El yerno de Donald Trump representa a su gobierno en Irak

La figura de Jared Kushner, aunque sin experiencia en puestos de gobierno, crece en su administración

Jared Kushner, el yerno y asesor del presidente estadounidense Donald Trump, visitaba este lunes Irak acompañado de un alto mando militar de Estados Unidos, para reunirse con líderes iraquíes y revisar el estado de la lucha contra el grupo Estado Islámico, informó el domingo un portavoz militar.

El general Joe Dunford, jefe del Estado Mayor Conjunto de las fuerzas armadas estadounidenses, pidió a Kushner y a Tom Bossert, asesor de seguridad interna de la Casa Blanca, que lo acompañaran en este viaje, dijo a la AFP, el capitán de la Marina, Greg Hicks, en una declaración por correo electrónico.

"El general Dunford invito al señor Kushner y al señor Bossert a reunirse con líderes iraquíes, con asesores estadounidenses de alto rango, y a visitar las fuerzas de Estados Unidos en el terreno para recibir una actualización del estatus de la campaña contra ISIS en Irak y Siria", dijo Hicks, utilizando el acrónimo del grupo Estado Islámico (EI).

"Kushner está viajando en nombre del presidente para expresar el apoyo y el compromiso del mandatario al gobierno de Irak y al personal estadounidense que actualmente participa en la campaña, así como para recibir información y una actualización" de la situación, dijo el vocero.

Mientras que "Bossert viaja en su papel de asistente del presidente y participará en reuniones y sesiones informativas para reforzar la fuerte asociación entre Estados Unidos e Irak para derrotar a ISIS", agregó.

Estados Unidos lidera una coalición internacional que lucha contra el EI y apoya a las fuerzas terrestres de Irak con ataques aéreos.

La coalición respalda a Irak, cuyas fuerzas se encuentra comprometidas desde el mes pasado en una cruenta batalla en el oeste de Mosul, la segunda ciudad del país, lo que ha provocado huida de más de 200.000 personas.

Kushner, igual que su suegro, carece de experiencia en puestos de gobierno, pero su figura ha crecido de manera estratosférica para convertirse en uno de los hombres más poderosos de Washington, con una amplia cartera de responsabilidades.

Kushner, de 36 años y muy apreciado por Trump por su discreción y lealtad, es un alto asesor en la Casa Blanca y ejerce una importante influencia en asuntos de política doméstica y exterior.

Ivanka Trump, su esposa de 35 años e hija mayor del presidente estadounidense, también juega un papel clave en la asesoría de su padre.

La hija del mandatario, quien ha mantenido una presencia regular en la Casa Blanca desde que su padre asumió el poder, se convirtió oficialmente hace unos días en asistente del presidente, en medio de acusaciones por un conflictos de interés que involucran a los negocios de la pareja, que tienen un valor de cientos de millones de dólares.


Fuente: AFP