Empresas de fumigación trabajan a tope ante brote de dengue

Vecinos contratan el servicio particular; desde la IMM no se recomienda fumigar

Con la aparición de un brote de dengue en dos barrios de Montevideo (Pocitos y Malvín Norte), las empresas que ofrecen distintos servicios de fumigación han visto durante las últimas semanas un marcado incremento en la demanda del servicio.

Andrés Vaeza, encargado de Ecoplagas, dijo a El Observador que desde hace dos semanas las consultas por fumigaciones de mosquitos aumentaron entre un 20% y 50%. La mayoría de los clientes que realizan la consulta terminan por concretar la aplicación y contratan el servicio.

Germán Tauber, supervisor de la empresa GPA Fumigaciones, explicó a El Observador que por estos días la empresa realiza "más del doble" de las fumigaciones particulares que hacen habitualmente. La mayoría de los clientes buscan un producto que funcione de manera preventiva ante el brote de la enfermedad.

Según dijo a El Observador Alberto Valls de la empresa Killer Fumigaciones, más que un aumento en la demanda lo que desde la empresa se está notando es un "desplazamiento" de lo que están comprando los clientes. Ante el brote, desde esta empresa vieron un incremento en la venta de insecticidas y larvicidas que atacan directamente a los mosquitos.

"Más que demandar productos la gente demanda información", explicó Leonardo De La Hera, propietario de la empresa Sininsectos a El Observador. Para De La Hera, la población está "muy desinformada" respecto al tema ya que para combatir el dengue no se necesita fumigar sino "instalar cambios culturales". "La mayoría de la gente que llama para pedir el servicio no sabe ni para qué sirve la fumigación y en ese caso nosotros buscamos explicarles que para un insecto tan urbano como el Aedes no es la mejor opción", dijo el empresario. A su vez, De la Hera opinó que muchos clientes, al fumigar, encuentran un consuelo "psicológico".

El precio del servicio de fumigación varía dependiendo del tamaño de la vivienda y de si se trata de un apartamento o de una casa con jardín o patio. En promedio, el precio oscila entre los $600 y los $4500.

En la mayoría de los casos el producto que se aplica no es específico para atacar al mosquito o la larva del Aedes Aegypti, y esto es precisamente el argumento que la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) encuentra para no recomendar la fumigación particular. Consultada por El Observador Analice Berón, directora de Salud de la IMM, insistió en que la comuna capitalina no recomienda que los vecinos sean quienes tomen la iniciativa y contraten un servicio de fumigación para su hogar.


La opinión de los vecinos

El Observador realizó una recorrida por el barrio Pocitos y dialogó con los vecinos de la zona. En un edificio de la calle Lorenzo Pérez, ubicado a una cuadra de la casa donde se diagnosticó el primer caso, los vecinos consideraron que la fumigación del Ministerio de Salud Pública y la IMM no alcanzaba, y contrataron a una empresa para que fumigara los lugares comunes. Su preocupación mayor era el garaje, que es "un criadero de mosquitos", según dijo una de las integrantes de la directiva a El Observador.

La comisión colocó carteles en los ascensores en los que anunciaba que iban a fumigar las zonas comunes que, además del garaje, incluyen un patio y piscina. Además, daban la oportunidad de fumigar las casas a quien lo deseara. De los 65 apartamentos que hay en el edificio, solo dos fueron fumigados en su interior este lunes por la mañana. Pero todos estuvieron de acuerdo en que se fumigaran los lugares compartidos. Por la piscina, el patio y el garaje, la empresa que contrataron cobró $ 3.000. A los particulares, $ 600 por todo el apartamento.

Populares de la sección