El sol del membrillo

Probé un Tempranillo-Tannat Bouza de 2011, excelente para acompañar un pescado

POR VALENTÍN TRUJILLO

El tempranillo es la cepa tinta estrella de España. Se la cree oriunda de la región de La Rioja, sobre el valle del Ebro. Tiene la piel muy gruesa y eso le da a los vinos una coloración intensa, de un violeta profundo y negruzco, “como son los mejores vinos de España”, según dice el escritor holandés (pero hispanófilo) Cees Nooteboom.

Desde hace años, la bodega Bouza hace un vino de corte con 60% de tempranillo y 40% del “uruguayísimo” tannat, de destaque en el país y con premios a nivel internacional.  

El resultado de ese corte es una combinación interesante entre dos cepas con carácter. Este vino posee un toque membrilloso, profundo, y reminiscencias de cerezas y guindas. Es un vino con un ataque gustativo inicial intenso, pero que se va calmando, mostrando y desenvolviendo a medida que se airea y respira. Yo probé un 2011 que estaba perfecto.  

Otro aspecto importante de este vino es el pasaje por barrica de roble, nueve meses según su ficha técnica. Tanto en nariz como en boca, la presencia contenida y para nada expansiva de la madera se une al resto de los aromas y sabores anteriores con armonía, sin avasallar.   

A cualquier vino lo hace también el momento. Este Tempranillo-Tannat Bouza 2011 lo degusté acompañando una buena cena en una noche lluviosa, de esas para refugiarse, con abadejo con salsa de puerros y papas laminadas. Los gustos se fueron superponiendo en el paladar entre la fineza del sabor del pescado, la cremosidad de la salsa y la sutileza del vino que limpió el paladar y se manifestó con presencia.  

El precio del Tempranillo-Tannat de Bouza en el mercado oscila entre los $ 350 y los $ 400. 


Comentarios

Acerca del autor