Embajador argentino: "Cambio en Argentina es señal de alarma para los oficialismos"

Guillermo Montenegro señaló que Macri le remarcó su buena relación con Tabaré Vázquez
Embed

"No siento que me haya ido de casa", aseguró el embajador argentino en Uruguay, Guillermo Montenegro, en entrevista con Mariano López en El Observador TV con Mariano López. Allí habló de las proyecciones para las relaciones bilaterales de los países, el Mercosur y el análisis de las políticas económicas que lleva adelante en Argentina el gobierno de Mauricio Macri.

¿Por qué cree que Mauricio Macri lo designó embajador en Uruguay?
Cuando él me ofrece puntualmente esto, me hace la salvedad de dos cosas: una tenía que ver con mejorar la relación y esto para Argentina es muy importante. Tener una relación diferente, una relación con Uruguay pensando en la región, y el me remarcó claramente su relación personal con Tabaré Vázquez y la importancia que él le daba para mejorar las relaciones entre los dos países. Para mi fue una alegría, creo que es tratar de determinar como era antes, que el río no separa, sino une. Cómo como región nos tenemos que parar frente a los mercados y juntos podemos tratar mejor distintos temas.

Usted que lo conoce bien, ¿cómo es trabajar con Mauricio Macri?
Es muy fácil, realmente es fácil porque es buen tipo. Antes de ser funcionarios somos personas, y con él ya tenes un camino allanado. Es bien ingeniero: uno, dos, tres. "Vas a esto, ¿cuánto tardás?, ¿un mes?" Al día 29 te llama y te pregunta si al día va a estar. Esto habla de la capacidad de gestión que tiene. Es muy claro.

En esas reuniones con Macri, ¿qué pedido puntual hizo para reforzar el vínculo con Uruguay?
Quedó muy claro el 7 de enero en la estancia Anchorena. Se derogó un decreto que no permitía el trasbordo de mercadería nacional argentina en puertos que no tuvieran acuerdos binacionales. El único que no lo tenía de la región era Uruguay. Eso había bajado la posibilidad de comercialización. Se va a trabajar en conjunto con la contaminación de los ríos, la lucha contra el crimen organizado, la planta regasificadora y la posibilidad de que Argentina sea compradora de gas que se genere.

Entre Anchorena y hoy, ¿en qué se avanzó?
Que se está trabajando técnicamente. El ministro de Energía vino a tener una reunión, a trabajar sobre cuál es la mejor forma de llevar adelante esto. También se está trabajando sobre un abandono muy claro de Secundaria, que en Uruguay tiene la misma complejidad: un porcentaje alto de deserción escolar que entendemos que es en la región. Hay que ver cómo se puede replicar alguna de las figuras como se hizo con el Plan Ceibal. Tenemos que trabajar sobre cómo facilitar el trabajo a pequeños y medianos productores, bajar los fletes, que sea más competitivo y eso va a generar puestos de trabajo.

¿Cómo se va a trabajar en el control de la planta de UPM?
Tenemos que generar un laboratorio binacional que vaya mucho más allá de una planta, a lo que sea el control del ambiente pensando tanto en el agua, en el aire, en la tierra. A nadie le gusta contaminar porque estamos hablando de nuestros hijos. Está claro que si nosotros generamos una herramienta de esas características es muy potente no solo para lo que puede llegar a ser el Río Uruguay sino para la región, un referente del cuidado del ambiente.

¿Qué postura tiene Macri sobre esta planta de celulosa a orillas de un río compartido?
Va más allá de una planta. Es importante el cuidado del ambiente. En esto hay que ser muy estrictos y él es muy estricto. Tiene que ver con que los gobiernos tengan un control que no cause perjuicios ni a uruguayos y argentinos.

En febrero las exportaciones uruguayas a Argentina aumentaron 10%, ¿esto qué señal esta dando?
Yo creo que hay una reactivación, nos ha pasado que empresarios uruguayos vinieron a la embajada a interiorizarse en generar inversiones en Argentina. Esto no estaba ocurriendo. Hoy uno encuentra una reactivación que tiene que ver con el acercamiento, generar una confianza de que esto va de largo aliento y no es un saludo, sino señales que pone el gobierno argentino.

