividad y en concreto en el caso de las bandas del mundo pop vinculadas a géneros como el rock ha habido muchas que han hecho de esto una parte esencial de su personalidad.

Maná, que desde fines de los años noventa es el ejemplo definitivo de artista "latino" consolidado en casi todos los mercados a nivel continental, ha recorrido ese camino quizá con más intensidad que cualquier otro artista de su mundo, balanceándose entre los éxitos pop, la canción romántica, el baile y la proclama política, emulando con mayor o menor éxito un modelo impuesto por gigantes del género como los irlandeses de U2.

Desde la creación en 1996 de su fundación Selva Negra (inspirada en su canción del mismo nombre) al apoyo explícito a la reelección de Barack Obama en 2012, pasando por aquel reclamo fallido de "cuidemos a la selva uruguaya" de su cantante durante un concierto, Maná ha sido siempre esa banda dispuesta a difundir diferentes consignas de diversa índole asociables a un perfil contestatario y consciente de su popularidad en los tres continentes.

Sus músicos hacen culto de este acto recurrente; durante la pasada ceremonia de los premios Latin Grammy, la banda interpretó junto a la banda norteña Los Tigres del Norte la canción Somos más americanos y tras eso desplegó una pancarta que leía "latinos unidos, no voten por racistas". Para Olvera, apoyar a los demócratas estadounidenses es asumir una postura humanitaria. "Lo importante son las consecuencias. El artista debe pasar a un segundo plano", aseguró.

En la ciudad de Los Ángeles, cuando a principios de febrero recibieron su estrella en el Paseo de la Fama, la primera para una banda de rock latino. "No nos vamos a dejar pisar por nadie que no respeta a la comunidad latina y mexicana", dijo Olvera. "¿Cómo lo vamos a hacer? Votando por los candidatos que mejores condiciones dan a los latinos, que les dan respeto, que les dan dignidad".

Durante los últimos años, además, el vocalista pidió por la liberación del dirigente venezolano Leopoldo López y el resto de los 75 presos políticos que tiene el país; tildó a Hugo Chávez de dictador y habló con José Mujica sobre la legalización de la marihuana en el marco de una visita relámpago en la que también realizó una donación al hospital Vilardebó tras visitarlo, además de presenciar la actividad en una escuela agraria impulsada por el hoy expresidente.

Populares de la sección