"El uruguayo tiene un viaje per cápita alto"

Con 37% del mercado uruguayo, Latam se prepara para competir con las low cost y mantener su liderazgo. Su gerente general, Javier Macías, charló sobre el negocio aeronáutico
Hace seis meses que el argentino Javier Macías se instaló en Uruguay. Una propuesta laboral buena y entretenida, el apropiado estilo de vida para criar a sus hijas y lo mucho que hay por hacer, dice, lo llevaron a tomar una decisión que le aporta un anhelado equilibrio entre familia, trabajo y seguridad. Trabajó cinco años en Aerolíneas Argentinas y luego un par en Grupo América. Hace 20 años que trabaja en Lan, habiendo pasado por varios puestos y ciudades, siendo responsable del desarrollo de la área corporativa y de turismo de la empresa.

Estudió publicidad y trabajó en medios¿Cómo terminó en la aeronáutica?
Me cambié de rubro por la propuesta, pero sobre todo porque esto me apasiona. Es un gran defecto que tenemos todos los aeronáuticos de vuelos comerciales, es una industria que te atrapa mucho. Es difícil salir. Otra cosa que ha pasado es que desde que entré a trabajar en Lan (1996) no paró nunca de crecer y esto generó que cada año fuera un desafío diferente.

Hubo una crisis como la de 2001 de por medio...
La gran ventaja de la empresa es que está muy bien balanceado lo que es carga y pasajeros. En su momento se dividía 50 y 50. Esto era único en el mundo, con unidades de negocio diferentes y con diversidad de lugares. Nos costó vivir la realidad de 2001, pero teníamos los riesgos muy diversificados. Después nos fortalecimos y no paramos de crecer.

¿Qué tan complicada es la industria de la aeronáutica comercial?
Se trata de una de las industrias más complejas que hay. Tanto la operativa como la comercialización del vuelo es muy específica y granular. Dependes de muchos factores externos, además.

¿Cómo cuáles?
El clima, la economía, el precio del petróleo o el crecimiento de las infraestructuras aeroportuarias. Por ejemplo, cuando pasó lo de la gripe aviar el turismo bajó mucho. A esto se agrega que es un negocio que no tiene grandes márgenes de rentabilidad.

¿Qué planea para Uruguay?
Primero mantener el liderazgo (Latam cuenta con 37% de participación en pasajeros según datos de Dinacia) con mucho foco en el cliente. La compañía a nivel global está desarrollando proyectos de impacto a nivel tecnológico. Desde hace un año estamos en un proceso sumamente ambicioso con una inversión de US$ 100 millones en tecnología enfocada a atención y autogestión del cliente.

¿Cómo es el cliente uruguayo?
Tiene un viaje per cápita alto. Puede ser que se hayan acostumbrado a viajar. Quiere un buen precio por lo que paga y tiene una muy alta autogestión, compra mucho de forma directa. Es muy similar al cliente latinoamericano y global, que busca saber al momento si algo pasa con el vuelo. Por eso estamos invirtiendo en ello, que cuando el avión esté demorado se reciba un mail informando la situación y dando opciones para gestionar cambios. Hay una valoración también de lo que un viaje te deja a nivel cultural, familiar, de aprendizaje y satisfacción, que es difícil se consiga consumiéndolo de otra manera.

¿Cómo competir con las low cost?
No somos ni vamos a ser una low cost. Sí nos estamos preparando para competir con esas empresas en lo doméstico. El cambio ya está, aunque aún no se refleje en la región. Nuestro proyecto es bajar 20% los precios para crecer 50% en pasajeros de aquí a tres años.


Acerca del autor