Emprendedor, ¿se nace o se hace?

La directora ejecutiva de OZ Media, Soledad García, relata su trayectoria profesional y cómo marcó su espíritu emprendedor

Cuándo descubrí en mí un ser emprendedor? Trabajo desde los 18 años, o un poco antes, y desde que comencé entendí que tener iniciativa, arriesgar, ser perseverante y apasionada por lo que me gusta eran cualidades que me iban a ser muy útiles en mi trabajo.

Cuando con Pablo (Arriola), mi marido, allá por el 2001 decidimos emprender camino hacia México DF, sin saberlo, dejábamos atrás la vida de trabajadores dependientes. Aquello del trabajo estable en una empresa no parecía ser para nosotros y con 26 años era el momento de arriesgarnos, “tirarnos sin paracaídas”.

Así fue como llegamos al DF con algunos ahorros, a la casa de unos amigos y a la aventura de darte a conocer en una ciudad dónde no solo nadie te conoce, sino que además tiene unos 19 millones más de habitantes que la querida Montevideo.

Los primeros tiempos, hicimos lo típico en la búsqueda laboral: armar curriculum, ver ofertas laborales, hacer contacto con el sector audiovisual local, entrevistas, más curriculum, algunos trabajos por aquí o por allá, hasta que conocimos a quien sería nuestro primer socio y nos llevó casi sin pensarlo a armar nuestro primer emprendimiento.

Él tenía un estudio de diseño y llegamos a aportar un diferencial que era incluir el audiovisual en sus productos, útil para competir con otros estudios de diseño y sobre todo para ofrecerle ese diferencial a sus clientes. Esa fue la primera vez que pensamos ¿cuál es el diferencial de esta empresa? ¿por qué uno y no otro? un ejercicio que hoy hacemos a diario.

Aprendimos mucho de emprender y sobre todo de emprender en otro país. Pero como estábamos en esa etapa de “tirarnos sin paracaídas” en marzo del 2002 volvimos a emprender en nuestro país. Ahí nació OZ media, cuando todos nos decían que no era el momento pero nosotros sabíamos que teníamos que arriesgarnos por lo que entendíamos que nos apasionaba, que era producir televisión.

Así que, con menos ahorros que cuando nos fuimos a México, nació OZ media en uno de los peores momentos de la economía de Uruguay.

Paradójicamente nuestra primer oficina fue en la emblemática esquina de Rincón y Misiones, así que aquello de que “el país se viene abajo cómo vas a abrir una empresa” lo latíamos todos los días y nos impulsó a no quedarnos, a tomar la iniciativa y salir a ofrecer lo que podíamos hacer.

En esos primeros años hubo que ser muy perseverante, creer en uno y en lo que podías lograr, espíritu que nos atravesó a todos los jóvenes emprendedores que desarrollamos nuestros proyectos por el 2002 y los siguientes años. Esto nos ha marcado de manera que cuando sobre vuela alguna situación difícil siempre tratamos de recordar esos años y creo que siempre es un impulso positivo.

De ahí es que entendemos que todo lo que le pasa a uno como emprendedor tiene que ser tomado como una enseñanza, que todo lo negativo se puede transformar en algo positivo y que eso mismo puede servir para renovar el emprendimiento.

Y entonces me vuelvo a preguntar: ser emprendedor ¿se nace o se hace? Creo que uno trae desde la cuna ese impulso por arriesgar y el ser apasionado pero todo lo que nos pasa nos va marcando día a día; así que para mi nací, me fui haciendo y seguiré aprendiendo todos los días en este camino del ser emprendedor.

* directora ejecutiva de OZ media


Comentarios

Acerca del autor