El síndrome de Susac, la causa de la sordera de Francisco de Goya

Una investigación realizada por una universidad estadounidense establece a esta enfermedad autoinmune como la causa de la discapacidad del célebre pintor español
Francisco de Goya se consolidó como uno de los pintores y grabadores españoles más influyentes de toda la historia, no solo de su país sino también de la historia en buena parte gracias a la obra que produjo luego de 1793, cuando comenzó a alejarse de sus encargos oficiales y su vida académica para realizar obras de menor tamaño pero con temáticas y un estilo más libre.

Los caprichos, Los desastres de la guerra, La maja desnuda o El aquelarre fueron algunas de esas obras, que fueron pintadas luego de lo que se considera un punto de quiebre en la vida del artista, y que fue una grave enfermedad que padeció en 1793, y cuya consecuencia más directa fue la sordera.

El mal que padeció Goya ha sido un misterio, sobre todo por la poca información existente sobre el episodio, pero una investigación llevada a cabo en la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland, Estados Unidos, recogida por el diario español El Mundo, plantea que la enfermedad que dejó sordo a Goya fue el Síndrome de Susac, una enfermedad autoinmune, muy poco frecuente, y que afecta a los vasos sanguíneos encargados de alimentar el cerebro, la retina y la cóclea.

Sus efectos más habituales son las migrañas, y los déficits visuales y auditivos, lo que encaja con los síntomas y las secuelas que el pintor español padeció.

Ronna Hertzano, una de las encargadas de la investigación, explicó a El Mundo que la escasez de información plantea "múltiples hipótesis" y que implicó un "trabajo de detectives" para descubrir las causas de esta enfermedad, que achacan a un accidente cerebrovascular, una posibilidad que se suma a otras ideas que se manejan, como un envenenamiento por plomo ocasionado por los materiales usados para producir las pinturas o un episodio psicótico.