El PP refuerza su posición en comicios regionales en España

En cambio, los socialistas retroceden en Galicia y el País Vasco
La centroderecha del Partido Popular (PP) reforzó hoy su posición al ganar por mayoría absoluta las elecciones en la región de Galicia, sin saber el efecto que podrá tener en la política nacional, bloqueada por la falta de gobierno con competencias plenas desde diciembre de 2015.

Unos 2,7 millones de gallegos y 1,7 millones de vascos estaban convocados el domingo a las urnas en unas elecciones destinadas a renovar los Parlamentos regionales de Galicia y el País Vasco, región está última en la que el gobernante Parido Nacionalista Vasco (PNV) ha obtenido mayoría simple.

Los populares, que con el gallego Mariano Rajoy gobiernan en funciones en España desde hace nueves meses, confirman que Galicia es uno de sus principales graneros de votos ya que mejoraron sus resultados frente al temor a una victoria corta que llevara a un pacto de sus rivales de izquierdas.
El PP obtuvo 41 diputados en una cámara gallega compuesta por 75 escaños, lo que otorga a Alberto Núñez Feijóo el honor de ser el único presidente regional con mayoría absoluta de las 17 comunidades autónomas en España.

Por su parte, en el País Vasco,los nacionalistas del PNV, con 29 escaños, se han quedado a nueve de la mayoría absoluta.

Nueve diputados que podrían obtener con un pacto con los socialistas o con el PP, ya que ambos han alcanzado esa misma cifra, por detrás de los independentistas de EHBildu, con 17 escaños, y la coalición izquierdista Podemos, con 11. De esta forma el PP de Rajoy revalidó la mayoría absoluta en Galicia (noroeste), y salió airoso en el País Vasco (norte), donde los socialistas sufrieron un duro retroceso que deja en la cuerda floja a su líder, Pedro Sánchez.

Desbloquear el gobierno

En las elecciones legislativas de diciembre de 2015, la emergencia de dos nuevas formaciones, Podemos (izquierda radical) y Ciudadanos (centroderecha), dejó un Congreso muy fragmentado donde son necesarias coaliciones para gobernar.

Pero desde entonces, y a pesar de la repetición electoral celebrada en junio, los partidos fueron incapaces de cerrar acuerdos de gobierno y el país está gestionado por un ejecutivo en funciones con poderes muy limitados. El PP, ganador de ambos comicios pero lejos de la mayoría absoluta, espera que aumente la presión sobre Sánchez para permitir una nueva legislatura de Rajoy. Su formación obtuvo en junio 137 de los 350 escaños del Congreso y dispone del apoyo del partido centrista Ciudadanos (32 escaños), que se quedó fuera del parlamento tanto en Galicia como en el País Vasco, y de un diputado regionalista canario.

Con la abstención de los 85 diputados socialistas, podría gobernar en minoría. Los partidos tienen hasta el 31 de octubre para investir un jefe de gobierno. En caso contrario, deberán disolverse las Cortes y convocar para diciembre las terceras elecciones legislativas en un año.

No está claro si los comicios regionales del domingo permitirán superar el bloqueo, aunque es probable que los flojos resultados de los socialistas, que han bajado en las dos regiones, no ayudarán Sánchez, a quien el PP reclama que facilite un Ejecutivo en España con su abstención en el Congreso de los Diputados.

Sánchez niega reiteradamente esa hipótesis y hace unos días anunció que volverá a intentar un acuerdo con Podemos y con los liberales de Ciudadanos para lo que denomina un "gobierno de cambio", algo que no parece viable pues Ciudadanos y Podemos se consideran incompatibles. (EFE, AFP)

Fuente: EFE, AFP

Populares de la sección