El tren del TLC otra vez en la estación

El gobierno de Macri planteó al Mercosur negociar un TLC con Estados Unidos y el tema le puede abrir a Vázquez un debate que ya tuvo en su anterior gestión
La apertura comercial que impulsa el gobierno argentino de Mauricio Macri amenaza con abrirle un nuevo foco de tensión interna al presidente Tabaré Vázquez. Es que la cancillería argentina planteó en el Mercosur avanzar en la negociación de un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, un tipo de acuerdo rechazado de plano por distintos sectores del Frente Amplio (FA) durante la última discusión programática de 2013, y que ya naufragó en el primer gobierno de Tabaré Vázquez (2005-2010) por diferencias en el oficialismo.

La encrucijada radica en la batalla ideológica planteada por sectores de la izquierda con la política comercial de Estados Unidos y también en que hasta ahora los grupos del FA que, por ejemplo, rechazaron el acuerdo global sobre servicios (TISA) o una futura integración al tratado Transpacífico (TPP), presentaban como uno de sus argumentos que esos acuerdos no integraban a los países del Mercosur.

El movimiento político del gobierno argentino pone énfasis en que la intención es negociar con la Casa Blanca como bloque, a nivel del Mercosur. El movimiento político del gobierno argentino pone énfasis en que la intención es negociar con la Casa Blanca como bloque, a nivel del Mercosur.

En la actualidad Uruguay sí negocia junto a la unión regional un TLC con la Unión Europea, algo que es avalado por el programa de gobierno presentado por el FA.

"Las negociaciones comerciales de inserción internacional deberán plantearse desde la Agenda Externa del Mercosur", dice el documento en su página 146.

De todos modos, en el párrafo anterior el texto también advierte que al considerarse los puntos que trata un acuerdo de tipo TLC, como la negociación de normas de competencia, compras gubernamentales, propiedad intelectual, o barreras técnicas al comercio, "no deberán perjudicar el desarrollo sustentable del país, sus fuentes laborales ni su potestad de aplicar políticas públicas para alcanzarlo".

La iniciativa de Macri

Aunque la canciller argentina Susana Malcorra advirtió sobre la complejidad de un acuerdo de tipo TLC, admitió que el tema ya fue planteado en el Mercosur. Así lo explicitó el lunes durante una entrevista con radio Latina de Buenos Aires, consignada por el diario La Nación.

Consultado ayer por El Observador, el embajador de Argentina en Uruguay, Guillermo Montenegro, dijo que "el tema se trabaja a nivel de cancilleres".

"Me parece que está bien y es una posición que Susana (Malcorra) ya lo va trabajando con los cancilleres", opinó.

Si bien Malcorra insistió con que una negociación de un acuerdo de tipo TLC "lleva tiempo", la jerarca afirmó que el gobierno de Macri trabaja "en abrir todos los canales de la Argentina hacia el mundo". Si bien Malcorra insistió con que una negociación de un acuerdo de tipo TLC "lleva tiempo", la jerarca afirmó que el gobierno de Macri trabaja "en abrir todos los canales de la Argentina hacia el mundo".

"Pensar que la Argentina sola se puede lanzar a este tipo de acuerdo es negar la existencia del Mercosur. El bloque como tal podría avanzar, y son cosas que se están conversando. Pero una lectura de que va a pasar algo en ese sentido es, por lo menos, apresurada", dijo Malcorra.

Macri se reunirá la semana que viene con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

El mandatario norteamericano habló el lunes del cambio de gobierno en Argentina. "Creo que la Argentina es un buen ejemplo de cambios que se llevan a cabo en cuanto a relaciones con Estados Unidos y con otros gobiernos. Usted sabe que a la presidenta (Cristina) Fernández (de Kirchner) la veía a menudo. Teníamos una relación cordial, pero sus políticas de gobierno eran siempre anti estadounidenses. Ella recurría a una retórica que data de los 60 y 70 y no de la era actual", dijo Obama durante una entrevista emitida por la cadena CNN.

El Frente y el TLC

El tema del TLC con Estados Unidos ya estuvo sobre la mesa en el primer gobierno de Vázquez. En ese entonces al comienzo de la discusión Vázquez defendió el acuerdo al igual que el ministro de Economía, Danilo Astori, quien ahora ocupa el mismo cargo.

"El tren algunas veces pasa una sola vez", dijo Vázquez en 2006. El acuerdo naufragó por la férrea oposición del excanciller Reinaldo Gargano (Partido Socialista) y de otros sectores con peso en la orgánica del Frente Amplio, como el Partido Comuinista.

El ahora canciller uruguayo Rodolfo Nin Novoa –quien fue vicepresidente del primer gobierno de Vázquez–, defendió el año pasado la integración al TISA y pregona el "regionalismo abierto". El ahora canciller uruguayo Rodolfo Nin Novoa –quien fue vicepresidente del primer gobierno de Vázquez–, defendió el año pasado la integración al TISA y pregona el "regionalismo abierto".

El antecedente más inmediato sobre el debate de un acuerdo comercial de relevancia durante este gobierno fue el TISA, sobre el cual Vázquez nunca se expidió y además concedió al partido de gobierno la potestad de resolver. La mayoría del Plenario del FA liderada por el MPP, comunistas y la Lista 711, rechazaron ese tratado.

En tanto, durante el diálogo con El Observador el embajador de Argentina en Uruguay enfatizó que la búsqueda del gobierno de Macri de mayor apertura comercial, incluye la flexibilización de la resolución 32 del Mercosur, una norma que obliga a negociar acuerdos comerciales con terceros países de forma conjunta.

Trámites "más ágiles" en puentes binacionales

El embajador de Argentina en Uruguay, Guillermo Montenegro, afirmó que el gobierno de Mauricio Macri promoverá medidas para agilizar los trámites migratorios tanto en puertos como en los puentes binacionales. Aunque todavía no tiene medidas concretas, ayer durante la presentación de la oferta turística de la provincia de Entre Ríos para operadores turísticos uruguayos, Montenegro afirmó que "los trámites aduaneros van a ser más ágiles".

El diplomático dijo luego del evento que una de las ideas es utilizar la tecnología o internet para adelantar gestiones. "Como uno piensa que esto debe ser es que prácticamente el control no exista. Cuando uno pasa de Francia a Suiza es como que no hay un control, entonces si vos me decís el final del camino dónde tiene que terminar, tiene que terminar ahí. Mientras, creo que tenemos que acelerar lo más posible para darle mucha facilidad al argentino o al uruguayo que cruce", explicó.

Populares de la sección

Acerca del autor