En buenas prácticas de manejo animal "estamos peor que hace cinco años"

Así lo demostró la 3ª Auditoría de la Carne desarrollada entre 2013 y 2015
La tercera auditoría de la carne demostró que "estamos peor que hace cinco años" en las pérdidas anuales que registra el sector ganadero, que a valores constantes ascendieron a US$ 31 millones anuales. Quiere decir que luego de una mejora constatada en las dos auditorías anteriores se ha retrocedido en el correcto manejo, fundamentalmente de bienestar animal.

Este tema fue destacado a El Observador Agropecuario por el médico veterinario Augusto Borca, de la Gerencia de Calidad del Instituto Nacional de Carnes (INAC), quien explicó que se siguen encontrando los mismos problemas y que las pérdidas son similares a la auditoría anterior en 2008. Este trabajo es conducido por INAC y participan técnicos de este instituto y del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA).

Por hematomas se generan pérdidas por US$ 12,8 millones al año. Se produce una pérdida directa por remoción del hematoma y por redestino de mercado de ese corte, que representa cinco veces más que la remoción del corte, como efecto de depreciación por no ir al mercado de mayor valor.

La remoción del hematoma es una pérdida directa para el productor, mientras que el redestino del corte es más una pérdida para la industria. Finalmente se traslada a toda la cadena porque si hay que comprar un camión y medio de animales en lugar de un camión para hacer un contenedor de Rum & Loin, por ejemplo, el precio por ese ganado no va a ser el mismo. Si hay pérdidas se termina repartiendo en toda la cadena, dijo el técnico.

Con animales más jóvenes y buen tratamiento nutricional hay menos pérdidas económicas

Por pH y cortes oscuros, que representa un volumen importante, se registraron perjuicios por US$ 12,7 millones anuales. Todo se genera en situaciones de estrés, vinculado a la alimentación, edad y maltrato de los animales. Con animales más jóvenes y buen tratamiento nutricional hay menos problemas de pH. Con menor pH se puede acceder a los mercados de mayor valor o al mercado interno, pues tiene menos tiempo de duración esa carne. En cuanto a los cortes oscuros se produce en 60% por un pH elevado y 40% por problemas de estrés, explicó Borca.

El tercer punto está referido a los decomisos de hígados, donde 80% es producido por la fasciola hepática o saguaypé provocado por un parásito, con lesiones crónicas y genera el decomiso de 35% a 40% de los hígados, por un valor de US$ 3,5 millones. Se destinan para elaboración de medicamentos donde su precio es muy inferior.

Este problema se previene con manejo de los animales y buen uso de los antiparasitarios. Según Borca, la mayoría de las pérdidas de valor económico medidas en la auditoría se relacionan con el bienestar animal y eso tiene una implicancia desde el punto de vista ético y de imagen de Uruguay hacia el exterior, más allá de la repercusión económica.

Incluso en los decomisos de hígados hay un problema de bienestar animal por no atenderse un problema de salud.

La 3a Auditoría de la Carne comenzó en 2013 y finalizó en 2015, luego de cumplir la fase 1 de encuestas y entrevistas a los diferentes eslabones de la cadena; una fase 2, que comprende la medición en plantas industriales de todos los problemas de calidad; y la fase 3, que abarca la discusión, cuantificación y abordaje de las estrategias para mitigar los posibles problemas.

En principio se mantienen las pérdidas que, para poder hacerlas comparativas, la información de las tres auditorías que comenzaron en 2003 se llevó a valores constantes.

Mayores pérdidas por hematomas


Las pérdidas por hematomas en vacunos aumentaron de US$ 8,5 millones en 2008 a US$ 13 millones en 2013. Ahí es donde se duplicaron en cantidad los machucamientos y subieron 50% en valor económico en los últimos cinco años", explicó el técnico de INAC , Augusto Borca.

Tratando de encontrar una explicación dijo que podría ser que en 2008 fuera el boom del bienestar animal. También que la industria hizo muchas mejoras en los complejos ante mortem, los tubos de acceso a faena y los corrales, sumado a buenas prácticas de manejo en el local industrial.

Sin embargo, en relación a rutas e instalaciones vinculadas al traslado de los animales, la situación está peor. Por ejemplo, en las entrevistas con representantes de las gremiales de camioneros se afirmó que el personal capacitado emigró al transporte agrícola porque se le paga mejor, por lo que perdieron choferes capacitados para el traslado de animales.

También en la Cámara de la Industria Frigorífica (CIF) y Asociación de la Industria Frigorífica del Uruguay (Adifu) opinaron que también incidieron aspectos vinculados al manejo nuevo que representa el caravaneo de los animales desde el predio hasta la planta industrial. En pH y cortes oscuros, se mantienen las pérdidas. En decomisos de hígados mejoró la situación, al pasar de 50% de decomisos a 35%.


Acerca del autor