El primer vuelo entre Estados Unidos y Cuba

Retomaron las conexiones aéreas tras más de medio siglo de incomunicación
Con sus 150 asientos llenos, el primer vuelo regular entre Estados Unidos y Cuba en más de medio siglo aterrizó ayer en el aeropuerto de Santa Clara, una ciudad en el centro de la isla, que entre otras atracciones turísticas tiene al memorial del guerrillero argentino-cubano Ernesto "Che" Guevara. El avión de la aerolínea JetBlue pilotado por dos estadounidenses hijos de cubanos inició una nueva era en las conexiones entre los antiguos enemigos de la guerra fría.

Se trata del primer vuelo regular entre los dos países desde 1961, cuando el tráfico aéreo fue suspendido a partir de ese enfrentamiento. Washington y La Habana acordaron en febrero de este año restablecer los vuelos regulares, como parte de la paulatina "normalización" de relaciones diplomáticas que había comenzado en julio de 2015.

Poco después del aterrizaje, los dos primeros pasajeros en salir de la aeronave descendieron por la escalerilla portando uno la bandera de Cuba y el otro la de Estados Unidos, y al pisar suelo isleño, frente a las cámaras de televisión, se abrazaron.

Otros pasajeros descendieron agitando banderitas de los dos países, mientras un centenar de personas los recibía en el pequeño aeropuerto con saludos, después de registrar con sus celulares el histórico arribo.

En su cuenta en Twitter, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, saludó "un nuevo paso de avance" en las relaciones entre los antiguos enemigos de la guerra fría, justo "un año después de haber izado la bandera estadounidense en La Habana", en el momento del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre los dos países.

A bordo del avión llegó el secretario de Transporte estadounidense, Anthony Foxx, quien se reunió ayer en La Habana con el canciller cubano, Bruno Rodríguez. Era su segunda visita desde febrero.

Giselle Cortés, de 34 años y directora de Aeropuertos Internacionales de JetBlue, fue una de las pasajeras del vuelo 387 de esa aerolínea que aterrizó a las 10.57 locales en Santa Clara –280 kilómetros al sureste de La Habana– y fue recibido con el tradicional saludo con chorros de agua. El vuelo inaugural fue pilotado por el capitán Mark Luaces y el primer oficial Francisco Barreras, ambos estadounidenses de padres cubanos, informó JetBlue.

"Mi abuela es cubana, se la llevó mi familia hace 60 años, soy la primera de la generación de mi familia en llegar a Cuba, que es mi segundo hogar. Se puede sentir la emoción de volver a casa", declaró Cortés a la agencia AFP, al describir el ambiente que reinó durante el vuelo.

El avión había despegado una hora antes del aeropuerto de Fort Lauderdale (cercano a Miami, estado de Florida), también con un efusivo saludo con dos cañones de agua.

"A veces recordamos grandes momentos de la historia", dijo Mark Gale, jefe ejecutivo del aeropuerto estadounidense, y rememoró la caída del muro de Berlín y el viaje a la Luna. Parafraseando a Neil Armstrong, el primer ser humano que pisó la Luna, añadió: "Este es un pequeño vuelo para los pasajeros, pero un enorme avance en la reconexión de la humanidad".

Los pasajeros embarcaron en medio de una alegre fila llena de aplausos, gritos, lágrimas, globos de colores y muchas, muchas selfis.

Cuba, de moda

El embargo estadounidense aún prohíbe el turismo en Cuba, pero los estadounidenses pueden viajar dentro de otras 12 categorías. Las más utilizadas son el intercambio cultural o educativo.

"Hay mucho interés en Cuba; es un lugar que está caliente ahora mismo: se puso de moda", dijo Frank González, dueño de la agencia Mambí Tours, que ofrece paquetes para estadounidenses con talleres de música o de santería.

Desde que el año pasado se liberó la posibilidad de viajar a Cuba, las visitas han marcado un récord: 161 mil en 2015, 77% más que el año anterior, de acuerdo al Ministerio de Turismo de la isla.
Desde 1979, los "chárteres" suplieron la demanda y hasta esta semana había apenas una treintena de vuelos diarios.

Próximas conexiones

Al vuelo inicial le seguirá hoy uno de Silver Airways, también a Santa Clara, y luego los de American Airlines, a partir del 7 de setiembre. La regularidad de los vuelos se incrementará poco a poco hasta llegar a 110 diarios, 20 de ellos a La Habana. Las autoridades estadounidenses aún no decidieron qué compañías servirán a la capital. Por lo pronto, volarán a nueve aeropuertos provinciales las aerolíneas JetBlue, American, Silver, Frontier, Southwest y Sun Country.

Boletos

Normalmente, el pasaje en un chárter desde Florida a Cuba cuesta entre US$ 400 y US$ 500, mientras que el vuelo de JetBlue que sale de Fort Lauderdale ya se vende desde US$ 200 ida y vuelta.

Fuente: Agencias

Populares de la sección