Empresarios desafían pautas salariales para evitar conflictos

Sector naval logró un acuerdo bipartito que contempla correctivos cada seis meses
El rechazo creciente que muestran los sindicatos a aceptar los lineamientos propuestos por el Poder Ejecutivo para la negociación de los convenios colectivos en el sector privado no pasa desapercibido en filas gubernamentales. De hecho el propio ministro de Trabajo, Ernesto Murro, lo ha mencionado como un aspecto para reflexionar.

Un ejemplo claro es el resultado del convenio firmado de forma reciente en la industria naval. Las negociaciones llevadas adelante por la Unión Nacional de Trabajadores del Metal y Ramas Afines (Untmra) y la Cámara de Industrias Navales culminaron con la firma de un convenio bipartito, que incluye la incorporación de correctivos por inflación cada seis meses y no cada 18 o 24 meses como pretende el gobierno.

En diálogo con El Observador, el director del Instituto de Relaciones Laborales de la Universidad Católica, Juan Manuel Rodríguez, destacó que en la ronda de negociación actual si bien son mayoría los acuerdos tripartitos, cada vez son más los que eligen el convenio bipartito sin participación del Poder Ejecutivo.

La firma de acuerdos bipartitos no es algo habitual en los últimos años. En los Consejos de Salarios comúnmente cuando hay diferencias entre empresas y sindicatos, una de las partes termina acompañando la salida que propone el gobierno. Pero en esta sexta ronda se presentan variantes.
"Eso empezó el año pasado y este año sigue habiendo. Antes los acuerdos tripartitos eran entre 80% y 90%, en este momento están siendo entre 50% y 60%. Desde el 2005 nunca hubo tantos acuerdos sin el Poder Ejecutivo como ahora. Los actores sociales terminan poniéndose de acuerdo entre ellos antes que con el Poder Ejecutivo, salvo los sectores que están muy mal", afirmó Rodríguez.

Además, el experto remarcó que los empresarios estaban habituados a firmar acuerdos con correctivos semestrales desde la ronda de 2005, por lo que hay casos en que prefieren seguir el mismo camino para mantener la paz laboral. "Hay empresarios que en vez de un conflicto prefieren firmar eso", dijo Rodríguez. De hecho, la reducción en el plazo de aplicación de los correctivos es el principal reclamo que sostiene el PIT-CNT para evitar la pérdida de poder adquisitivo durante la vigencia de los convenios y en un contexto marcado por presiones inflacionarias crecientes.

"Hay empresas que lo aceptan. El que no lo acepta es el Poder Ejecutivo por un problema de indexación. La teoría es que la inflación está teniendo crecimiento por razones coyunturales y no estructurales", indicó Rodríguez.

Para el experto, el gobierno considera que si se ponen correctivos "muy pronto" ello conlleva a que cualquier aumento de precios en un momento lleve "inmediatamente" a una suba de salarios. Pero luego, cuando la inflación cae y desaparecen los factores coyunturales, el salario no cae y el aumento queda como definitivo. "Por eso se entiende que los correctivos deben ser espaciados en el tiempo y no que se indexen rápidamente en los salarios", recordó Rodríguez.

En la primera parte de la ronda sobresalieron acuerdos bipartitos en el sector de la banca privada y en áreas vinculadas a auxilio mecánico, talleres mecánicos y fabricación de artículos eléctricos y electrónicos, con correctivos a 12 meses. Una mayor suba de precios también puede transformarse en un problema para las empresas a futuro. De hecho, sectores de la industria que renovaron convenios a fin del año pasado han mostrado preocupación por el escenario que las empresas pueden encontrar al momento de tener que pagar correctivos por inflación acumulados a 18 o 24 meses.

"El negocio de pagar un 8% y después acumular un 3% o un 4%, y pagarlo luego no es bueno para ninguna de las partes. No es un negocio empresarial acumular salario ajeno. Va a ser un problema porque cuando los números están muy justos o no dan tenemos que sacar dinero de lo que ya vendimos a precio de ayer en la economía de hoy más cara, para pagarle lo que estamos debiendo y que no sabíamos que le íbamos a deber", había dicho a El Observador el asesor laboral de la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU), Andrés Fostik.

Negociación extendida

En diciembre pasado, ante la ausencia de acuerdo, el Poder Ejecutivo y los empresarios del sector naval habían votado la propuesta salarial hecha por el gobierno, que clasificó al sector como "en problemas", y estableció dos correctivos a 18 meses y 36 meses. Pero desde esa fecha las partes continuaron negociando en procura de un nuevo convenio colectivo.

El acuerdo abarcará el período comprendido entre el 1° de julio de 2016 y el 30 de junio de 2018. Incluye ajustes semestrales por inflación esperada para cada período más correctivos cada seis meses. El secretario general de la Untmra, Marcelo Abdala valoró el nuevo acuerdo como "muy positivo" y destacó que incluya correctivos semestrales por inflación. También se estableció que en marzo de 2017 se analizará si corresponde aplicar un porcentaje adicional por concepto de "crecimiento" no incluido en el convenio.

Eso en función de cómo evolucione el sector y sus perspectivas de futuro. "Es un precedente positivo. Lo que viene planteando el PIT-CNT es que los correctivos sean anuales. Ese sería un avance importante, con una dosis de realismo mirando la inconsistencia que hay entre la inflación proyectada y la real", dijo Abdala a El Observador.

Las proyecciones contenidas en la exposición de motivos de la ley de Presupuesto auguraban un aumento interanual de los precios en línea con el rango meta objetivo –de entre 3% y 7%– a partir de 2017, para terminar el último año de la gestión en el centro de esa franja (5%). Pero las últimas proyecciones oficiales son más pesimistas. Suponen que la inflación recién entrará al rango objetivo en el último año de la actual administración de gobierno (2019), para alcanzar en ese período un promedio de 6,7%.

Prohibido el uso de teléfonos celulares


El convenio de la industria naval incluye una cláusula específica que regula el uso de teléfonos celulares en los lugares de trabajo. En ella se establece que durante la jornada laboral el trabajador no podrá utilizar el teléfono celular debiendo por cualquier urgencia acudir al uso del teléfono de la empresa. El empleador, ante cualquier llamada de urgencia para el trabajador, se compromete a su comunicación inmediata. No obstante, se otorgará un tratamiento diferencial a dos delegados del comité de base en cada empresa y a los integrantes de la dirección nacional de la Untmra, a efectos de no obstaculizar sus actividades sindicales, se explica en el convenio.

Seguro de paro aumentó 12% en mayo

El número total de beneficiarios del subsidio por desempleo sin reliquidaciones en mayo registró un aumento del 11,9% en todo el país en la comparación interanual y terminó con 40.547 beneficiarios. No obstante, en el trimestre marzo-mayo el número de trabajadores que recibió esa prestación social mostró una retracción de 3,5% frente a diciembre-mayo, según los datos que divulgó ayer la representante empresarial del BPS, Elvira Domínguez.Por otro lado, las solicitudes del seguro de paro en mayo fueron de 13.864, un incremento del 44% sobre igual mes del año pasado y tocó el mayor nivel desde julio de 2015.En la otra vereda, las altas –los que dejan de percibir el beneficio– sumaron 11.102, lo que implicó un merma de 9,3% en la comparación interanual.La industria manufacturera fue el sector con mayor cantidad de trabajadores en seguro de paro en mayo con 8.977 personas, seguido por construcción con 8.167.

Populares de la sección