Elecciones de Adeom: dos años de paz o guerra

El nuevo Consejo Ejecutivo de Adeom pondrá en juego el relacionamiento de la administación con el sindicato en un periodo clave para Daniel Martínez

Hoy y mañana se realizan las elecciones en Adeom que pondrán en juego el relacionamiento con la administracion de Martínez en el último tramo de su gestión

Las elecciones de la Asociación de Empleados y Obreros Municipales (Adeom) se realizan hoy y mañana y su resultado marcará el inicio de una nueva etapa en el relacionamiento entre la Intendencia de Montevideo (IMM) y el sindicato, en un momento clave para la figura de Daniel Martínez, que intentará afianzar su imagen ante una posible reelección o una eventual candidatura presidencial.

En la comuna aseguran que en los primeros dos años de gobierno el diálogo con los trabajadores ha mejorado y eso facilitó la resolución de conflictos. Sin embargo, los dirigentes de las diferentes listas de Adeom afirman que todavía hay grandes temas en los que reinan las discrepancias y podrían generar futuros enfrentamientos. Así, en la conformación del próximo ejecutivo de los trabajadores se pondrá en juego dos años de paz o de guerra con la administración comunal de izquierda.

Las relaciones entre la IMM y el sindicato han fluctuado dependiendo de quiénes son los sectores que se quedaron con la mayoría en el ejecutivo de Adeom.

Por ejemplo, en la administración de Tabaré Vázquez el diálogo fue fluido cuando el sindicato lo encabezaba el colorado Eduardo Platero, pero se complicó muchísimo cuando el poder sindical fue ganado por los representantes del ala radical no frentista.

Ese fue el escenario durante parte de las administraciones de Mariano Arana, Ana Olivera y Ricardo Ehrlich. Las elecciones se realizan cada dos años, por lo que la relación suele ser cambiante.

En esta oportunidad, esa línea dura está representada en particular por las listas 307, que representa a Asamblea Popular, y 1974, en la que abundan los dirigentes del 26 de Marzo. Otras listas están integradas por dirigentes afines al Frente Amplio que le aseguran cierta paz a Martínez. El escenario del enfrentamiento fue casi la regla en las anteriores administraciones del Frente Amplio, aunque los conflictos por limpieza, transporte y partidas salariales también dijeron presente en los dos primeros años de Martínez al frente de la intendencia.

Los empleados municipales recibieron al intendente con conflictos y a fines de 2015 la comuna enfrentó sendos paros y complicaciones en la recolección de basura, lo que debió subsanarse con la contratación de empresas y apoyo del Ejército.

En medio de la negociación colectiva, los paros también fueron varios e incluso en una oportunidad los trabajadores ocuparon el segundo piso del edificio municipal –donde se encuentran las oficinas del intendente–, algo que Martínez calificó como una "guarangada".

Fue recién después de ocho meses de negociación que los trabajadores y la intendencia acordaron en 2016 un convenio salarial a cinco años, con una cláusula de paz.

Pero la conflictividad resurgió en los últimos días, cuando tras un enfrentamiento con el sindicato –que acusaba al responsable interino del área de Mantenimiento de acoso y persecución sindical–, el director de Limpieza, Cyro Croce, puso en duda su continuidad en funciones a poco más de una semana de haber asumido.

Sin embargo, fuentes de la intendencia dijeron a El Observador que desde la firma del convenio colectivo el relacionamiento con Adeom ha mejorado y que se han logrado resolver problemas acordando con todas las listas.

En ese sentido, aseguraron que la forma en la que quede constituido el Consejo Ejecutivo luego de las elecciones no tendrá influencia en el relacionamiento que, para la intendencia, es de confianza.

