El reinado del papel entre las nominadas

Entre las nominadas a los Oscar en las categorías principales, once filmes tomaron como base o inspiración obras literarias

El estrecho nexo entre el cine y la literatura es innegable e histórico. Tanto así que, ya en los inicios de los premios Oscar en 1929, la categoría de Mejor guión adaptado lograba hacerse un lugar entre las historias originales más destacadas de la industria.

Más allá de su lugar habitual entre las adaptaciones, en esta entrega de los galardones los filmes basados o inspirados en novelas, obras de no-ficción o biografías lograron conquistar la categoría de Mejor película junto a personajes ficcionales o reinterpretados que dominan las selecciones de actores y actrices.

Entre las películas que batallan por el premio principal de la noche, Mad Max: Furia en el camino y En primera plana son los únicos que no mantienen lazos directos con el mundo literario aunque el segundo filme se arraiga en un caso periodístico luego convertido en libro.

En el caso de Revenant: El renacido, de Alejandro González Iñárritu, la vinculación con el libro es "parcial", tal como indican los propios créditos del filme. En vez de intentar seguir al pie de la letra el relato plasmado por el escritor Michael Punke en la novela histórica The Revenant (2001), la película de Iñárritu toma el personaje principal de Hugh Glass y su sed de venganza pero le otorga una motivación radicalmente distinta, más cruda y personal, y lo somete a aún más inclemencias.

Un ejemplo opuesto es Brooklyn, que se mantiene fiel a la obra homónima de Colm Toibin, adaptada para la gran pantalla por el escritor y guionista Nick Hornby (Alta fidelidad, Fiebre en las gradas), quien le da un tono decididamente más gracioso al filme, así como un final distinto.

La fidelidad también fue una de las virtudes de La habitación, que contó con su autora original, Emma Donoghue, como guionista del filme. Pese a que la novela está contada desde la perspectiva del joven Jack, Donoghue optó por intercalar una mirada de tercera persona con escenas centradas en el punto de vista del niño.

Por su parte, Misión Rescate, una historia original de Andy Weir, tomó muchas de sus escenas y parlamentos de la novela, incorporando incluso su fuerte carga científica. La gran apue$ta tampoco busca esconder sus raíces, afianzadas en el libro de noficción de Michael Lewis, del cual se nutre para lograr una adaptación en la que uno de los mayores cambios son los nombres ficcionados de los personajes reales.

Entre similitudes y diferencias, Puente de espías es sin dudas el caso más polémico, con guión de Matt Charman y los hermanos Joel y Ethan Coen. Aunque toma experiencias retratadas en Strangers on a Bridge, las memorias del abogado que inspiró al personaje principal, James Donovan, no cita al libro como su fuente. Asimismo, la película fue objeto de una demanda por parte del periodista Giles Whittell, quien escribió un libro en 2001 sobre los mismos hechos de la Guerra Fría con haciendo uso del mismo título.

Aunque no contaron con nominaciones a Mejor película, siendo relegadas a las selecciones actorales, Carol, 45 años, Steve Jobs, Trumbo y La chica danesa también entran en la categoría de adaptaciones, muchas de ellas, además, enfocadas en figuras reales.

En el caso de Steve Jobs, aunque la estructura episódica centrada en los grandes lanzamientos de Apple surgió del enfoque del guionista Aaron Sorkin, la mayor fuente de información sobre el magnate de Apple fue una biografía realizada por Walter Isaacson. Otras personalidades reales llevadas a las páginas y luego a la pantalla fueron el guionista Dalton Trumbo, protagonista de la biografía Trumbo, de Bruce Cook, y Lili Elbe, de La chica danesa, una ficcionalización de hechos reales realizada por David Ebershoff.

Carol y 45 años, en tanto, se sumen en el mundo de la invención aunque proveniendo de diferentes formatos: mientras que la primera es una novela de Patricia Highsmith, la segunda es un cuento corto de David Constantine

Populares de la sección