En ANCAP no hay control de calidad sobre el gasto con tarjetas

Sendic defendió el uso del plástico para la compra de joyas, libros y vestimenta
Algún uruguayo se habrá sorprendido este jueves al enterarse que en las empresas estatales se usan tarjetas de crédito corporativas, aunque el dato no debería generar extrañeza habida cuenta de la creciente bancarización a nivel global y lo usual de esta práctica en el ámbito privado.

Ayer, el tema fue puesto encima de la mesa por parte del semanario Búsqueda que informó que durante su pasaje por el directorio de ANCAP, del cual fue presidente y vicepresidente, el actual vicepresidente de la República, Raúl Sendic, utilizó la tarjeta corporativa de la empresa para pagar compras en tiendas de ropa, electrónica, joyería, librerías y supermercados, en Uruguay y otros países.

La información, que también involucra a otros directores del ente, remite al estado de cuenta de la tarjeta Visa del Banco República que detalla que el vicepresidente usó su tarjeta en 396 ocasiones en nueve años que suman compras por $ 29 mil en Uruguay y US$ 3.000 en el exterior.

Tanto en ANCAP, como en OSE y en UTE los miembros del directorio tienen acceso a una tarjeta de crédito corporativa, una situación que no se replica ni en ANTEL ni en AFE según informó el programa "Así nos va" de radio Carve.

En el caso de Ancap existen reglas claras que delimitan el uso del plástico: "gastos de cortesía institucional, gastos que excedan el monto de los viáticos asignados y gastos por razones de necesidad imprevisibles", según se desprende de la guía del organismo.

En ANCAP y en OSE la tarjeta institucional se utiliza para invitar una comida de trabajo dentro y fuera del país, para comprar un obsequio para una contraparte que no había sido planificado o que deba resolverse en el lugar y para hacer frente a un gasto imprevisto estrictamente relacionado con la actividad, dijeron a El Observador exdirectores pertenecientes a las dos empresas estatales. Esto excluye cualquier tipo de gasto personal.

La gerencia de Relaciones Públicas de ANCAP es la que se encarga de comprar los regalos que están previstos y de corroborar que no haya gastos duplicados de hotelería o pasajes.

En Ancap y OSE (El Observador se comunicó con representantes del directorio de UTE que dijeron que no harían comentarios sobre el tema) existen rendiciones de cuentas. En cada una de esas empresas, la sección de Tesorería recibe el estado de cuenta del banco con el gasto de la tarjeta.

Sin embargo, al menos en el caso de ANCAP, no existe control sobre la calidad de ese gasto y cada director es responsable por lo que llega a fin de mes en su tarjeta, dijo una de las fuentes consultadas. La delgada o gruesa línea que separa interpretar el gasto por razones personales o profesionales –para su debida rendición- queda a juicio del director.

El listado de los gastos de Sendic divulgados por Búsqueda internacional incluye compras en Duty Free por US$ 832, Apple por US$ 628 (en España), Ese Calzados por US$ 264 (en Argentina), Palacio del Casimir por US$ 179 (en Panamá), Adidas por US$ 132 (en España y Rusia), así como otras compras más pequeñas en Estados Unidos, Inglaterra, Venezuela, Perú, Brasil, Israel e Italia.

En Uruguay, Sendic gastó $ 9.000 en Gold Joyas, $ 6.745 en Divino, $ 4.399 en Devoto, $ 3.289 en Jean Vernier, $ 1.530 en Bazar La Ibérica, $ 1.090 en América Ropería, $ 590 en Arrow, $ 520 en Bookshop, $ 450 en Librería Papacito, y $ 399 en Tienda Inglesa.

En conferencia de prensa, Sendic defendió este jueves su uso de la tarjeta. El jerarca dijo que esos gastos estuvieron en todos los casos vinculados a las actividades que cumplía como vicepresidente y presidente de ANCAP. "Todas esas compras tienen que ver con la actividad; en algún viaje había que comprar presentes para llevar, joyería, corbatas, libros, o un presente para una visita en Uruguay", indicó.

Por su parte, el exdirector colorado de Ancap, Juan Amaro, dijo a El Observador que él usó la tarjeta solo para cuestiones vinculadas a la empresa. "Personalmente el uso que le dí fue cuando tenía que cubrir algún compromiso de recibir personas, algunos almuerzos", expresó.

Otras empresas

En tanto, el exdirector de OSE, Daoiz Uriarte, dijo a El Observador que siempre usó su tarjeta corporativa cuando le tocaba llevar a comer a visitantes del exterior. Recordó comidas con representantes del Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y ONU-Agua.

En el estado de cuenta de su tarjeta al que accedió el programa "Así nos va" mediante un pedido de acceso a la información aparecen solamente gastos de restaurantes y hoteles del exterior entre los años 2011 y 2013, y un gasto de free shop por la suma de US$ 47.

Uriarte cree recordar que había controles sobre lo que se gastaba. "Tengo idea de que sí había control del gasto. A mí me preguntaban", indicó. Sostuvo que las tarjetas estaban topeadas. Por ejemplo, en su estado de cuenta aparecen dos gastos en Bodegas Bouza el mismo día (15 de marzo de 2011), una de ellas por $9.100 y la otra por $9.490.


Populares de la sección