El Reino Unido activó la salida de la UE, un camino sin retorno

La primera ministra, Theresa May, reclamó unidad; negociaciones formales serán en dos meses
Sin marcha atrás. El Reino Unido inició formalmente ayer su salida de la Unión Europea –que será antecedida por dos años de intensas negociaciones–, al hacer lugar a la voluntad popular reflejada en el referéndum realizado en junio del año pasado.

En ese sentido, el mensaje de la primera ministra británica, Theresa May, fue muy claro al indicar que el camino es irreversible.

28web.jpg

No obstante, May reclamó unidad a su pueblo. "Ha llegado el momento de unirnos y trabajar juntos para lograr el mejor acuerdo posible", afirmó en un discurso en el Parlamento, minutos después de que el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, recibiera en Bruselas la carta británica que notifica la salida (ver recuadro inferior).

"Es un momento histórico que no tiene vuelta atrás", sentenció May. "No hay razones para pretender que este es un día feliz, ni en Bruselas ni en Londres", le respondió casi de inmediato Tusk, al advertir que los 27 países restantes se mantendrán "unidos también en el futuro, durante las difíciles negociaciones". Distintos líderes mundiales también mostraron cierta inquietud por la salida del Reino Unido. (ver recuadro inferior).

Al término de dos años de negociaciones, la UE habrá perdido a un miembro del Consejo de Seguridad de la ONU y potencia nuclear, y habrá ganado, a su pesar, un ejemplo que otros sentirán la tentación de seguir. A su vez, el Reino Unido podría quedarse sin Escocia e Irlanda del Norte si el descontento de ambas con el brexit acaba en independencia.

El referéndum del 23 de junio de 2016 (52% contra 48% a favor del brexit) dejó heridas por cicatrizar en la sociedad británica, y ayer coincidieron muestras de alegría y de auténtico pesar.
Nigel Farage, antiguo líder del partido antieuropeo UKIP, estimó que la muerte de la UE está cerca: "Nosotros nos vamos primero".

Ante el Parlamento británico, una pequeña manifestación protestaba contra el brexit. "El 'Titanic' navega hacia aguas brexit. Será un viaje tranquilo, sin obstáculos", bromeó uno de sus organizadores, Graham Fawcett. La misma polarización de opiniones también se trasladó a los medios. Mientras el Daily Mail hablaba de "¡Libertad!", The Guardian advirtió sobre un "salto a lo desconocido".

Negociaciones

Los mandatarios europeos tienen previsto establecer sus grandes líneas de negociación el 29 de abril en una cumbre en Bruselas, a partir de una propuesta de Tusk.

Pero las negociaciones propiamente dichas empezarán a finales de mayo o principios de junio y el primer cara a cara entre May y los líderes de los 27 será el 22 de junio. May pretende una ruptura neta y renunciará al mercado único para controlar la inmigración, lo que generó preocupación en la banca y el sector automotriz, dependientes de sus negocios en la UE. Pero el inicio de las conversaciones estará pautado por la factura que pagará el Reino Unido. Se estima que los compromisos presupuestarios adquiridos por Londres ascienden a unos € 60.000 millones, equivsalentes a unos US$ 64.000 millones.

Un acuerdo de libre comercio “audaz y ambicioso”

La primera ministra británica, Theresa May, instó a la Unión Europea a “trabajar duro” para alcanzar un acuerdo comercial “audaz y ambicioso”, en la carta que dirigió a Bruselas para notificar de manera formal la salida británica. En la misiva, May reclama a la UE que en los dos años de negociaciones se fijen tanto los términos de la separación como los de la nueva relación, pero sus socios europeos ya advirtieron que el acuerdo comercial tendrá que esperar. “En términos de seguridad, un fracaso en alcanzar un acuerdo significaría que nuestra lucha contra el crimen y el terrorismo se vería debilitada”, advirtió May en la carta que supone el principio del fin de 44 años de relación. “En ese escenario, tanto el Reino Unido como la Unión Europea se adaptarían a los cambios, pero no es el desenlance al que ninguna de las partes debería aspirar. En consecuencia, tenemos que trabajar duro para evitar ese resultado”, escribió. Al mismo tiempo, “creemos que es necesario acordar los términos de nuestra futura alianza junto a los de la retirada de la UE”, escribió May. “Proponemos un acuerdo de libre comercio audaz y ambicioso”, precisó.


Fuente: El Observador y agencias

Populares de la sección