En 48 horas se tendrá información primaria sobre accidente aéreo

El comandante en Jefe de la Fuerza Aérea indicó que la investigación será compleja debido a que no se contaba con caja negra

El comandante en Jefe de la Fuerza Aérea Uruguaya, Alberto Zanelli, informó en conferencia de prensa que el avión Cessna A-37, que ayer protagonizó un accidente en el que perdieron la vida dos tenientes, "estaba en condiciones de volar" pero "al no contar con caja negra llevará un costoso trabajo determinar las causas de porqué se precipitó al suelo". No obstante, comunicó que en 48 horas se tendrá información primaria sobre el accidente.

El Teniente Primero Diego Medeiros Pérez, de 31 años, y el Teniente Segundo Cristian Javier Estevez Rojas, de 24 años, fallecieron en el acto "producto del accidente" aéreo mientras realizaban un vuelo de instrucción, informó la fuerza en un comunicado. Los restos de uno de los dos pilotos están siendo velados en la mañana de este sábado en la Base Aérea Boiso Lanza.

Zanelli indicó que todas las aeronaves de la flota permanecerán varios días en los hangares para una completa revisación.

"Vamos a relizar los mayores esfuerzos para determinar la causa del accidente y poder sacar las conclusiones necesarias para evitar que pueda ocurrir otro accidente de similares características", dijo Zanelli.

El jerarca señaló que la investigación de las causas será compleja debido a que el avión quedó destrozado. Sin embargo, la falta de caja negra puede ser subsanada por el seguimiento que varias torres de control estaban haciendo del avión, lo que permite visualizar el trayecto hasta el impacto.

Advertencia

El fallecido ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro, había alertado de la urgente necesidad de renovar la flota de aeronaves de combate. Al comparecer ante la Comisión de Defensa del Senado en 2015, el jerarca se refirió concretamente a los Cessna A-37 como "aviones de museo", recordó el diario El País.

Según pudo saber El Observador, el avión estrellado con matrícula FAU 273, fue adquirido nuevo por el gobierno el 31 de octubre de 1976, por lo que este año cumpliría 40 años de servicio dentro de la Fuerza Aérea.

El actual ministro de Defensa, Jorge Menéndez, aseguró ayer que la aeronave accidentada estaba en condiciones de volar. "Si estaba en vuelo estaba operativo, y si estaba operativo había pasado por todas las indicaciones necesarias como para poder llevar adelante esa misión", dijo Menéndez.
"Nuestra Fuerza Aérea no tiene en orden de vuelo aviones que no tengan tal condición", insistió.

El accidente

Los dos pilotos habían salido de la base área de Durazno alrededor de las 10 de la mañana del viernes en un vuelo de entrenamiento, que debe realizarse regularmente para mantener la habilitación para pilotear el avión, explicó a El Observador el Director de Relaciones Públicas de la Fuerza Aérea Uruguaya, Guillermo Gurbindo.

Medeiros, oriundo de Montevideo pero cuya familia se radicaba en Durazno, le enseñaba a Estevez, de Rivera, a maniobrar el avión. Pero media hora después de iniciar el vuelo, la torre de control perdió contacto con la aeronave.

El avión, un Cessna A-37 B DragonFly del año 1976, "se precipitó a tierra", informó sobre el mediodía un comunicado de la Fuerza Aérea. Debido al impacto, la aeronave se incendió completamente.

El accidente ocurrió a 35 kilómetros al noroeste de la Brigada Aérea II de Durazno, ubicada cerca de la ruta 100. La aeronave cayó en un campo de plantación y estalló en llamas. El impacto fue tal que hizo un agujero en la superficie, dijo la vocera de Bomberos, Mariela Vivone a El Observador.

La Dirección de Seguridad de Vuelo investiga las causas del siniestro, que aún se desconocen.


Populares de la sección