¿Cómo fueron los primeros meses de Macri en el gobierno?
Lo importante es el cambio, esto es una señal de alarma para los oficialismos. Si no me gusta como gobernás no te voy a votar. Creo que lo que quedó claro es que hay una posibilidad de cambio y la gente lo visualizó en Mauricio.

Se acabó la luna de miel en política cambiaria y el cambio no es tan sencillo como se pensaba...
Nada es sencillo, pero sí hay convencimiento de que el rumbo es uno. Esto es un transatlántico que venía con una inercia y que si lo frenás va ir un poco para ese lado, pero hay que torcer el rumbo y arrancar el transatlántico para otro lado.

¿Cómo viene la negociación con los holdouts?
Está bien. Es necesario para la generación de confianza y del ingreso de Argentina al mundo de la confiabilidad. Generar posibilidad de inversión que genera puestos de trabajo.
Hubo un cruce interesante entre exministro Kicillof y el actual ministro Prat Gay en el congreso.
Sí, interesante yo creo que no. No es un cruce. Creo que es una posición que tuvo el gobierno kirchnerista que dejó a la Argentina en un déficit muy importante. Creo que no se está viviendo bien en Argentina. Más alla de las decisiones que toma uno busca mejorar la calidad de vida de la gente y no se ha logrado hasta ahora.

El ex ministro de economía dijo que el acuerdo con los fondos buitre lleva a Argentina a un sobreendeudamiento.
Yo no lo veo así. Desde lo técnico no y creo que es una posición política de generar la idea que el gobierno de Mauricio es socio de los poderosos. Creo que todo lo contrario, va a generar reactivación económica.

¿Qué piensa de los despidos masivos que se están dando?
Lo que sucede es que había mucha gente que no trabajaba, esto no tiene que ver con despidos masivos sino con que alguien no llevaba adelante una tarea. Hay que premiar al que trabaja.

¿Qué imagen cree que hay de Argentina en Uruguay?
Es dual, está claro que somos un país hermano y nos hermanan distintas cuestiones desde lo cultural, lo musical, que hay escritores argentinos viviendo en Uruguay y uruguyos viviendo en Argentina, el fútbol. Es muy cercano y estos últimos años yo sentí que hubo un quiebre muy claro. Se cortó la relación. Lo importante es volver a generar este vínculo natural que tienen dos pueblos que un río los une y no los separa.

En Uruguay existe la sensación de que el Mercosur en los últimos años no sirve para nada.
Yo creo que fue hasta ahora un lugar donde no había una voluntad única, eran distintas voluntades. Era un lugar donde cada uno iba a llevar su opinión tratando de tironear. Y me parece que es totalmente al revés. Es el lugar donde vos tenés que ir a poner cabeza para ver cómo hacemos para ir todos juntos. Es como el scrum, empujamos todos a la vez para el mismo lugar.

"Conocía a Nisman, él quería la vida"

"Siempre digo lo mimso, no conozco el expediente para decir: pasó esto. El conocimeinto que tenía era de una persona que nunca se me hubiera ocurrido que se fuera a suicidar. Mentalmente para mi no hay ninguna posibilidad. Yo lo conozco de hace muchos años, el quería la vida", dijo sobre el fiscal Alberto Nisman, y asegura que su muerte le provocó "muchísima tristeza". El embajador consideró que el caso "se ha politizado mucho y lleva a pensar que el cambio de gobierno puede ayudar a que se enclarezca mas rápido", dijo. Señaló que la Justicia trata de determinar "la materialidad del hecho y la responsabilidad penal: qué pasó y quién lo hizo", y que "cuando tenés contaminada la escena del crimen se complica mucho la mecánica de lo que ocurrió, lo cual genera muchos problemas para determinar quién lo hizo". Señaló que está "la obligación de explicar a la familia de Alberto Nisman qué paso", y que ve que eso "va a ser muy difícil".


Populares de la sección