El superministro poderoso o el "bonzo" que se sacrifica

Visualizado como presidenciable del Frente Amplio, Astori ya no se rebela cuando pierde y cede ante presiones del "ala izquierda" del oficialismo

Hace un año era el "superministro". Alineado al 100% con Tabaré Vázquez, Danilo Astori parecía acaparar buena parte del poder. En los últimos meses, tres decisiones del presidente –aunque en consulta y con el beneplácito de él, según dijo– lo dejaron mal parado.

"Si decidieron el papel de bonzo (para Astori), está bien... Pero me parece que en política vestirse de anaranjado y rociarse con nafta no es de los mecanismos más positivos", dijo esta semana en el programa En perspectiva su exasesor, Esteban Valenti.

Pero hay otros que ven en esta actitud de Astori –de perder y no hacer una crisis política de ello, sino por el contrario ceder y acordar– una señal de acercamiento al Frente Amplio para reconciliarse con una estructura que lo rechaza.

Por discrepancias fuertes a la interna del gobierno, Astori amenazó con renunciar a su cargo de ministro hace 11 años con Vázquez como presidente. También salió a marcar diferencias públicamente y jugó con la posibilidad de que sus ministros abandonaran el gabinete hace cinco años, cuando el mandatario era José Mujcia y él su vicepresidente.

Pero si hay algo que Astori ha sido siempre, es frenteamplista. Y si bien tuvo revolcones fuertes y discrepancias duras con la coalición, nunca puso en juego la unidad.

Astori no es una figura más dentro de la izquierda. Es el hombre que aseguró la inevitable victoria del Frente Amplio en 2004 cuando Vázquez declaró que sería su ministro de Economía, dando tranquilidad así a los mercados.

"El FA depende de Astori más que nunca. No me sorprendería que, dentro de tres años, el actual ministro de Economía y Finanzas logre ser proclamado candidato a la presidencia", escribió hace dos semanas el politólogo Adolfo Garcé en El Observador (ver recuadro).

¿Y Astori, piensa en 2019? Él dice que no cuando le preguntan. Además, no lo habla con nadie.

En qué perdió

El ministro de Economía cedió primero en su reforma para aumentar el IRPF, luego de que el Frente Amplio rechazara alguno de sus puntos. La bancada logró un acuerdo con Vázquez cuando Astori estaba en el exterior para aumentar la carga tributaria a los sueldos más altos y mantenerla para los salarios de hasta $ 50 mil. Así, como el anuncio del ajuste fiscal que incluía el aumento del IRPF lo tuvo que hacer Astori, el del acuerdo con el Frente Amplio que modificaba esa propuesta lo hizo Vázquez.

Astori volvió a Uruguay, dijo que estaba de acuerdo con los cambios y que había participado en ellos. Pero ya era tarde. Quedó como que había perdido ese debate.

En la Rendición de Cuentas además incluyó un recorte para la educación. Nuevamente la bancada de legisladores oficialistas se opuso. Luego de varias reuniones con Economía, no lograron ningún cambio. La respuesta del equipo de Astori era que se debía votar la rendición tal como estaba, porque ese era el acuerdo comprometido por la bancada oficialista con Vázquez. El agua llegó al cuello y cuando no contaban con los votos, el presidente cedió en parte –desautorizando todos sus no anteriores– y permitió que el recorte sea menor al previsto.

El tercer episodio fue esta semana. Luego de una fuerte polémica entre los ministerios de Economía y Trabajo –que se remonta a 2015 y tiene incluso invitaciones a pelear entre jerarcas de ambas carteras como antecedentes– por las pautas salariales, el presidente se reunió con el PIT-CNT y concedió parte de lo que pedían. El ministro de Trabajo, Ernesto Murro, se mostró victorioso frente a Astori en ese punto.

Los "9" no son lo suyo

Si Astori quiere ser candidato tiene varios escollos que superar (ver página 3), pero el más importante de todos es acercarse a la estructura frenteamplista. Astori es el líder más resistido dentro de la coalición, sobre todo en el ala izquierda.

Así es que en 1999 perdió la interna con Vázquez. Tuvo el 18% de los votos contra el 82% del entonces exintendente de Montevideo.

En 2009 volvió a competir en la interna y a perder. Ahora con Mujica, 52% a 39,7%.

En general, los ministros de Economía son portadores de malas noticias y los encargados de poner cara de perro enojado y decir que no. Por eso, haber liderado la economía de Uruguay durante toda la era frenteamplista profundizó muchas de las diferencias con sus compañeros de izquierda. Más cuando lo separa de ellos diferencias ideológicas y algunos cuestionan su estilo doctoral.

"Si se empecina en chocar con la interna del FA puede generar una reacción potente y facilitar la irrupción de una candidatura alternativa. Astori tiene que 'acercarse' al FA. Yo creo que lo viene haciendo y que Vázquez, en este sentido, lo ayuda mucho", sostuvo Garcé.

El analista puso como ejemplo de esta postura los mismos ejemplos que mencionaba Valenti, pero con una interpretación diferente: "Astori se acerca al FA cuando se muestra dispuesto a negociar. Lo hizo durante estos meses en ocasión de esta Rendición de Cuentas. Se tomó el trabajo de ir al Secretariado del FA, de recoger opiniones y de modificar su proyecto inicial".

¿Alcanza con eso? Las diferencias ideológicas son enormes. Pero también de piel.

Unidos por la necesidad

La tesis de Adolfo Garcé es que en las tres elecciones que ganó la izquierda necesitó del líder de Asamblea Uruguay para ganar, y que en este caso eso se hace más imprescindible. Por eso, cree que es la mejor carta que tiene el Frente Amplio para retener el gobierno.

"El FA está malherido. Pero la oposición cometería un grave error si pensara que el partido de gobierno no puede ganar la próxima elección. El actual ministro de Economía puede terminar siendo el candidato a la presidencia por el FA. Desde luego, para que esto ocurra, la izquierda tendrá que hacer un esfuerzo extraordinario: Astori deberá acercarse al FA, y el FA a Astori", escribió.

Garcé hizo una comparación con Jorge Batlle en 1999. "Tanto el Foro Batllista (dentro del Partido Colorado) como los votantes del Partido Nacional hubieran preferido otra opción. Pero terminaron apoyando a Batlle para retener el poder. No veo por qué el FA no podría hacer lo mismo con Astori", sostuvo.


Populares de la sección

Acerca del autor