Emilio Tuneu: "A Uruguay nadie viene solo, hay que ir a buscarlos"

El socio fundador de Baker Tilly Uruguay analizó la evolución de la industria a 30 años del comienzo de la actividad de la firma en nuestro país

La firma internacional de servicio profesionales en auditoría, consultoría e impuestos Baker Tilly inicia el 2017 celebrando el 30° aniversario de su presencia en Uruguay.

Se trata de una compañía que surgió del sueño de un grupo de jóvenes estudiantes de economía, y que hoy tiene el mérito de ser una de las mejores empresas para trabajar en Uruguay, de acuerdo con el ranking Great Place to Work (GPTW) 2016.

"Empezamos con un sueño que se fue haciendo realidad. Estábamos capacitados para llevar adelante el mismo y así lo fuimos concretando. Más importante que haber sumado 30 años de trayectoria fue cómo vivimos esos 30 años", expresó Emilio Tuneu, uno de sus partners y socio fundador, quien conversó con El Observador sobre la evolución a nivel local de la firma, de los cambios que han atravesado las empresas y la economía y el futuro de los negocios en Uruguay. A continuación, un resumen de la entrevista con el consultor en Negocios Regionales y Planificación Tributaria Internacional de Baker Tilly.

¿Cuáles han sido los mayores cambios en estos 30 años en cuanto al funcionamiento de la industria?

Sin dudas han sido años de grandes cambios. Imaginate: salimos de la máquina del tele fax; , cuando se oía el tic tac; una cinta amarilla y la bolita de la máquina de IBM, al mundo de hoy dominado por las nuevas tecnologías y el uso de las redes sociales. , Al principio fuimos escépticos , después lo adoptamos y ahora es parte de nuestro día a día. Adaptarse da trabajo, sobre todo a nosotros que nacimos en otros tiempos. Pero, bueno, o lo entendés y te adaptás o quedás afuera.

Nosotros empezamos a vender servicios financieros, como corredores de bolsa. Hoy continuamos con la firma bursátil pero de forma independiente de Baker Tilly. Los clientes requerían y pedían ese cambio y nos fuimos adaptando a sus inquietudes.

¿Antes el trabajo era más específico?

Sí, por un lado estaba el Estudio Contable, por otro el Estudio Jurídico, y el Notarial, etcétera. Cada uno tenía sus clientes. Hoy es más común vender servicios integrados
Principalmente en aquellos países que tienen características similares a Uruguay: países pequeños que necesitan tener ese tipo de oferta para poder competir. Los países grandes suelen tener reglamentaciones específicas y más restrictivas, Uruguay es un país que en ese sentido tiene más flexibilidad y eso es beneficioso para el cliente porque no tiene que estar visitando a cinco estudios distintos, sino que a veces puede con uno o dos estudios satisfacer todas sus demandas.

¿Cuál fue esa estrategia de crecimiento cuando empezaron en 1989?

Siempre crecimos hacia el exterior. Cuando se crea el Mercosur a nosotros nos abre la cabeza y la posibilidad de que realmente Uruguay estaba entrando en una globalización y que había que estar en el mundo. Eso nos dio el trampolín para poder crecer. Nosotros hoy tenemos miles de clientes y el 90% son del exterior. Países de América del Sur y algunos clientes básicamente españoles con una afinidad cultural que les interesa venir para aquí.

En la década del 90 hubo una corriente de inversión que movió a todo el país. Se vendieron muchísimos campos, se invirtió en agricultura, en ganadería, y en fábricas. Empresas como la nuestra han sido el hilo conductor de esa corriente de inversiones ya que a nuestro país al ser pequeño y geográficamente alejado de los centros de decisión del mundo, es necesario salir a venderlo. Yo hoy estoy una buena parte de mi tiempo en España y cuando les digo de Uruguay me preguntan cuántas horas tengo de viaje. Mínimo 12 horas de Madrid hasta acá en vuelo directo. Y si tienen que hacer conexión es un viaje de 15 o 17 horas, cuando hoy desde Europa te vas a África en 5 o 6 horas, a Europa del Este en 3 horas, a Estados Unidos en 8 horas, y a Dubai en 6 horas. Es decir, es muy lejos. Entonces traerlos aquí es difícil. Hay organizaciones muy buenas como Uruguay XXI que está haciendo un trabajo estupendo. Pero nuestro país está lejos de los países que hacen punta en clima de inversiones.

