El tango muestra su cara juvenil

La cantante Camila D'Angelo, una de las promesas del 2x4, busca una renovación en el género
Por Cecilia Presa, especial para El Observador

El tango: ese sonido nostálgico, autóctono y rioplatense. Esa melodía que invita a "vivir con el alma aferrada a un dulce recuerdo". Ese es el género elegido por la intérprete veinteañera Camila D'Angelo. Con varios festivales y premios internacionales en su haber, la joven es una de las revelaciones del tango uruguayo. El Observador conversó con ella en el marco del Festival Internacional Viva el Tango, en el que ganó el primer premio en voz femenina el año pasado y al cual ahora retorna con una función gratuita y abierta a todo público el jueves en el Mercado Agrícola de Montevideo.

Simpática y con una voz que se nota trabajada para el género, D'Angelo manifestó que el tango necesita llenarse de letras nuevas, con vocabulario y temáticas cercanos a los tiempos que corren. "La gente de mi generación ve el tango como la cosa de los abuelos, esa reliquia, ese patrimonio que está ahí como inmaculado. Habría que sacarle un poco el polvo y volver a resucitarlo desde otro lugar", reflexiona.

De familia tanguera –su padre es el cantante Francisco Falco–D'Angelo recordó lo revolucionaria que fue en su momento la música de Astor Piazzolla y Horacio Ferrer: "En la década de 1970 le decían a Piazzolla: 'lo que vos tocás no es tango'. Y hoy en día es lo que siempre ponen en los festivales de tango. Él fue un moderno en aquel tiempo. Eso es lo que creo que nos falta."

Con una carrera naciente en el mundo del 2x4 que comenzó a sus 17 años, D'Angelo admite que escribir letras aún es una cuenta pendiente que tiene, pero manifestó que conoce a muchos jóvenes que hacen tangos. "Lo que pasa es que no salen en las portadas de las revistas", acotó.

"En Uruguay, aunque menos que en Argentina, también hay bandas como Proyecto Caníbal Troilo que se dedican a hacer letras nuevas en formato electro-tango y otras que lo fusionan con milonga, candombe y hasta cumbia", dijo, quien ve esto como algo positivo.

Al igual que su padre Francisco Falco –quien a pesar de los varios reconocimientos recibidos, es abogado de profesión y nunca se dedicó exclusivamente al género–, D'Angelo planea balancear su carrera como cantante con la profesión que estudia: periodismo. "Estoy en ese camino de descubrimiento. Al principio me lo tomé como un hobbie, pero cuando empecé a cantar en escenarios importantes, fui a festivales, gané premios, todo eso fue como un incentivo a tomármelo como se debía", contó.

Grandes valores

Desde que comenzó a subir a los escenarios recibió reconocimientos por sus buenas interpretaciones: logró el primer premio en el festival Vení a cantarle a Gardel, mejor intérprete femenina en Valparatango 2015 en Valparaíso, Chile, además del primer premio en voz femenina del Concurso de voces Horacio Ferrer del Festival Internacional Viva el Tango en 2015. Ahora va por más en el escenario del Mercado Agrícola el próximo jueves a la hora 20:30 con entrada gratuita. "Lo que me gusta de lugares como el MAM es que de repente va gente que ni escucha tango pero que te escucha y le copa lo que hacés", concluyó.

Las actividades de Viva el Tango continúan hasta el próximo domingo en salas como la Zitarrosa y el teatro de Agadu.

Populares de la sección