El Shorthorn de Uruguay pasó el examen con muy buena nota

Los expertos que llegaron desde el exterior elogiaron la calidad del ganado que vieron en el país
Por Juan Samuelle, enviado a Punta del Este

Ni la adversidad climática, en una semana en la que llovió casi constantemente, frenó el empuje de los criadores Shorthorn. Durante la 15ª Conferencia Mundial Shorthorn se pudieron visitar 11 establecimientos para conocer el aporte de la raza en diferentes sistemas productivos –se evaluaron 3.000 animales– y hubo un ciclo de conferencias que aportó conocimientos en cada tema que preocupa a los productores. Esta actividad, por la calidad del ganado y la de su carne y el exitoso intercambio alcanzado en cada instancia, fue evaluada como una instancia que prestigió a Uruguay en la comunidad internacional que vincula a los impulsores de la primera raza que ingresó al país.

Mario Damboriarena, presidente del Comité Organizador, explicó por qué la evaluación "dejó un saldo muy positivo para todo el equipo de trabajo". Por un lado, "en días muy complicados por el tema climático se cumplió todo lo anunciado y la gente del exterior disfrutó y quedó muy bien impresionada con los animales, por ejemplo australianos y estadounidenses dijeron que vieron animales de calidad igual o mejor que la que hay en esos países, un elogio que nos llenó de orgullo".

En relación al ciclo de conferencias –en el salón Río de Janeiro del hotel Conrad de Punta del Este– destacó que "hubo visitantes que nos dejaron buenas enseñanzas y muchos uruguayos con aportes excelentes".

Destacó, como ejemplos, la charla de Mark Thallman (Estados Unidos) sobre aspectos genéticos considerando valores musculares y vigor híbrido; la de Montie Soules (Estados Unidos) en relación a la ubicación cada vez más importante del Shorthorn en su país; y la de Héctor Eyherabide (Argentina) con una evaluación de producción utilizando cruzamientos en Sudamérica (más de 50 mil cruzamientos en la base de datos), detectándose que las cruzas de Shorthorn con razas británicas permiten resultados productivos un 20% mejores en relación a los de las razas puras.

También subrayó el valor de las charlas de Graham Madeley (Reino Unido) y Malcom Douglas (Australia) sobre el Shorthorn lechero, una novedad para Uruguay, "porque se trata de la única raza británica con las dos variedades bien definidas, de producción de carne y leche y eso es bueno saberlo, son dos oportunidades que nos da la raza".

Días antes, durante la gira de campo, Damboriarena había subrayado que "esta Conferencia Mundial, que es un orgullo para Uruguay (fue la sede por primera vez), es resultado de un pedido expreso de los extranjeros, no se nos ocurrió a nosotros, ellos plantearon que seamos los organizadores luego de haber estado acá hace seis o siete años, quedaron impactados con el país, con sus establecimientos, con su tipo de Shorthorn y lo plantearon".

"Impresionados por la calidad"


El presidente de la Sociedad de Criadores de Shorthorn del Uruguay, Rodolfo Lugaro, señaló que "fue una experiencia que dejó muchas cosas, fue un crecimiento, vimos muy buenos ganados, rodeos de volúmenes importantes, una participación trascendente del Shorthorn en distintas situaciones comprobando lo bien que funciona en rodeos totalmente comerciales, también vimos algunos pedigrís, y sobre todo excelentes resultados con las cruzas".

Los expertos que llegaron del exterior "nos dijeron que estaban impresionados por la calidad, por mencionar algo destacaron los buenos aplomos que en general vieron, porque además como llovió mucho el ganado hubo que verlo en condiciones difíciles y de todos modos estaba muy bien".

Destacaron los aplomos del Shorthorn que vieron en condiciones adversas por las lluvias.

También resaltó que "quedaron muy bien impresionados por el país, por la hospitalidad de su gente, por el nivel de su ganadería, tanto como quedaron muy mal impresionados por el estado de la caminería".

Como reflexión final, expuso que "tenemos todo, realmente todo, como para reposicionar a esta raza tan noble en el lugar en el que debe estar, hay un gran debe en lo que es la promoción de las bondades del Shorthorn, estamos convencidos de su valor, de su aporte, pero hay mucha gente que no sabe, no conoce; llegarle a esa gente es nuestro desafío".

"Hay que meterle más energía"


Octacilio Echenagusía fue, junto con Marcelo Salvagno y Lúgaro, uno de los moderadores en las conferencias. Dijo que "la gira dejó muchas enseñanzas. En primer lugar, tenemos de primera mano mejor conocimiento de la presencia del Shorthorn y su buen aporte, conocimos diferentes sistemas, muy buenos rodeos, cabañas, establecimientos con mucho Shorthorn, mucha gente que hace las cosas bien y que no se sabe tanto porque es de perfil bajo".

Añadió que "en la gira por los campos y en el ciclo de charlas técnicas fue positivo el contacto con gente de otros países, que sabe mucho, uno aprende hablando, y los pudimos ver trabajando.
Cuando la delegación fue a mi casa (establecimiento Guernica) les pusimos 15 toritos, de sobreaño, y los invitamos a juzgarlos, que los ordenen, que discutan y expliquen sus decisiones y eso fue muy enriquecedor, quedamos con muy lindas orientaciones".

Como conclusión, expresó que "tenemos mucho por hacer, pero nos quedó claro que hay un potencial tremendo en esta raza, que debe aportar mucho más; está en nosotros juntarnos más y mejor, ponernos metas, hay que meterle más energía y sacarle mejor provecho al material humano y genético que vimos".

Satisfacción


Héctor Eyherabide, de Argentina, expuso durante la Conferencia Mundial Shorthorn.

"Me voy muy contento, hubo excelentes trabajos, mostrando científicamente las bondades de la raza y su aporte a la producción de carne, fundamentalmente usando al Shorthorn como raza cruzante", dijo.

"Es una raza con un montón de virtudes que hoy son medibles, tanto en cantidad como en calidad de producto, eso quedó claro y está en nosotros, fundamentalmente, mejorar algunos aspectos para posicionar mejor a la raza", añadió.

Años clave para el Shorthorn


1823. La cría en campos próximos al Río de la Plata y al río Uruguay comenzó a inicios del siglo XIX. En la visita al establecimiento y cabaña Los Arenales se informó que ese año fue importado Tarquiño, toro adquirido por J. Milles para su cabaña Los Cañaverales (provincia Buenos Aires).

1859. Arribaron a Uruguay dos toros y dos vacas, genética importada por los hermanos Hughes.

1887. El 12 de octubre la ARU inició sus registros genealógicos con la inscripción de toros Shorthorn que Leoncio Correa importó desde Francia.

1944.
Se fundó la Sociedad de Criadores de Shorthorn de Uruguay.

2012. En un panel de degustación de carnes, de reses de distintas razas y/o cruzas, promovido por INIA en el concurso de novillos de la ARU, el mayor puntaje en terneza y aceptabilidad fue para la carne Shorthorn.

2013. En otro panel un animal cruza Shorthorn x Angus logró el mayor puntaje en aceptabilidad y terneza y la segunda mejor nota en terneza.

2016. Del 3 al 13 de abril, por primera vez en la historia, Uruguay fue sede de la Conferencia Mundial Shorthorn, en su 15a edición.

Populares de la sección

Acerca del autor