Empresas B: entre las ONG y los negocios

El día B reunió a compañías que tienen además de un fin de lucro, el objetivo de solucionar problemas medioambientales y sociales

"Organizaciones a mitad de camino entre las ONG y las empresas". Así definió a las llamadas Empresas B la directora del estudio de diseño 3Vectores y fundadora de este movimiento en Uruguay, Giselle Della Mea, que fue oradora del encuentro anual de este nuevo tipo de compañías, bajo el nombre Un Día B, en la Cámara de Comercio y Servicios.

En Uruguay hay nueve empresas B, las cuales además de tener fin de lucro pretenden solucionar problemas sociales y ambientales. Della Mea dijo que los problemas de desigualdad y contaminación persisten porque el mundo se divide en las ONG y los negocios.

"En ese contexto las empresas B se plantan en el medio: tratan de ser la solución, tomando elementos de las organizaciones sin fines de lucro, pero al ingresar al mercado logran escalar sus soluciones", explicó la fundadora de 3Vectores e impulsora de este movimiento que a nivel mundial cuenta con más de 1.900 compañías.

Para certificarse como empresas B las compañías deben someterse a una evaluación en la que se tiene en cuenta que el producto o servicio que venden tenga un impacto positivo desde el punto de vista social y ambiental, además de buenas prácticas laborales y de relacionamiento con la comunidad. De esta forma, a la hora de evaluar su éxito, las compañías tienen estos aspectos en cuenta y no solo un aumento de los ingresos económicos.

Además de 3Vectores, en Uruguay son empresas B: Bioterra, Verde Agua, YoElijo, Gemma, Kivoy, R&D Green, You Hub Cowork y Más Bus.

Xinca, calzado ecológico

Xinca, la marca de zapatillas recicladas mendocina, nació del deseo de tres amigos Ezequiel Gatti, Nazareno El Hom y Alejandro Malgor, por trabajar juntos y unir sus actividades de voluntariado a sus ganas de emprender.

"Uno tiene que cumplir un rol cuando trabaja, impulsado por resultados económicos, por hacer plata, y otro cuando quiere cuidar el planeta y ayudar a los demás. Nos sentíamos partidos al medio. Queríamos trasladar ese ayudar a nuestro trabajo", explicó Malgor, quien fue uno de los oradores de Un Día B.

Alejandro Malgor

La idea de elaborar zapatillas utilizando el caucho de neumáticos usados y telas que la industria de la moda desecha, cobró fuerza tras ganar a finales de 2013 el reality show El Emprendedor del Millón, que era transmitido por Telefe. El premio, un millón de pesos argentinos, fue el puntapié inicial para producir a gran escala sus productos ecológicos.

Desde su lanzamiento han logrado reciclar más de 13.000 kg de neumáticos y más de 1.500 de telas, un número que según Malgor es menor si se lo compara con lo que se desecha anualmente, pero que tiene el objetivo de aportar "un granito de arena" y ayudar a transmitir una conciencia para que más empresas empiecen a trabajar con materiales reciclados, y que los consumidores sean consientes del impacto ambiental que tienen los productos que adquieren, explicó a El Observador el co-fundador de Xinca.

Además de reciclar, esta empresa que cuenta con Certificación B busca colaborar con la tarea de rehabilitación de internos de la Cárcel de Mendoza, Argentina, donde funciona un taller en el que trabajan 32 reclusos.

La marca produce entre 1.000 y 1.500 pares de calzado por mes que se venden en Argentina. Malgar dijo que en los próximos meses comenzarán a comercializar el producto en Chile y Australia y que en un plazo de seis meses esperan ingresar en tiendas de Uruguay.

Una vuelta de tuerca al cultivo de hortalizas

Verdeagua es proveedor de Tienda Inglesa en hortalizas. Esta empresa B utiliza la técnica de la hidroponía, un sistema mediante el que se cultiva usando disoluciones minerales en vez de suelo agrícola, para reducir la estacionalidad del trabajo agrícola y así ofrecer empleos más estables.

Según explicó su co-fundador, Sebastián Figuerón, este sistema permite romper con la estacionalidad de la plantación de hortalizas, y así generar trabajos no zafrales. "Nuestra forma de producción resuelve un problema de inseguridad alimentaria y genera un medio en la que hay mucha estacionalidad. ¿Qué hago con la gente cuando tengo un trabajo zafral? ¿Los despido? ¿Descartamos a las personas como si no fueran personas? Encontramos la manera de solucionar este problema con la hidroponía", explicó el director de esta empresa B.

Actualmente esta empresa vende además de hortalizas en un formato tradicional, ensaladas prontas para comer.

El infarto que impulsó un emprendimiento uruguayo

Uno de los oradores destacados de Un Dia B, fue Javier Artigas, el fundador de Connectus Medical, una plataforma que une a los pacientes de diálisis con los centros de hemodiálisis del mundo y que recientemente llegó a un acuerdo con la estadounidense Airbnb para ofrecer turismo de salud a los pacientes que se dializan.

Artigas contó cómo fue que, tras hospedar en su casa al escritor argentino y creador del blog Orsai, Hernán Casciari (45), a través de la plataforma Airbnb, y atenderlo durante el infarto que tuvo en Montevideo, el co-fundador de la plataforma estadounidense, Joe Gebbia, decidió alojarse en la casa del emprendedor uruguayo en el Prado.

Lea también. Casciari, Gebbia y un impulso para una startup uruguaya


Populares de la sección