El precio del novillo cruza los US$ 3 por kilo

El valor de las haciendas continúa su tendencia alcista de las últimas semanas y, lo más importante quizás sea la actitud compradora de la industria
Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

El mercado ganadero sigue subiendo de a dos o tres centavos por semana. Se ha vuelto normal el precio de US$ 3 por kilo de carcasa para los novillos de punta, y de a poco se van haciendo frecuentes operaciones a algunos centavos por encima de esa referencia para lotes grandes y que tienen fletes cortos.

Y tal vez más importante que eso sea que la industria mantiene una actitud compradora para todas las categorías.

Para vacas gordas, el precio mayoritariamente se ubica en un rango entre US$ 2,70 y US$ 2,75 el kilo, lo que está 5% por encima del dato de la misma semana de 2016, un diferencial algo mayor al de los novillos.

Por otra parte, los consignatarios marcaron subas generalizadas en el ganado para faena , al tiempo que señalaron la estabilidad en los precios de la reposición. En el caso del novillo gordo, la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG) llevó la cotización de los mejores novillos de US$ 2,97 el kilo a US$ 2,99 el kilo a la carne, con una importante mejora de los precios en pie, que pasaron de US$ 1,60 el kilo a US$ 1,63 el kilo.

El precio promedio de las vacas gordas bien terminadas subió al igual que los novillos dos centavos, de US$ 2,69 el kilo a US$ 2,71 el kilo.

Los consignatarios mantienen el concepto de mercado firme tanto para vacunos como para ovinos destinados a faena. Cabe esperar que el próximo lunes los tres dólares se instalen como referencia de precios.

Se observa una buena disponibilidad de ganado gordo pero comenzando a escasear ganado de campo, como se observa en la gradual baja de la faena. Seguirán las faenas altas en junio, pero varios operadores perciben una probabilidad alta de que caiga marcadamente en julio y agosto.

En ovinos, con una oferta escasa se realizan negocios muy puntuales que cotizan entre US$ 3,25 y US$ 3,30 por kilo. No se registraron variaciones significativas en la semana.

La faena de vacunos sigue alta, cercana a las 50 mil reses semanales, 3% inferior a los 50.903 faenados la semana anterior. La actividad semanal se emparejó con la de igual semana del año pasado, a la que superó por 398 animales.

Fue importante la caída de la faena de vientres, que fue 44,9% del total, el porcentaje más bajo de hembras desde setiembre de 2016. Por primera vez en mucho tiempo la faena de vacas estuvo muy por debajo de la del año pasado.

Se faenaron 22.171, 15% menos que las 26.097 de la semana pasada y 14% menos que las 25.862 cabezas de un año atrás.

La faena de novillos fue alta, 26.369 reses, la segunda mayor del año. Superó la faena de la semana anterior en 11% y en 20% la de igual semana del año anterior.

Es importante seguir la faena de vacas que puede estar empezando una etapa de reducción y tal vez lleve a que la faena en lo que queda de este año se mantenga en niveles similares a los de 2016.

El nuevo índice de precios de novillos de pasturas subió 1,3 centavos, a US$ 2,967 desde los US$ 2,954 de la semana anterior. El promedio estimado de los terminados a grano cayó 8 centavos de dólar, de US$ 3,639 a US$ 3,631. La diferencia a favor de los de grano bajó de 66 a 64 centavos.

El precio de exportación de la carne vacuna tuvo una semana de valores flojos con un promedio de US$ 3.269 por tonelada. El promedio anual está en US$ 3.389, 0,4% por debajo del acumulado a esta altura del año pasado.

En carne ovina el resultado fue mejor, promedió los US$ 4.226 la tonelada, pero en un volumen muy reducido de apenas 70 toneladas. De todos modos el promedio de precios de este año se mantiene algo por encima de los de 2016. Este año es US$ 4,069 la tonelada, 0,7% más que los US$ 4.040 la tonelada del año pasado.

El repunte gradual de los precios del ganado gordo tiende a mantenerse y en el mercado de reposición también se ve un mercado firme para terneros, terneras y novillitos de sobreaño. La exportación en pie sigue empujando, e indirectamente parece sostener otros precios.