El rodaje de Mi mundial desde adentro

Un vistazo al interior de una ambiciosa producción con el fútbol uruguayo en el centro
Dentro del rodaje de Mi Mundial

"¡Acción!". La palabra recorrió con fuerza las tribunas del estadio Jardines del Hipódromo, en Maroñas. Los actores –sentados en dos hileras de bancos y vestidos con algún que otro distintivo del equipo por el que hinchaban– festejaron un gol que en realidad nunca existió pero que a sus personajes, en la ficción, los llenó de alegría. Una gran cámara captó cada una de sus reacciones. "¡Corte!", gritó la persona que estaba dando las indicaciones desde un megáfono.

Era miércoles, el día número 24 de rodaje de la película uruguaya Mi mundial. El hombre del altavoz era Diego Ferrando, asistente de dirección; los actores, Verónica Perrotta, Nestor Guzzini y un grupo de extras; y el director era Carlos Morelli.

"Vamos a corregir un detalle", exclamó Ferrando, mientras esperaba impaciente con su mano sobre la cintura. El asistente miró a otros dos técnicos que se encontraban a solo unos metros de él y observaban un monitor a la vez que intercambiaban opiniones. Uno de ellos le hizo una seña y Ferrando sonrió. "Posiciones. Sonido", gritó en seguida. Otros dos hombres apuntaron un par de micrófonos hacia el grupo de actores y, luego de ajustar valores en una consola portátil, se mantuvieron inmóviles. "Escena 44, toma 13. Cámara". El chasquido de una claqueta se esuchó sólido. "¡Acción!", vociferó. Y el grito de gol se escuchó de nuevo.

rodaje mi mundial 5
Hacer cine en Uruguay no es tarea sencilla. Las diversas trabas con las que se encuentran productores, directores y realizadores son tan grandes que algunos ni siquiera lo intentan. Pero otros sí. Mi mundial es una adaptación de la novela homónima para niños y jóvenes del exfutbolista Daniel Baldi, que cuenta la historia de Tito, un niño de 13 años cuya habilidad para jugar al fútbol es extraordinaria. Su talento atrae a un dudoso representante que le ofrece a él y a su familia un importante contrato que, promete, logrará sacarlos de la pobreza en la que viven. Sus padres aceptan la propuesta y se mudan a la capital para comenzar una nueva vida. En ese proceso, Tito se enfrenta a la parte más oscura del negocio futbolístico y abandona los estudios. El nuevo ritmo de vida que debe llevar, los conflictos en su familia y la presión por alcanzar el éxito lo llevarán a cuestionarse su gusto por el deporte y le dejarán una enseñanza de por vida.

Un elenco de talento mixto

rodaje mi mundial 2
El elegido para interpretar a Tito fue Facundo Campelo, un adolescente uruguayo de 14 años que nunca imaginó que llegaría a ser actor. Campelo juega en las formativas de Montevideo Wanderers Fútbol Club y se vinculó al proyecto sin siquiera buscarlo. "Todo comenzó en una práctica como cualquier otra, a la que fueron dos personas de la producción que nos contaron sobre la película y nos dijeron que nos querían ver jugar", recordó Campelo a El Observador. El primer filtro de casting fue físico, luego se concentró en la habilidad futbolística y finalmente terminó de decidir el histrionismo y la capacidad actoral de los candidatos. El adolescente contó que para las pruebas de cámara debió demostrar que dominaba la pelota, correr y personificar algunas escenas.

El adolescente está cursando tercero de liceo en el Colegio Misericordista y cuando entre a la universidad quiere hacer Ingeniería. Leyó el libro de Baldi hace seis años porque su abuela Adela se lo regaló. Pero igual no se considera un gran lector.

Sus días de rodaje favoritos son, claro, cuando toca hacer escenas de fútbol. Aquella jornada justo quedaba grabar la secuencia de uno de los últimos partidos de la película y Campelo estaba alegre y tranquilo. Entre escena y escena jugó con parte de los técnicos y también con los otros jugadores del equipo, que eran extras.

rodaje mi mundial 7
"En las escenas que no son de fútbol es más difícil. Me dan un papel con lo que toca grabar al otro día, marco todo en el guión y cuando llego al set el director nos explica la escena y nos dice más o menos cómo tiene que ser", dijo. La experiencia le ha resultado hasta ahora muy divertida, sobre todo porque cuenta con el apoyo de sus padres y amigos, a quienes no tiene demasiado tiempo para ver en estos días; además, está faltando a clases gracias a un acuerdo entre la producción y la institución en la que estudia. Con el dinero que gane por su trabajo en Mi mundial, Campelo quiero irse de viaje y comprarse una consola de videojuegos.

