El SUL apuesta a la capacitación de los jóvenes en ovinos

La tercera Ovinpíada permitió apreciar las destrezas con entusiasmo
La palabra ovinpíada se traduce en una competencia entre jóvenes que demuestran el conocimiento y la habilidad en el manejo de ovinos. Es una apuesta del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL) a la capacitación en un rubro que necesita renovarse y actualizarse para reconquistar el sitial de privilegio que siempre tuvo en la ganadería uruguaya.

El sábado pasado, el ruedo principal de la Rural del Prado fue testigo de la instancia final, donde por la mañana hubo nueve duplas para conquistar los cuatro primeros puestos y así pasar a la final en la tarde.

Esas cuatro parejas de jóvenes finalistas llegaron desde distintas zonas del país, luego de sortear una primera rueda donde fueron 94 los jóvenes que compitieron en Salto, Minas y Durazno, y la instancia previa en la mañana del sábado pasado.

Germán Mattos y Matías Orihuela, de Salto, fue la dupla ganadora, con la tutoría de Gerardo Sierra. Se ganaron un viaje de capacitación a Australia y Nueva Zelanda, los dos países de Oceanía que han oficiado de espejo para la producción ovina del país, competidores de Uruguay en lana y carne ovina, respectivamente.

Sin embargo, las Ovinpíadas trascienden la mera disputa de los premios y buscan rescatar las capacidades de los jóvenes guiados por los técnicos del SUL en el trabajo con ovinos.

En la instancia final, los ocho jóvenes que participaron debieron sortear cuatro pruebas: desojar y descolar animales con la máquina de esquilar; armar una portera con alambrado eléctrico con postes y un pique; acondicionar un vellón sobre la mesa; y responder seis preguntas sobre sanidad, acondicionamiento de lana y sobre manejo.

Las tres duplas que no ganaron el primer puesto se llevaron motos, laptops e iPhones. La hinchada más bullanguera, que fue la de la Escuela Agrícola de Sarandí Grande, algunos de cuyos integrantes se disfrazaron de ovejas, ganó US$ 300 en efectivo.

En el acto final, al caer la tarde, hablaron el presidente del SUL, Alejandro Gambetta; el presidente de Central Lanera Uruguaya (CLU), Álvaro Fossati; el director del Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop), Rodolfo Favaro; el director de Desarrollo Rural del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), José Olascuaga; y Gabriel Capurro, de la Asociación Rural del Uruguay (ARU).

Pero lo que quedó en la retina de forma imborrable fue el abrazo entre todos con el telón de fondo del aplauso de unas tribunas colmadas. Y la certeza de que hay 94 jóvenes que se integrarán al rubro ovino con sus capacidades y aplicando tecnología de punta.

Populares de la sección

Acerca del autor