El sobrepeso en niños provoca alteraciones físicas

Durante la infancia y la preadolescencia, los niños pueden sufrir de alteraciones como consecuencia de su sobrepeso y de la falta de actividad física

Algunas alteraciones posibles son: piernas chuecas, pies desviados, dificultad para mantener el equilibrio, cambios de postura o dolor repentino. Así lo indican varios profesionales, entre ellos, el traumatólogo del Hospital de Clínicas de la Ciudad de Buenos Aires, Diego Duncan, que además señala que los niños con sobrepeso "presentan una desviación en sus rodillas que va a interferir en la corrección de su problema" y que "aunque seamos muy estrictos en el tratamiento correctivo, con plantillas o zapatos especialmente diseñados, el problema no va a desaparecer en tanto el chico se mantenga en un peso que excede los valores normales para su talla". Para evitarlo, asegura "es fundamental promover la actividad física y una adecuada alimentación".

El médico hace referencia también al pie plano como una de las alteraciones más frecuentes. "Hasta los 3 años el 70% de los niños lo tienen por la predominancia de tejido adiposo en todo el cuerpo y también en el pie". Sin embargo, a partir de esa edad alrededor de un 20% de esos niños permanecerán con sus pies planos debido al sobrepeso. Durán dice que generalmente esta alteración se presenta acompañada de otra afección, el llamado Genu Valgum o "pata de catre", donde el niño suele juntar las rodillas y abrir los pies, lo cual se ve intensificado en aquellos con mayor peso. "La corrección con plantillas puede contribuir a corregir la desviación en niños de hasta 9 años, pero el sobrepeso impide la corrección".

Por otro lado "los trastornos posturales que determinan alteraciones de la marcha tales como caminar en rotación externa o en rotación interna son difíciles de corregir porque el niño no toma conciencia del problema y por lo tanto no presta atención a la hora de corregirlos", agrega.

Es fundamental actuar a tiempo ya que "una vez completado el crecimiento y cerrados los cartílagos de crecimiento, no es posible corregir alteraciones de los ejes con métodos sencillos y sólo pueden ser tratados con cirugías más complejas que se indican en caso de marcada severidad".

Es por estas razones que resulta necesario "insistir en el cuidado de las posturas de los recién nacidos: boca arriba o de costado, no boca abajo; realizar una ecografía de cadera a los recién nacidos, alrededor del segundo mes de vida; hacer los controles habituales de columna y crecimiento, además de incentivar una sana alimentación, evitar el sobrepeso y entusiasmar al niño en la práctica del deporte".


Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy


Fuente: docsalud.com