El "ridículo" precio de la leche y los 40 centésimos de la discordia

Cambadu protesta porque dice que valor de $ 21,40 les genera pérdidas

Desde hoy el precio de la leche pasteurizada fresca aumentó $ 1,40 y pasó a costar $ 21,40 en el mostrador del comercio minorista el público, según determinó una resolución que firmó la pasada semana el Ministerio de Economía y Finanzas. El Centro de Almaceneros Minoristas, Baristas, Autoservicistas y Afines del Uruguay (Cambadu) considera "ridículo" el fraccionamiento en el valor de comercialización de ese producto de la canasta básica, porque desde hace un buen tiempo dejaron de circular las monedas de centésimos.

Además, como el redondeo por ley favorece al consumidor, los pequeños comercios deberían cobrar $ 21 por litro, en caso que pague en efectivo. En caso de redondear a $ 22 por litro, los comercios se exponen a multas y sanciones por parte del Área de Defensa del Consumidor, ya que se trata de un precio tarifado.

La gremial que agrupa a los pequeños comercios del país tienen previsto enviar en las próximas horas una nota al Ministerio de Economía (MEF) para expresar su malestar y solicitará formalmente una entrevista con el ministro Danilo Astori, informó ayer a El Observador el gerente general de Cambadu, Adrián Cabrera.

Cuando el Poder Ejecutivo comenzó estudiar qué margen había para ajustar el precio de venta de la leche tarifada al público a principios de setiembre, Cambadu le planteó a la Asesoría Macroeconómica del MEF la necesidad de elevar los márgenes de ganancia de este producto que ya era deficitario para el comerciante, pero no obtuvo una respuesta favorable. "El exministro (Fernando) Lorenzo se había comprometido a buscar una solución pero nunca llegó", recordó el gerente de Cambadu.

Negocio a pérdida

Según lo determinó el MEF, el precio de la bolsita de polietileno de 1 litro al comercio minorista debe llegar a partir de hoy a $ 20,98, mientras que los compradores de partidas no inferiores a 50 litros en la puerta de las plantas pasteurizadas o centros de concentración accederán a un precio $ 18,07 por litro.

"Lo que estamos pidiendo es una reconsideración de este ajuste. Es ridículo fijar un precio de $ 21,40", cuestionó Cabrera. La venta de leche fresca y pan son dos de los productos más comercializados por los comercios de cercanía. El gerente de Cambau explicó que si el comercio se ve en la obligación de cobrar $ 21 por litro, su margen de ganancia se reduce a $ 0,02. Esto sin contemplar el costo de una bolsa de polietileno que oscila entre $ 0,20 y $ 0,35 por unidad para el comerciante.

En el negocio de la venta de leche fresca tampoco cierra para los pequeños comercios que tiene POS para los pagos por medios electrónicos, como las tarjetas de débito. Si bien este sistema les permite cobrar los $ 21,40 por litro –aumentando su margen de ganancia–, el arancel (2,3%) que deben pagar a los emisores diluye esa utilidad ya que deben abonar $ 0,49 por cada litro de leche fresca comercializado al emisor de la tarjeta. En el caso de pagar con crédito, los pequeños comercios deben pagar un arancel equivalente a $ 0,94 por litro de leche, comentó Cabrera.

Además, Cambadu recuerda que con el magro margen que les queda por la venta de leche fresca, deben cubrir otros costos como la energía eléctrica para las heladeras o vitrinas refrigeradas y la higiene en las góndolas que realizan los empleados de los comercios.

"El comerciante pierde dinero. Es complicado que se le pida al comerciante que pierda plata cuando se trata de un bien necesario", cuestionó el gerente de Cambadu. La opción de no comercializar leche fresca parece un camino complicado para los pequeños comercios porque se trata de un producto sensible para los comercios de cercanía.


Populares de la sección