Elecciones presidenciales en Irán podrían tener sorpresas

El actual mandatario parte como principal candidato
A menos de un mes de las elecciones en Irán, el actual presidente Hasan Rohaní tiene fuertes posibilidades de mantenerse en el cargo. Sin embargo, podría haber sorpresas de último minuto, como sucedió en comicios anteriores.

Rohaní, un religioso moderado, ganó las elecciones de 2013 en la primera vuelta, luego de que el candidato reformista Mohamad Reza Ared se retirara. Posteriormente, el político contó con el apoyo de los partidos moderados y reformistas.

En su primer mandato, Rohaní flexibilizó en cierta medida las restricciones sociales y culturales e intentó normalizar las relaciones con Occidente. Ahora, el mandatario parece estar en buena posición para un segundo mandato, teniendo en cuenta que los presidentes iraníes han permanecido en el cargo por dos períodos desde principios de 1980.

En esta instancia, son dos los candidatos conservadores de peso que le disputan el puesto: el religioso Ebrahim Raissi y el alcalde de Teherán Mohamad Bagher Ghalibaf.

No se descarta que haya sorpresas, ya que ha pasado en elecciones anteriores.

En 1997, el partido conservador al poder quedó sorprendido por la amplia victoria del reformista Mohamed Jatami frente a su candidato Alí Akbar Nategh Nuri.

"Los políticos iraníes no siempre evalúan la opinión pública y a veces quedan medio desamparados", afirmó a AFP el historiador Michael Axworthy, autor de varios libros sobre Irán.

En Irán, la ausencia de encuestas y sondeos públicos dificulta la realización de pronósticos para este tipo de instancias.

Fuente: AFP

Populares de la sección