El presidente banca críticas y reclamos para cuidar el diálogo

Vázquez estaba decidido a llevar adelante la comisión sobre seguridad, para alcanzar el éxito tuvo que sortear varios momentos de tensión en las reuniones
Quedó claro que el presidente Tabaré Vázquez hará lo posible para que el diálogo con los partidos políticos sobre seguridad pública sea un éxito. Tan es así que tuvo que sortear episodios que lo molestaron en los encuentros con representantes políticos. Pero el líder de la izquierda uruguaya sacó a relucir las cualidades que le da su oficio de político con paciencia y capacidad de convencimiento. El desafío es grande porque el acuerdo del Frente Amplio con los partidos de oposición no es cosa de todos los días.

En poco tiempo el mandatario logró que todos se pusieran de acuerdo y envíen al Parlamento tres proyectos de ley y, lo más importante para sus intereses políticos, que quede claro el mensaje público en cuanto a su preocupación y acción para mejorar la seguridad.

Sin embargo, existieron y permanecen visiones críticas en ese ámbito de diálogo. El senador blanco Javier García le ha reclamado a Vázquez primero que retire a su ministro del Interior, Eduardo Bonomi, y luego de forma insistente que opine acerca de los proyectos que se habían presentado.

Presidencia ha manifestado a El Observador que Vázquez prefirió dejar pasar algunas críticas en distintos momentos en que García se paró en los pedales y quedó de lado ese clima amistoso y de consenso que parecía existir.

El legislador asegura hablar en nombre de todo el Partido Nacional. "Lo hago con respeto pero con convicciones de un partido que fue convocado a dialogar para buscar soluciones al tema de la seguridad", dijo García a El Observador, consultado sobre esos episodios que molestaron a Vázquez.
Para el senador blanco, es un "insumo absolutamente indispensable" saber si el Frente Amplio está dispuesto o no a respaldar en el Parlamento los temas que están discutiendo en esa comisión. "Es una fantasía plantear que Vázquez y el FA están desconectados, porque el presidente es el líder del FA. ¿Qué sentido tiene discutir si no están dispuestos a acompañarlos?", comentó.

García explicó a El Observador que su insistencia para que Vázquez opine respecto de propuestas planteadas por el Partido Nacional, como el aumento de penas a delitos graves, responde a un compromiso que había asumido el mandatario en una de las primeras reuniones. Según relató, al ser consultado acerca de si había temas vedados, el presidente dijo que ningún tema estaba proscrito, algo que luego repitió en una rueda de prensa.

También expresó, según García, que estudiaría las propuestas entregadas por escrito por los partidos y que en la siguiente reunión opinaría al respecto. Pero como esos comentarios no llegaron, el senador García insistió en su reclamo.

El gobierno ha señalado a El Observador que incluso los demás partidos de oposición sintieron la incomodidad de esos episodios. Así fue confirmado a El Observador por varios de los participantes. Para García, ese cambio de posición de Vázquez se dio luego de la reunión que mantuvo con la bancada del FA.

Ritmo

Por otra parte, el diputado del Partido Independiente, Iván Posada, considera que una de las debilidades que muestra el ámbito de discusión sobre seguridad es el ritmo. A su juicio se debería avanzar más rápido.

Posada dijo a El Observador que "hasta ahora" la experiencia de diálogo fue que "esto significa un avance en un relacionamiento político y va a tener consecuencias positivas desde el punto del impacto en la seguridad pública", apuntó.

García compartió el apunte de Posada en cuanto al ritmo de avance de la comisión sobre seguridad y agregó que también se debe ir más a fondo con los temas y las decisiones: "Estamos bordeando el área grande, le pedimos al presidente que pise el área chica", comentó el legislador blanco apelando a una metáfora futbolera.

Primeros avances

La comisión multipartidaria sobre seguridad resolvió días atrás remitir cuatro proyectos al Parlamento. El nuevo Código del Proceso Penal recibirá tratamiento urgente. La única duda es la fecha de su entrada en vigencia. También hay pleno acuerdo para la aprobación del proyecto sobre la abreviación del proceso. A pedido de la oposición los mecanismos de mediación quedarán en la órbita de la Justicia. El tercer proyecto de ley que también llegará al Palacio Legislativo es el de la limitación de la "libertad anticipada" para reincidentes. Hay un acuerdo general en el texto, que además de restringir la libertad anticipada también limitará la libertad condicional y provisional. A pedido del Partido Independiente se agregaron los crímenes de lesa humanidad a la nómina de delitos sobre la que se aplicará esta ley.

Finalmente, el Ejecutivo enviará al Parlamento, sin acuerdo previo, la nueva ley orgánica del Ministerio Público con la actualización del estatuto de los fiscales.


Populares de la sección

Acerca del autor