Verónica Perrotta es quien interpreta a Marisa, la mamá de Tito. Aquella mañana debió ubicarse en una de las tribunas e hinchar con fervor por su hijo ficticio junto a Guzzini, quien interpreta al papá del niño.

rodaje mi mundial 1
La actriz viene de ganar dos premios en festivales de cine en Brasil por su trabajo en la gran pantalla. Perrotta consiguió el papel gracias a un casting. "Al principio tenía dudas sobre el personaje, porque me parecía que Marisa estaba un poco ausente en algunos gestos con el niño", explicó la actriz. Y agregó que con Morelli fueron reconstruyendo el personaje hasta que ambos estuvieron satisfechos.
Sobre la posibilidad de acercarse con esta película a un público más infantil y juvenil, la actriz dijo que no es algo en lo que haya pensado, ya que en realidad tampoco le preocupa.

El resto del elenco está conformado por Cesar Troncoso, Candelaria Rienzi, Marcel Keoroglian, Enzo Risso y el brasileño Roney Villela.

Toda una odisea

rodaje mi mundial 3
En la jornada de rodaje en Jardines del Hipódromo que presenció El Observador, Lucía Gaviglio, productora ejecutiva de Mi mundial, andaba de un lado para el otro atendiendo las necesidades de su equipo compuesto por más de 40 personas entre técnicos y artistas. Dónde ubicar el catering, qué vestuario se usaría en la próxima escena, quién trasladaría a los actores a la próxima locación; todas cuestiones que Gaviglio debió atender en pocas horas, a la vez que se generaba un tiempo para ver en un monitor cómo estaban quedando grabadas las secuencias y comentarlas con el director.

La productora comenzó a gestar el proyecto de la película hace seis años, cuando el libro de Baldi salió a la venta. Desde entonces, su mayor dificultad fue encontrar el financiamiento económico. Mi mundial cuenta con un presupuesto estimado de entre US$ 700 mil y US$ 800 mil, es una coproducción con Argentina y Brasil y cuenta con el apoyo de Ibermedia y el Fondo de Incentivo Cultural (FI).

Lucía Gaviglio tardó seis años en conseguir todos esos apoyos. "Tuvimos miedo de que la película no saliera. De hecho en 2013, cuando gané Ibermedia, una de las condiciones del apoyo era que la película debía filmarse dentro de los 12 meses posteriores. En 2014 y 2015 pedimos prórroga porque no nos alcanzaba la plata. En 2016 ya no había más plazo y concursamos por el FI, pero había otros 20 proyectos aspirantes y daban un solo premio", explicó. Casi se había dado por vencida cuando, mientras esperaba en el BROU a ser atendida para cerrar la cuenta de la película, la avisaron que Mi mundial había ganado el apoyo del fondo. "Hubo que tirarse a la piscina y acá estamos, todavía flotando".

Mi mundial es el primer largometraje de Carlos Morelli. El uruguayo tiene experiencia en realización audiovisual pero más que nada con cortometrajes. Se vinculó al proyecto para escribir el guión pero una serie de eventos lo colocaron en la silla de director. Hoy se considera el padre de la película, y Gaviglio, la madre.

rodaje mi mundial 6
"Estaría muy bien si logramos hacer una film que enganche a los niños y jóvenes, porque ellos son los adultos que van a ir al cine el día de mañana, entonces es un ejercicio de formación de público en la costumbre de ver cine uruguayo sin ningún tipo de preconcepto. Si funciona bien puede llegar a haber una generación de chicos que cuando se enfrenten a una película nacional no van a tener conflictos", valoró el director. Para Morelli, estos prejuicios son ideas que tiene el público sobre el cine nacional, en particular el temor del espectador a aburrirse o, directamente, a no entender. "Casi todas las cinematografías nacionales tienen este problema en comparación con los grandes estudios", agregó.

Mi mundial ya está jugando para ganar ese partido.

Mi mundial en cifras

rodaje mi mundial 4
36 días durará el rodaje de Mi mundial con más de 15 locaciones en Montevideo, Sauce, Pajas Blancas y Santiago Vázquez. Su estreno está previsto para julio de 2017.

40 personas componen el equipo técnico y artístico de la producción de Mi mundial, que trabajan a diario en el rodaje del film.

800 mil dólares es el presupuesto que maneja la producción de Mi mundial para realizar la películaque cuenta con el apoyo de Ibermedia y el Fondo de Incentivo Cultural.

Populares de la sección

Acerca del autor