El té verde como posible terapia para síndrome de Down

Sumado a un protocolo de estimulación cognitiva, uno de sus compuestos puede producir mejoras
Un ensayo clínico llevado a cabo por dos centros españoles ha demostrado que un compuesto del té verde –la epigalocatequina galato– junto con la estimulación cognitiva mejoran las capacidades intelectuales de las personas con síndrome de Down.

"Hay que dejar claro que nuestro descubrimiento no es ninguna cura para el síndrome de Down y que nuestros resultados todavía deben probarse en muestras más grandes pero puede ser un tratamiento para mejorar la calidad de vida de estas personas", dijo la doctora Mara Dierssen, del Centro de Regulación Genómica (CRG), quien junto con Rafael de la Torre, del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), lideraron el ensayo.

Los resultados de la fase 2 del ensayo clínico, que se publicó en la revista The Lancet Neurobiology, indican que este tratamiento consigue mejores resultados en las pruebas relacionadas con la memoria visual y las funciones ejecutivas que aquellos participantes del grupo control.

A pesar de no ser una cura, es la primera vez que un tratamiento demuestra cierta eficacia y abre la puerta a nuevas investigaciones orientadas a tratar un síndrome que se creía huérfano de tratamiento.

En este estudio participaron 84 personas con síndrome de Down de entre 16 y 34 años, de las cuales la mitad tomó el tratamiento durante un año, y la otra mitad un placebo. El compuesto investigado, epigalocatequina galato, está presente en el té verde y, acompañado de un protocolo de estimulación cognitiva, mejora algunas de las capacidades intelectuales y modifica la excitación y conexión funcional del cerebro de las personas con síndrome de Down, según indica la investigación.

Dierssen, jefa del grupo de Neurobiología Celular y de Sistemas en el CRG y autora principal del estudio, ha explicado que el hallazgo es fruto de un largo proceso de investigación básica, farmacológica y clínica. "Es la primera vez que un tratamiento demuestra alguna eficacia en la mejora de la función cognitiva en personas con este síndrome", afirmó. Y aunque la autora afirme que los cambios observados en las personas no son "muy importantes", alcanzaron para que los padres de las personas tratadas los notaran.

El síndrome de Down afecta aproximadamente a 1 de cada 1.000 personas en el mundo y es la causa más común de discapacidad intelectual de origen genético. En Uruguay, alrededor de 3.000 personas tienen el síndrome, causado por una trisomía en el cromosoma 21 (tres copias y no dos del cromosoma 21), lo que hace que los genes presentes en este cromosoma estén sobreexpresados.

Los resultados del estudio concluyen que las personas tratadas con epigalocatequina galato y el protocolo de estimulación cognitiva mejoran sus puntuaciones en memoria de reconocimiento visual, atención, así como autocontrol y comportamiento adaptativo o autonomía, y que estos cambios se correlacionarían con cambios biológicos en su conectividad cerebral.

"Los resultados sugieren que las personas que recibieron el tratamiento con el compuesto del té verde junto con el protocolo de estimulación cognitiva consiguieron mejor puntuación en sus capacidades cognitivas", resumió De la Torre.

Ahora tienen previsto continuar la investigación e iniciar un ensayo clínico en niños y niñas con síndrome de Down. "Nuestros resultados han sido positivos en una población adulta en la que la plasticidad cerebral es limitada porque el cerebro ya está totalmente desarrollado. Creemos que si el tratamiento se aplica a niños y niñas las resultados serían aun mejores", auguraron los investigadores.

Fuente: En base a EFE

Populares de la sección