El valor de la vitamina B12

Este elemento es vital para el funcionamiento del cuerpo, pero su ausencia puede pasar desapercibida
¿Qué sucede cuando no se obtiene suficiente vitamina B12?

Según información del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, la deficiencia de vitamina B12 provoca cansancio, debilidad, constipación, pérdida de apetito, pérdida de peso y anemia megaloblástica.
"Problemas nerviosos, como entumecimiento o cosquilleo en las manos y pies, también puede ocurrir.
Otros síntomas de la deficiencia de vitamina B12 incluyen problemas de equilibrio, depresión, confusión, demencia, mala memoria y ardor en la boca o en la lengua".

Un estudio publicado este año teorizaba que los problemas psicológicos y emocionales que afectaban periódicamente a Mary Todd Lincoln, la esposa del célebre presidente estadounidense del siglo XIX, eran causados por una falta de esta vitamina.

Por lo tanto, puede verse que es importante. Síntomas como la fatiga, la falta de aliento o los olvidos frecuentes pueden indicar una deficiencia de este tipo, y no deberían ser ignorados, ya que una deficiencia de vitamina B12 puede pasar años sin ser diagnosticada.

De todas formas, hay algunas personas que tienen más propensión a tener una deficiencia de vitamina B12.

Los primeros son los vegetarianos y veganos, ya que la vitamina B12 solo se encuentra de forma natural en productos animales, como el hígado de vaca (si bien la carne de vaca y cordero también la incluye), en las ostras, cangrejo, pescado y pulpo. A su vez, está presente en lácteos como el queso , y los huevos también aportan vitamina B12.

De hecho, el estereotipo del vegano pálido y débil viene de esta cuestión: la deficiencia crónica de vitamina B12 causa palidez y debilidad.

Los mayores de 50 años también están más expuestos a esta deficiencia. Cuanto más edad la probabilidad es más alta, a la vez que síntomas como la pérdida de memoria son más fáciles de ignorar cuando se atribuyen a "momentos de vejez".

Aquellos que beben alcohol con regularidad también se cuentan entre las potenciales víctimas. El problema es que, ya que la B12 se almacena en el hígado, se ve afectada por el consumo excesivo de alcohol.

Si usted padece reflujo y acidez también es probable que se exponga a una deficiencia de la vitamina. Como si el dolor en el pecho no fuera lo suficientemente malo, tanto los problemas estomacales como las medicaciones utilizadas para su tratamiento previenen que el cuerpo absorba esta vitamina.

Algo similar sucede con aquellos con diabetes o enfermedades autoinmunes. Nuevamente, estas condiciones le impiden al cuerpo recibir la vitamina B12.

Afortunadamente, no solo existen complementos vitamínicos y aditivos para los alimentos que permiten compensar la falta natural de la vitamina. Vegetarianos y veganos pueden acceder a la vitamina a través de cereales fortificados. Y no hay que preocuparse por un posible exceso, ya que la vitamina es soluble en agua, por lo que el cuerpo toma lo que necesita y se deshace del resto.

Fuente: Nancy Szokan - The Washington Post