El uso de los viajes oficiales y otro ejemplo de la diferencia entre Vázquez y Mujica

El uso de los viajes oficiales y otro ejemplo de la diferencia entre los líderes de izquierda

Si se suman las misiones oficiales publicadas en la página de Presidencia de marzo a diciembre de 2010 (primer año del gobierno de José Mujica) y se compara con el mismo período de 2015 (primer año del segundo gobierno de Tabaré Vázquez), la gráfica es clara y marca una diferencia importante entre ambos. El actual presidente viene cumpliendo la meta de recortar viajes al exterior de funcionarios y, como se propuso, hasta el momento ha habilitado los que considera necesarios. Los dos, Vázquez y Mujica, hablaron en su momento de parar la mano con las idas al exterior para participar de todas las invitaciones que llegan con excusas de dudoso beneficio o interés para el país.

Grafica viajes

Pero más allá de las estadísticas, los gastos y la cantidad de viajes de funcionarios, una gran diferencia que se observa entre el manejo de uno y otro presidente de izquierda es el procedimiento burocrático del asunto.

En Torre Ejecutiva se informó a El Observador que el presidente de la República debe tener en su despacho la resolución del viaje al exterior 15 días antes del día previsto para partir. Luego, admitió el mismo vocero de Presidencia que prefirió mantener la reserva, el trámite puede demorar antes de ser firmado por el mandatario, pero lo adecuado (y lo que se estila) es que lo haga antes que el funcionario enviado a la misión se tome el avión.

De la observación de los documentos que están publicados y disponibles para quien quiera verlos en la web de Presidencia, se advierte que, mientras Vázquez habilita los viajes antes de iniciarse la misión (o a lo sumo algunos días después), con Mujica era distinto. En la gestión anterior se pueden encontrar ejemplos de resoluciones firmadas con semanas y hasta meses de atraso.

Resultaría tedioso repasar en esta nota las resoluciones de viajes firmados fuera de fecha, pero para dar un ejemplo está el caso del exsubsecretario de Transporte, Pablo Genta, quien por otra parte aparece como uno de los que más viajó en el período pasado, cuando ni siquiera era el ministro. Solo en el caso de ese jerarca, El Observador contabilizó ocho misiones habilitadas por Mujica fuera de fecha. Hay una, firmada el 13 de diciembre de 2013, que habilitó con retroactividad una misión del subsecretario a Río de Janeiro (Brasil) para participar de reuniones de trabajo en el Instituto Nacional de Pesquisas Hidroviárias de ese país. Sin embargo el viaje se había realizado dos meses antes, el 17 y 18 de octubre.

Hasta por una cuestión de respeto al idioma debería cuidarse ese procedimiento. Las resoluciones indican (en presente) que se autoriza el traslado del funciona rio en cuestión para realizar tal o cual misión en un destino equis. Pero en repetidas ocasiones se firma la resolución semanas e incluso meses después de la realización del viaje, cuando el jerarca ya está de vuelta en Uruguay, o preparándose para su próxima travesía.


Populares de la sección

Acerca del autor