Empresarios mejoran expectativas pero todavía domina el pesimismo

Un tercio de las empresas locales medianas y grandes espera recortar su planilla de trabajo
Si bien la tónica de las expectativas empresariales sigue siendo negativa y el número de establecimientos que esperan recortar su planilla de trabajadores en el próximo año supera con creces a los que prevén generar empleo, los responsables del sector privado están moderaron su pesimismo a la hora de pensar el futuro.

El 45% de los empresarios y altos ejecutivos uruguayos de organizaciones de mediano y gran porte percibían en abril un deterioro de la situación general de su empresa respecto a un año atrás. Como contrapartida, solo 17% veía una mejora en esa situación, según la última edición de la Encuesta de Expectativas Empresariales de la consultora Deloitte.

Si bien eso muestra que la percepción dominante es negativa, representa una muy leve mejora respecto a los números de octubre, cuando el 45% veían un deterioro de la situación de su empresa y 15% percibía una mejora.

Esa recuperación es más significativa cuando se evalúa las expectativas de los empresarios respecto a la evolución para el próximo año de la situación generla de la empresa. Los pesimistas pasaron de 44% a 32%, mientras que los optimistas aumentaron de 19% a 25% en los últimos seis meses.

"Las respuestas en torno a las perspectivas para el próximo año resultaron algo menos pesimistas que en la edición de octubre, aunque la percepción mayoritaria sigue siendo negativa", señalan los técnicos a cargo del informe.

Producción y empleo

La encuesta de Deloitte no solo releva la perecepción general de los empresarios sino además evalúa las distintas áreas de la empresa y las decisiones ejecutivas.

La percepción mayoritariamente pesimista entre el empresariado –aunque en niveles menores que en octubre– se materializa a la hora de anticipar el comportamiento de la producción, contratación de personal y rentabilidad de las empresas.

En cuanto a la producción, el porcentaje de empresarios que espera niveles similares a los actuales para los próximos 12 meses se ubicó en 61%, algo por encima del 55% de octubre. El número de ejecutivos que ven un aumento en la producción es prácticamente el mismo de los que ven una caída –20% y 19%, respectivamente–. Seis meses atrás, 27% veía un deterioro mientras que 18% anticipaba un aumento.

Respecto a la planilla de la empresa, 34% de los encuestados espera reducirla mientras que solo 8% prevé una ampliación en los próximos 12 meses. En octubre, esas expectativas eran de 37% y 7%, respectivamente.

En cuanto a la rentabilidad, 43% espera una caída y solo 12% augura un incremento de cara al próximo año. La visión mayoritaria (45%) es de un mantenimiento en los niveles actuales.

Entre los principales desafíos que ven los empresarios, el que ocupa el primer lugar según la percepción de los responsables de la organizaciones medianas y grandes, es el incremento de los costos, seguido por la escasez de la demanda y la competencia creciente. El acceso y el costo del crédito aparecen como el aspecto menos destacado por los ejecutivos.

Precios y salarios

La inflación por encima del 10% llegó para quedarse, al menos en el mediano plazo. Esa es la percepción que tienen los empresarios y ejecutivos encuestados por la consultora Deloitte.

El promedio de las respuestas recogidas por los técnicos anticipa una inflación de 10,5% para el cierre de este año y de 10,1% para 2017. Solo uno de cada cuatro consultados (26%) espera que este año cierre con una aumento de precios de un solo dígito.

Para un horizonte de precios más largo –de entre tres y cuatro años–, 47% de los empresarios espera que la inflación se modere a un rango entre 7% y 9%. Solo 13% de los responsables del sector privado prevén que se ubique dentro del rango objetivo oficial, de entre 3% y 7%.

Respecto al tipo de cambio, 64% de los encuestados esperan un dólar por encima de $ 36 para dentro de 12 meses, mientras que 30% lo ve entre $ 34 y $ 36, y el restante 6% anticipa que cotice a menos de $ 34.

En materia salarial, el promedio de los empresarios esperan que aumente 10,1% este año y modere su ritmo de aumento a 9,9% en 2017. En ambos casos, las perspectivas se encuentran por debajo de la inflación esperada.

Solo 3% aprueba la gestión del gobierno

La encuesta de Deloitte muestra una fuerte caída de la aprobación de la gestión del gobierno por parte de los empresarios. De hecho, solo 3% de los empresarios y altos ejecutivos relevados en abril dijeron aprobar el rumbo de la administración de Tabaré Vázquez. La cifra ascendía a 14% en el sondeo de octubre. En tanto, 40% de los consultados no aprueba ni desaprueba la gestión y el restante 57% expresó su desaprobación.Las peores calificaciones de los empresarios están en las áreas de seguridad pública, educación y desarrollo de infraestructura, mientras que los mejores desempeños de la administración están en la promoción de la inversión, la evolución de la pobreza y la inserción externa.

Expertos advierten que empleo todavía no alcanzó un piso

El estancamiento de la economía uruguaya se dio con un fuerte ajuste del mercado laboral el año pasado que continuará durante 2016, según concluyeron ayer la economista Florencia Carriquiry (gerenta de asesoría de Deloitte) y Hernán Bonilla (director del Centro de Estudios para el Desarrollo).

Los expertos coincidieron ayer en el panel titulado Empleabilidad y mercado de trabajo en el Uruguay del 2016: ¿qué esperar en un año de desafíos?, en el marco de un congreso organizado por la Sociedad Uruguaya de Gestión de Personas.

Carriquiry y Bonilla compartieron el diagnóstico general de una economía estancada que prácticamente no crecerá a lo largo del año –Deloitte prevé una expansión de 0,3% mientras que el CED prevé un crecimiento de 0,1%–.

Eso se verá acompañado por una caída en el número de puestos de trabajo, continuando la tendencia del último año. Deloitte cuantifica en 28 mil el número de empleos que se perdieron durante 2015, con diferencias en el impacto en los distintos segmentos. En particular, Carriquiry destacó el aumento del empleo juvenil. Para este año, las perspectivas son de una pérdida de entre 25 mil y 30 mil puestos adicionales según la consultora, que llevaría el desempleo a 8,7%. Por su parte, Bonilla pronostica una desocupación de 9,1% al cierre del año.

En este escenario, la evolución del salario real será fundamental para determinar qué tanto impacte la desaceleración económica en el empleo. Según Carriquiry, la última ronda de negociación colectiva obedeció las pautas oficiales en cuanto a la dimensión de los aumentos. "Las nuevas pautas supusieron cierta moderación que se va a ir reflejando de forma lenta en los salarios" debido al "correctivo del cierre del convenio previo, de más de 4% en muchos casos".

Por su parte, Bonilla llamó la atención sobre la actitud de los sindicatos. Dijo que a nivel de la cúpula del PIT-CNT "parecen no haber comprendido la situación de la economía uruguaya". Sin embargo, sostuvo que a nivel de ramas la actitud es "más razonable" y se pondera más el mantenimiento del empleo por sobre un mayor aumento salarial.

Populares de la sección