El síndrome Rolling Stones del Frente Amplio

La izquierda, sus líderes añosos y las debilidades para el futuro
El síndrome Rolling Stones en el Frente Amplio
El editor jefe de El Observador, Gonzalo Ferreira en OTV

Un exparlamentario con aguda visión analizaba ayer la llegada de los Rolling Stone a Uruguay posando la mirada sobre los políticos uruguayos. El paralelismo es válido. Son el grupo que mejor identifica a los líderes de izquierda: "viejos que siempre dicen que es la última y nunca se van".
Son tiempos importantes para el Frente Amplio. Lo que se decida en los próximos meses marcará el rumbo del gobierno de Tabaré Vázquez pero también, en cierta medida, la suerte de la izquierda.
"Se está instalando la idea de que no habrá un cuarto gobierno del Frente Amplio", dijo la semana pasada el exministro Eduardo Brenta en El Observador TV.

Y es real. En la oposición ven una oportunidad fuerte para 2019 si el FA no reacciona y si ellos siguen trabajando firme como lo hicieron durante el 2015.
En el Frente también están desesperados porque no tienen figuras fuertes que puedan suplantar a los históricos y añosos líderes Tabaré Vázquez (76), José Mujica (80) y Danilo Astori (75).
Por eso es que muchos dan por descontado que el ministro de Economía, si la biología se lo permite, volverá a intentar una candidatura presidencial en 2019. Mujica –como siempre– fue el primero en verbalizarlo.

"(Astori) es el único candidato firme que hay desde el punto de vista del Frente para las elecciones que viene. Y es ahora o nunca", dijo el expresidente a canal 12. ¿Quiere quemar su nombre como ya hizo en innmuerables oportunidades con otros?

"Si le da la nafta o no le da la nafta, no se lo que va a pasar. Yo no le voy a poner piedras en el camino", dijo Mujica, el mismo que ahora repite que no va a ser candidato, tal como había dicho en 2008, meses antes de presentar su postulación y competir con el líder del Frente Líber Seregni (FLS).
Por eso es esperable –cómo pretenden muchos en el MPP– que Mujica compita en junio de 2019 si Astori efectivamente es candidato.

El viento del gobierno cambió. Pasó el primer año de gestión y se terminaron las chances de tirar culpas –la mayoría válidas– a Mujica. Y ahora Vázquez parece hasta más cerca del expresidente que de Astori, quien durante buena parte del 2015 era una especie de "superministro".
Según supo El Observador, en estos primeros meses del año la comunicación entre Vázquez y Mujica ha sido muy fluida, luego de que ambos líderes sellaran la paz a finales del año.
Mantener esa buena relación y recomponer el dañado vínculo entre Mujica y Astori será clave para que el gobierno revierta los malos tiempos. Tener a los tres añosos líderes alineados –ante la falta de relevos claros– no es un asunto menor.

¿Elecciones? en el FA

La coalición tiene previsto realizar en mayo comicios internos para elegir presidente. Pero la falta de acuerdo es evidente. ¿Es sano ir a una interna de dos bloques? Seguramente abrirá más heridas de las ya existentes. Y quien resulte electo va a ser presidente, en todo caso, de una parte de la izquierda. El FA necesita un candidato que ofrezca un amplio consenso y evite una puja electoral. Por ahora ese nombre no aparece.

Para peor, la discusión empieza a generar heridas en los sectores. En el MPP, el diputado Alejandro Sánchez pretende ser candidato. Es un actor –que si bien representaría a la mitad del FA– le daría a la izquierda una renovación para empezar a romper el síndrome Rolling Stones. Pero en el MPP no todos están de acuerdo con su candidatura. Algunos especulan que si eso sucede, Eduardo Bonomi, volverá al Senado para asumir un liderazgo mayor tras la renuncia de Mujica a su banca, anunciada para abril.

Sea como sea, la renovación le está costando esfuerzo al FA y la tentación de postergarla ante un mal momento político es alta.

Populares de la sección

Acerca del autor