La estrategia, dijeron las fuentes, se basó en tener un "teléfono abierto" con directores y con el intendente, en respetar los acuerdos con el sindicato y en ser claros cuando no se aceptaron los reclamos. Influyó además el pasado sindical del intendente como presidente de la Federación de ANCAP, y del secretario general, Fernando Nopitsch, como dirigente de la Federación Uruguaya de Cooperativas de Vivienda (Fucvam). Eso los ayuda a hablar en el mismo idioma, incluso con los grupos más radicales, dijeron las fuentes.

Pero la visión de la intendencia no es compartida por los trabajadores. El representante de la lista 307, Aníbal Varela, dijo a El Observador que el "ser negociador" no significa que se hayan solucionado a los problemas y que muchos de los planteos no han encontrado eco en la administración.

En tanto, Nehrú Fernández, de la lista 777, aseguró que si bien la relación entre el sindicato y la administración empezó con un intento de lograr cercanías, el gobierno de Martínez "no avanza al ritmo esperado" por los funcionarios. Con eso coincidió Eduardo Vignolo, de la lista 1330.

Por su parte, el dirigente de la lista 1974, Luis Almeida, aseguró que las situaciones de conflicto en los diferentes sectores son "permanentes" y acusó a la comuna de provocar, por ejemplo, el último conflicto en el sector Limpieza.

"Nos parece saludable seguir negociando pero la negociación tiene un tiempo prudencial, después el sindicato va a tener que tomar las medidas correspondientes", señaló Almeida, y agregó que eso es lo que podría llegar a pasar si no se atienden los reclamos de regularización de la carrera funcional y contra la "privatización" de los servicios municipales.

Los reclamos

Ocho listas se presentaron a las elecciones de Adeom este año y dos de ellas son nuevas. Aunque no es la primera vez que una elección tiene tantas propuestas, varios dirigentes coincidieron en que esa diversidad dificulta las elecciones en pos de la unidad del gremio y genera un panorama de incertidumbre sobre los resultados. Pero lo cierto es que, a pesar de la variedad de listas, las reivindicaciones apuntan a los mismos temas.

La regularización de la carrera funcional es uno de los prioritarios para gran parte de las listas. Los dirigentes entienden que existen dificultades para que los trabajadores puedan ascender, al mismo tiempo que hay vacantes que la intendencia sigue sin cubrir.

A eso se suma la elección de asesores y cargos de jefatura por parte de la administración sin necesidad de que la persona elegida haya realizado una carrera previa, algo que los trabajadores entienden como injusto e innecesario.

"Hay una especie de burocracia política asesora y gerencial que por cada ingreso se quedan cuatro afuera de la intendencia", opinó Álvaro Soto de la lista 1980. Esta postura fue compartida por Almeida, quien señaló que las promociones "no se dan desde hace años" y es necesario trabajar "para que no quede ningún sector postergado".

El segundo reclamo prioritario es el rechazo a la privatización de los servicios municipales. Para los dirigentes sindicales, la administración ha fomentado la privatización de varios sectores, como por ejemplo Limpieza, mediante la contratación de empresas privadas, unipersonales o pasantes que realicen las tareas, dijo Liber Ayzaguer, titular de la lista 2017.

En ese sentido, los dirigentes sostienen que es necesario fortalecer los servicios municipales incorporando más personal y aumentando las inversiones de maquinaria y herramientas, dijo Camilo Calvijo, actual presidente de Adeom y titular de la lista 2011.

El último punto en común es el pedido de mejoras salariales. Si bien el año pasado el sindicato acordó un convenio salarial con la intendencia, varios dirigentes coinciden en que ese convenio no refleja los intereses del sindicato y es necesario modificarlo.

"Somos críticos con el convenio que se firmó como una especie de chantaje, de que si no se firmaba no se presupuestaba a los trabajadores que estaban en condiciones de presupuestarse", opinó Vignolo.

En ese sentido, varias listas promueven el pedido de que se incorporen partidas salariales que permitan cubrir la canasta básica, así como partidas especiales por realización de trabajos insalubres en el área de limpieza y necrópolis, por ejemplo.


Populares de la sección

Acerca del autor