Empuje hacia el Pacífico y Asia

El papel de China en el comercio mundial fue la conclusión principal de la cumbre del Pacífico realizada en Lima

El creciente papel de China en el comercio mundial fue la conclusión principal de la cumbre del Pacífico realizada en Lima, lo que se confirmará si el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, implementa su anunciada política proteccionista. La defensa del libre comercio reafirmada por los 21 presidentes reunidos en el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico es una clara advertencia a Trump de que China le pisará los talones a la primera potencia mundial en materia de intercambio. El presidente chino Xi Jinping enfatizó que “la construcción de un área de libre comercio Asia-Pacífico es una iniciativa estratégicamente vital” y que “debemos abordarla con firmeza”. Advirtió además que las relaciones entre China y Estados Unidos están en un punto de inflexión debido a la virtual guerra comercial anunciada por Trump contra el gigante asiático.

La declaración final del Foro compromete a los países del Pacífico y Asia a profundizar la eliminación de barreras arancelarias, la “apertura de mercados y la lucha contra todas las formas de proteccionismo”. El mensaje es claro. Si Trump reniega del Tratado TransPacífico que actualmente se negocia, como adelantó en la campaña electoral, y restringe las importaciones de Estados Unidos mediante suba de aranceles, China liderará una alianza que puede catapultarla al primer lugar como potencia económica. El presidente Barack Obama relativizó los riesgos del proteccionismo anunciado por su sucesor, señalando que Trump puede dar marcha atrás porque las realidades económicas y políticas obligan muchas veces a soslayar promesas electorales. Pero persistirán incertidumbres mientras no se aclare el rumbo que finalmente tomará el entrante gobierno estadounidense.

Este nuevo escenario tiene directa incidencia en el futuro de Uruguay, ya que obliga al gobierno a orientar más hacia el Pacífico sus previsiones de exportación. El presidente Tabaré Vázquez, el canciller Rodolfo Nin Novoa y el equipo económico que lidera el ministro Danilo Astori son decididos partidarios de este curso. Pero hasta ahora lo cuestionan sectores retrógrados de su Frente Amplio y el PIT-CNT, que tiene reservas sobre los tratados de libre comercio por su posible impacto negativo en el empleo en los rubros productivos de baja competitividad. Su renuencia incluso se extiende por ese motivo a un TLC con China, que Vázquez anunció como un hecho confirmado y cercano pero cuya concreción, de todos modos, está en el limbo a menos que Brasil y Argentina nos autoricen a eludir una restrictiva norma del Mercosur.

El rumbo que nos impone la realidad es, sin embargo, claro e ineludible. Mientras Trump decide lo que hará, el eje del comercio mundial se traslada al Pacífico, incluyendo a países de la región y a los mercados asiáticos. Uruguay entreabrió una puerta hacia esa zona con el TLC que firmó con Chile, que integra la Alianza del Pacífico con Perú, Colombia y México. Pero se necesita actuar con más decisión y firmeza para encaminar una expansión exportadora hacia los lucrativos mercados asiáticos. Además de ampliar el intercambio con China, que ya es nuestro principal cliente, hay que ganar terreno en Corea del Sur y otros países de esa área, fundamentalmente con productos alimenticios de los cuales hay sostenida demanda. El precio que paguen algunas industrias locales será muy inferior a la cosecha que recogeremos en ingresos y empleo.


Populares de la sección

Acerca del autor

El Observador

El Observador