El Tokio más cool

Conocer la capital de Japón puede resultar difícil por el idioma, pero dos barrios cosmopolitas e ideales para compras permiten un aterrizaje seguro e inolvidable
Cecilia Custodio, especial para El Observador

Primero que nada, una recomendación: para tener un mínimo panorama de Tokio se debe al menos disponer de cinco días. Es un viaje que se puede hacer en cualquier momento del año, aunque en verano hace bastante calor y es húmedo. Pero lo importante aquí son los tokiotas y su forma de sentir el día a día moderno. Esa es una de las mejores formas de conocer esta metrópolis. Y a los habitantes de la capital de Japón les gusta mucho el after office, así que en uno de esos cinco días usted debería, por ejemplo, concurrir a alguno de los bares 'izakaya' a tomar y comer junto a ellos. Probar sake e ir de tapas es otro clásico de la ciudad que no debería perderse, e incluso algo más difícil pero que puede hacerse es disfrutar con los locales otra de sus prácticas habituales: tomarse un cóctel en el piso 50 de alguno de los rascacielos de las oficinas donde trabajan.

tokio3

Pero además, por supuesto, Tokio es enorme y tiene opciones para todo tipo de viajeros, desde albergues muy baratos para mochileros hasta hoteles de gran lujo con instalaciones fabulosas. Tokio posee también dos aeropuertos internacionales, Haneda y Narita. Desde Haneda se llega fácilmente a la estación de Hamamatsucho para tomar el Tokyo Monorail y llegar a la ciudad rápidamente. Desde Narita, aeropuerto bastante más alejado, hay distintas opciones como el N'EX o el Skyliner hasta la estación de Ueno. La red de transporte público es muy extensa y efectiva, y desde allí es posible llegar a cualquier lado y empezar a conectar tanto con la ciudad como con sus habitantes en el barrio que prefiera. Aquí, proponemos dos que deberían ser el corazón de una visita fugaz.

tokio5

Harajuku

tokio2

Es "el" barrio de la moda de Tokio. Recorriendo sus calles más imporrtantes se pueden encontrar tanto las boutiques más prestigiosas del mundo como tiendas de diseño de prendas extrañas. Harajuku es también el sitio donde va todo el mundo a hacer compras, pero además –y tal vez esta es su mayor peculiaridad– su función es ser punto de encuentro de tribus urbanas adolescentes. Ellos asisten cada domingo con sus mejores galas a ver y dejarse ver. Gothic lolitas, seguidores del cosplay (juego de disfraces) y otras tribus transitan sobre el puente Jingu-bashi, algo así como el lugar de "exhibición", a la salida de la estación Harajuku.El espectáculo teen se completa con otras cosas para mirar como grupos musicales y performers diversos. Una de las calles más importantes allí es Omotesando, una gran avenida arbolada en la que se suceden marcas como Prada, Chanel, Dior, Vuitton y todas las de las grandes capitales del mundo, a tal punto que esta calle es llamada el Champs Elysées de Tokio. La tienda Comme des Garçons creó un espacio original, con un exterior cubierto por una membrana metálica azul de forma curva, obra de Future Systems, un estudio que ha trabajado entre otros con Norman Foster. Otra de las tiendas más famosas de la zona es el Omotesando Hills de Ando, inspirado en el templo sintoísta Meiji, un amplio espacio por el que se puede pasear por una rampa en forma de caracol que rodea las tiendas. El mayor edificio de Louis Vuitton del mundo se encuentra también allí, con 3.327 metros cuadrados. Y otra tienda de lujo es el One Omotesando de Kengo Kuma, donde se encuentran firmas como la española Loewe y la neoyorquina Donna Karan, detrás una elegante fachada de vidrio y madera laminada. Pero Omotesando es también democrática: si se cruza la acera hay opciones más baratas.

tokio6

Si se considera a esta vía como la calle de compras más lujosa, Takeshita Dori, su paralela, podría calificarse como la más pintoresca. Es una popular calle de tiendas de marcas independientes de ropa, muchas de ellas especializadas en ciertas tendencias de moda poco comunes. Un clásico allí son los crepes. Sobre todo jóvenes se agolpan en los lugares donde los preparan, como Marion Crepes. Los rellenan de frutas, de torta de chocolate, helado y más. El otro negocio famoso en este rubro es Angels Hearts crepes y son imperdibles los de caramelo, queso y nueces. A la entrada de la calle Takeshita Dori se encuentra Wolfgang Puck Express, un restaurante que pertenece al emporio del archiconocido restaurateur Wolfgang Puck, donde se puede degustar comida internacional incluyendo pizzas y hamburguesas.

Shibuya

tokio4

Si Harajuku es el lugar donde ir a ver, Shibuya es el barrio para divertirse. Pero no solo eso se ve en Shibuya: y la gente que habita y circula dentro de este zona a menudo se da cuenta de que la diversificación en su público se ha disparado, lo cual le hace bien al barrio y a su color.
Shibuya podría ser definido como uno de esos barrios nocturnos en los que transcurre todo el tiempo un importante ida y vuelta de gente. Sus calles, atestadas de juventud nos muestran ese Tokio de las películas avasallante y recargado. Interminables edificios con tiendas de excentricidades, tabernas y restaurantes abiertos animan la zona durante casi todo el día. Pero si usted pasa por aquí con ganas de compras, el centro comercial más famoso es el imperdible Shibuya 109, donde hay franquicias como Zara y H&M están presentes en Shibuya. Un clásico de Shibuya, además es tomarse una foto con la estatua de Hachiko, el perrito más famoso del mundo entero. ¡No olvide hacerlo!