Yo creo que eso no ha cambiado demasiado desde que comenzamos, todavía no hemos entendido. Y si bien Uruguay es un país que ha atraído algunas inversiones, lo que nos hemos perdido de traer es mucho. Hay ejemplos de países muy buenos; Dubai, que se ha creado de la nada y no para de crecer con sus zonas francas, con su mercado financiero. Uruguay podría ser mucho mejor de lo que es en cuanto a atraer inversiones extranjeras. Tenemos buen clima, somos vecinos de dos países grandes, tenemos salida al mar, nuestra tradición, nuestra seriedad, son cosas importantes para vender. Pero nos perdemos muchísimas cosas.

¿Cómo se podría revertir eso?

Lo que veo es que no hay una buena comunicación entre lo que son las políticas gubernamentales y los actores. Eso no crea el clima como para poder traer mayores inversiones. El mundo va a seguir creciendo, necesita invertir, hay empresarios que siempre están buscando para hacer negocios. Filosóficamente tenemos que entenderlos y tenemos que atraerlos.

Además hay que ir a buscarlos. A Brasil, Estados Unidos o México pueden ir solos, pero a Uruguay no vienen solos. Los emprendedores, los hombres de negocios en Uruguay son fantásticos. Son realmente gente con un valor que en cualquier otro país podían haber hecho fortunas y maravillas.

Hacia adelante, ¿cómo ve el desarrollo de la industria?

Yo creo que el objetivo sigue estando afuera. Habría que fijar políticas a nivel nacional sobre a dónde queremos ir y después los estudios y las empresas seremos los encargados de traer esas inversiones. El papel de la diplomacia uruguaya tiene que ser más activo para realmente vender más el país. Creo que todavía hay muchísimo camino para recorrer y trabajar en equipo. Va a ser más duro, pero no le tememos a lo que va a venir, siempre son desafíos, oportunidades y a los nuevo emprendedores es el mensaje: que van a encontrar un camino más difícil pero que este es un país fantástico.

¿De qué manera se puede crecer en Uruguay actualmente?

Uruguay fue un país innovador como con la ley de zona francas (7.593) que data de 1923 . También hubo otras normas de avanzada, como la ley Safis de 1948, la ley forestal, la de puerto libre y la normativa de residencia legal y fiscal. Pero también supimos copiar las cosas que se hacían bien en otros lados. Cuando Uruguay empezó con la política de casinos –que Argentina y Brasil no la tienen– copió el modelo que tenía Mónaco. Por ejemplo esa ley data 1911. El concepto era tener casinos para después tener turismo. La industria del turismo aquí nació así. La playa hace 80 o 90 años no le interesaba a los brasileños y a los argentinos menos. Las inversiones que hacían los hoteles eran por el casino. La ley de sociedades offshore y la plaza financiera (1948) fueron copias de experiencias de otros países. ¿Por qué nos llamaban "la Suiza de América"? Porque copiamos el modelo suizo.

Hoy necesitamos más de eso. Los casinos ya no son tan atractivos, Uruguay no funciona más como plaza financiera y en las zonas francas tenemos competencia en el mundo. Entonces, tenemos que ser creativos en legislar para atraer a los inversores, copiemos las cosas buenas que hay en el mundo. Y no tengamos reparos en hacerlo porque de ese modo no solo saldremos de inmovilismo, sino que además ganaremos tiempo y ahorraremos recursos, porque aprenderemos de los errores que cometieron otros.

Fundación Educar para crecer

Con el objetivo de aportar a la formación de jóvenes que luego se puedan convertir en profesionales con destrezas para manejarse a nivel nacional y extranjero, hace 15 años que Baker Tilly creó la fundación Educar para crecer, en donde un promedio de 25 liceales por año son asistidos. “Les damos todas las facilidades para que puedan estudiar: desde transporte, ropa, ayuda psicológica; los ponemos en condiciones para que el chico pueda progresar en el liceo”, explicó Emilio Tuneu, quien contó que uno de las más recientes incorporaciones del staff de Baker Tilly es un joven que fue asistido por la fundación.
Tuneu añadió que se seguirá trabajando en esa línea, ya que para la firma asistir a jóvenes talentos es un valor importante.

Para conocer las novedades de Baker Tilly Uruguay se puede ingresar a su blog: http://bakertillyblogs.com/blogs/

Todos los contenidos identificados como O Media son realizados por el equipo de El Observador comisionados por empresas u organizaciones. Se trata de un contenido que no necesariamente responde a los criterios editoriales de El Observador.