El tardío despegue de vuelos "low cost" en América Latina

Existen unas pocas aerolíneas de bajo costo en la región, y viajar todavía es caro
Por Tupac Pointu, AFP

Volar en América Latina la distancia equivalente a un París-Madrid de 100 dólares cuesta seis veces más. Las muy comunes aerolíneas de bajo costo en Europa, Estados Unidos o Asia apenas despegan en esta turística región.

Una comparación revela tarifas mucho más elevadas que en otros lugares del mundo, ya sea para recorrer 1.000, 2.000 o 3.000 kilómetros.

Martin Rötig y Hélène Le Bras, una pareja de arquitectos treintañeros, hicieron un paréntesis en su vida parisina para realizar un viaje por el mundo. Después de haber ido a Asia, quieren explorar América del Sur a principios de 2017, pero usarán sobre todo ómnibus pese a las largas distancias.
"Vamos a tomar el menor número de aviones posible porque son mucho más caros que en Asia", contó Martin, quien recordó haber hecho un viaje de "ida y vuelta entre Kuala Lumpur y Osaka, en un vuelo de siete horas, por 450 euros los dos, gracias a Air Asia".

Estos mochileros no son un caso aislado. Foros y blogs turísticos advierten de los altos precios de los vuelos en América Latina, a causa de un desarrollo insuficiente de las compañías de bajo costo.
Es fácil identificar las razones: menos aeropuertos secundarios, distancias más largas y reglamentos más apremiantes por falta de un mercado común como en Europa.

En la región sólo México, Brasil y Colombia tienen desde el año 2.000 aerolíneas de bajo costo, pero con conexiones principalmente locales y a precios menos económicos que en Europa.
La región "tiene una base de población importante, economías globales en crecimiento, de una verdadera clase media, donde se desarrolla el turismo. No hay razón para que el fenómeno de bajo costo que se impuso en las demás regiones del mundo no se imponga en América Latina", estimó Bertrand Mouly-Aigrot, socio en la firma parisina especializada en transporte aéreo Archery Strategy Consulting.

Además del viraje liberal tomado por Argentina y Brasil, dos mercados hasta ahora muy regulados, los analistas subrayan la densificación que está en curso en la red de líneas de bajo costo.
En Argentina, la compañía Flybondi, cuyo accionista mayoritario es Julian Cook, fundador de la suiza Flybaboo, prevé lanzar próximamente una docena de rutas nacionales.

El grupo Viva, presente en México con VivaAerobus, y en Colombia con VivaColombia, inauguró en noviembre Viva Air en Perú.

Uno de sus accionistas es Irelandia Aviation, la sociedad de inversiones de Declan Ryan, cofundador de la compañía irlandesa Ryanair y cuyo modelo se ha replicado en Asia (Tiger Airways) y Estados Unidos (Allegiant).

"Una de cuatro personas que viajan en aerolíneas a nivel mundial lo hacen en una de bajo costo. Sin embargo, América Latina tiene todavía tarifas exorbitantes para trayectos muy cortos, ¡es lamentable!", dijo William Shaw, fundador y presidente de VivaColombia.

"Estamos viendo a Chile, Argentina, Venezuela y la región de Centroamérica" para una futura expansión, agregó.
Según la Organización Mundial del Turismo, 96,6 millones de turistas visitaron América Latina en 2015, con un crecimiento estimado entre 4% y 5% en 2016.

En el tráfico de pasajeros, Boeing prevé un alza de 5,8% en la región durante los próximos 20 años, indicó Donna Hrinak, su presidenta para América Latina, con la mayor parte de vuelos en clase económica, "reflejando un continuo crecimiento de transportes de bajo costo y la expansión de redes en América Latina y el Caribe".

Esto tiene su correlato en la industria. "Nosotros queremos hacer que el mercado crezca. Estamos trabajando para que un cliente del interior de Argentina pueda viajar al interior de Brasil", señaló Eduardo Bernardes, vicepresidente comercial de la brasileña Gol, que aboga por flexibilizar las reglamentaciones de vuelo.

La novedad en Uruguay

El negocio de vuelos "low cost" llegó a Uruguay en el segundo semestre de 2016 con la chilena Sky Airline. Esa compañía inició el 12 de setiembre la ruta Montevideo-Santiago de Chile, con precios que van desde 49 dólares más tasas por cada tramo, lo que deja la tarifa final ida y vuelta en 177 dólares. Conseguir pasajes por ese dinero requiere ser de los primeros en adquirir para la fecha deseada, por lo que hay que comprarlos con anticipación. Su llegada a Uruguay provocó que la también chilena Latam redujera el precio de sus billetes aéreos y tenga ofertas que van también desde 177 dólares ida y vuelta.

Cifras


1.000 km:

París-Madrid
US$ 106
(Transavia)
Lima–La Paz
US$ 599
(Latam)

2.000 km:

Dallas-Los Angeles
US$ 293
(Spirit Airlines)

Río de Janeiro-Bs As
US$ 475
(Gol)

3.000 km:

Kuala Lumpur-Taiwán
US$ 86
(AirAsia)

Bogotá-México
US$ 470
(Avianca)

* Precios localizados en los comparadores de tarifas o en los sitios de las compañías para un viaje ida y vuelta en la semana del 13 al 19 de marzo.