En 2016 cayó la competitividad en precios con mercados ajenos a la región

Incertidumbre cambiaria internacional dificulta a expertos hacer pronósticos para este año

Luego de dos años consecutivos de mejora, en 2016 Uruguay retrocedió en la competitividad de sus precios. La posición desfavorable del país frente a los principales socios comerciales por fuera de la región –debido al mayor fortalecimiento del dólar en las economías más alejadas– llevó a que Uruguay registrara la mayor caída en siete años respecto a los socios extra regionales. En cuanto a los mercados más cercanos, Uruguay incrementó su competitividad en precios por tercer año consecutivo.

De cara a 2017, exportadores y analistas son cautos en sus pronósticos, teniendo en cuenta la incertidumbre que hoy reina en el mundo tras la asunción de Donald Trump en la primera economía del mundo.

En diciembre del año pasado el indicador de competitividad en precios disminuyó 4% respecto a igual mes de 2015. Esta baja ocurrió después de dos aumentos consecutivos, de 5,8% en 2015 y de 0,6% en el año previo.

Los datos surgen del Índice de Tipo de Cambio Real de El Observador (ITCR-EO), que mide la relación entre el aumento de los precios en Uruguay y sus principales socios comerciales, evaluados en la misma moneda.

Una caída en el ITCR-EO, indica que los bienes y servicios locales se encarecen respecto a los que producen los principales socios comerciales, por lo que la producción del mercado local tiene menos ventaja para colocarse en el exterior y, a su vez, pierde posicionamiento en plaza frente a la competencia de los productos importados.

El retroceso responde a lo ocurrido en relación a los países extra región, donde la caída interanual fue de 12,2%. Eso constituyó la mayor baja desde 2009.

La perspectiva que tienen los exportadores uruguayos para el 2017 está pautada por un moderado optimismo y existe cautela a la hora de proyectar una recuperación de sus negocios. Esto porque vienen de dos años duros de descensos en sus niveles de producción y por la incertidumbre que aún impera en la región y la economía global.

El sector arrastra una caída en los ingresos en dólares por las ventas al exterior de 15% en 2015 y de 7% en 2016. Para 2017, la gremial considera que un buen dato sería abandonar los números rojos pero quedará muy lejos del pico de facturación que obtuvo en 2014. "Quizás tengamos una mejora de precios, pero no esperamos mayores volumen para casi ningún sector", había dicho a El Observador el vicepresidente de la Unión de Exportadores, Álvaro Queijo semanas atrás.

Además, se considera que con la "pérdida de competitividad" que enfrentan los exportadores y las dudas sobre la recuperación de socios claves como Brasil, hay que ser cautos a la hora de proyectar. Un informe del Instituto Uruguay XXI prevé una expansión de las ventas al exterior del orden del 6% para este año.

En tanto, el economista de CPA Ferrere, Santiago Rego dijo a El Observador que Uruguay seguirá caro en dólares respecto a la mayoría de los socios relevantes como lo muestra la perspectiva histórica, pese a que este año puede esperarse "una leve corrección" del tipo de cambio real.

En la vereda del gobierno, el presidente del Banco Central (BCU), Mario Bergara ha reiterado que si bien es de esperar que los agentes se vuelquen al dólar como moneda fuerte en momentos de turbulencia, no considera que vaya a haber "ningún proceso drástico" en la trayectoria del dólar en 2017.

En ese sentido, el último reporte de política monetaria del BCU da cuenta que de persistir la volatilidad en los mercados financieros internacionales se recurrirá a la combinación de distintos instrumentos disponibles para suavizar movimientos excesivos en el valor del dólar en la plaza local.

Qué pasó en el 2016

En comparación con los principales socios comerciales lejanos, la única mejora en los niveles competitivos de Uruguay se dio con Rusia (5,5%), dado que el dólar bajó 10,8% frente al rublo en el período considerado. Esa situación provocó que los precios del país europeo se encarecieran a nivel internacional. En Uruguay el billete verde se debilitó 3,4%.

Por su parte, en el resto de los países extra región, el billete verde aumentó y de esa forma se abarató el precio de los bienes con los que compite Uruguay. Eso generó una ventaja competitiva frente a la producción nacional.

El importante fortalecimiento de la moneda estadounidense en México, que alcanzó el 20,9%, llevó a que ese país fuera la economía frente a la cual se perdió mayor competitividad, con una baja de 23,6%.

Con respecto a China –principal socio comercial de Uruguay– se registró un descenso de 15% después de tres años consecutivos de mejora, como consecuencia de un dólar que se fortaleció 7,5% en el gigante asiático respecto a 12 meses atrás. Le siguió Holanda (-12,4%), Alemania (-11,8%) y Estados Unidos (-8,7%).

Mejora con la región

Si se observa lo ocurrido con los países vecinos, Brasil fue el responsable de que la competitividad nacional en la región aumentara por tercer año consecutivo con una suba de 2,4%.

Luego de cinco años de pérdida competitiva, el retroceso de 13,3% interanual del dólar en el vecino norteño generó ventaja competitiva para Uruguay con una mejora de 9,6% frente a 12 meses atrás. En cambio, con relación a Argentina la competitividad en precios cayó 2% y 8% con Paraguay 8,1%


Populares de la sección