Emotivo testimonio de uno de los fundadores

Una sentida recordación en el cincuentenario de Fucrea hizo un integrante del grupo que fundó el movimiento
El fundador del primer grupo CREA en 1965, y de la posterior creación de la Federación Uruguaya de grupos CREA (Fucrea) en 1966, don José García Rosas (don Pepe), instó a seguir creciendo en este movimiento que cumplió 50 años, "para continuar transformando productores simples en empresarios agropecuarios".

En la apertura del Congreso CREA, el pasado lunes, el veterano dirigente, en una impecable disertación en la que pidió disculpas por el estilo familiar de la charla, pero aclarando que fue hecha de corazón, desgranó en ricos recuerdos momentos que fueron claves en la trayectoria del movimiento CREA uruguayo.

Con sus 95 años llenos de espíritu constructivo y de compromiso con el país, se refirió a los desafíos y motivaciones del comienzo de esta institución de productores. Destacó que la tecnología que hay "es infernal, pero hay que adaptarse", un concepto que manejó siempre en su trayectoria como productor. Pero especialmente resaltó el papel y el protagonismo de los grupos CREA en la vida de los productores que han sido sus integrantes. "Yo lo viví toda mi vida", acotó.

Admitió que ser CREA ha sido su vida. No hay día que no piense en el grupo. Recordó el eslogan que había en aquel momento: CREA es creer y crear para el país, "que es lo que tenemos que hacer. Crear para el país", remarcó.

García Rosas dijo que cree que el movimiento está en condiciones de saber lo bueno que es esta metodología, que es tan fácil y sencilla, que es un torbellino de ideas, y donde entre todos en el grupo de 10 a 12 personas se elige la mejor.

"Pero somos 600 personas que están en los 50 grupos CREA y los productores uruguayos son más de 42 mil, por lo que tenemos campo para progresar", sostuvo.

García Rosas, fundador del primer CREA, dijo que hay mucho campo para progresar.

Por esa razón, instó al final de su charla a los 600 integrantes CREA a esforzarse para que el Uruguay crezca en los grupos CREA y se fije una meta para que a los 100 años de Fucrea los grupos sean 500. "En ese momento van a haber 6.000 productores y esos sí van a mover las mentes de todos los productores y los van a transformar de productor simple a empresario agropecuario".

García Rosas se refirió a situaciones que tuvieron el sabor del principio, la forma en que se fue gestando este movimiento, admitiendo que ser un productor CREA "me alteró totalmente mi vida. Siempre fui un niño de campo, nací en Solís Grande y aprendí todas las cosas prácticas del campo", recordó.

Le sorprendió en aquellos años iniciales una conferencia del experto de Nueva Zelanda, Mack Mickan, quien "nos dio un sacudón al decir tres cosas importantes: que los campos de Uruguay con su pastoreo continuado no eran suficientemente buenos para mejorar los ganados criollos; que los uruguayos que podrían estar en el tercer piso se empeñan por estar en el sótano (esto fue para mí muy fuerte y lo tuve siempre como un norte en toda mi actividad); y lo tercero fue que no se imaginaba cómo vivía Uruguay sin hacer reservas en el campo".

García Rosas consideró que esos tres puntos fueron suficientes como para hacer una transformación en la mentalidad de los uruguayos en aquel momento.

Populares de la sección

Acerca del autor