En camino para revertir el cáncer de páncreas

Grupo de expertos identificó un componente que podría evitar la metástasis en el sistema digestivo
De acuerdo con una investigación de expertos del Centro para el Cáncer Vanderbilt (en Estados Unidos), sería posible dar marcha atrás en la reprogramación de las células malignas del cáncer para aplicar tratamientos que detengan el desarrollo de la enfermedad en el páncreas, para que además no se propague a otros órganos del cuerpo, lo que se denomina metástasis.

Oliver McDonald, profesor asistente de Patología, Microbiología e Inmunología de la Facultad de Medicina de la Universidad Vanderbilt y un grupo de colegas son los responsables de este estudio, en el que aseguraran, además, que el hallazgo evitaría la formación de tumores.

"Hasta la fecha, no se tenía constancia de que existieran otros agentes que actúen selectivamente sobre enfermedades agresivas con metástasis", aseguró el experto en la publicación que realizó en la revista Nature Genetics.

Junto con un equipo del Centro para el Cáncer Sloan Kettering y otro de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, McDonald investigó la progresión que sigue el cáncer pancreático desde un tumor primario a una enfermedad metastásica extendida a otros tejidos distantes.

La teoría que prevalece sobre la progresión del cáncer –que sostiene que se produce por la acumulación de mutaciones genéticas que incrementan la fuerza tumorígena– puede aplicarse a las fases tempranas del desarrollo de la enfermedad; pero la metástasis parece encontrar nuevas maneras de "aumentar su fuerza", según esta nueva investigación.

"Los esfuerzos intensos de secuenciación del ADN para encontrar los motores genéticos de la metástasis, que es lo que mata a los pacientes hasta en el 80% de los casos, han sido hasta la fecha decepcionantes, por decir lo mínimo", apuntó el experto.

En lugar de buscar cambios genéticos durante la progresión del cáncer, McDonald y sus colegas examinaron la epigenética, que son las modificaciones del ADN cromosómico y las proteínas que controlan la función de los genes. Según explicó, "la epigenética se puede entender como el software que programa la función del hardware del ADN".

Para dar con sus hallazgos, se analizaron una serie de muestras de cáncer pancreático metastásico, recopiladas mediante autopsias de pacientes que fallecieron a causa de estas enfermedades agresivas y extendidas ampliamente.

Los resultados podrían ayudar a explicar lo que se considera un enigma clínico: que los tumores metastásicos parecen progresar muy rápido comparados con los tumores primarios.
La investigación sugiere que las células cancerosas pancreáticas que se extienden a órganos que reciben un suministro sanguíneo rico en glucosa y otros nutrientes, como el hígado y los pulmones, se adaptan metabólicamente a fin de usar esos "recursos naturales" para incrementar su forma tumorígena.

Una pista en las moléculas vegetales


Un grupo de científicos chilenos de la Universidad Bernardo O'Higgins de Santiago informó como descubrimiento que las chalconas –unas moléculas presentes en frutas y vegetales– podrían destruir las células tumorales del cáncer luego de ser modificadas con biotecnología.

"La mayoría de las células tiene la capacidad de 'suicidarse'. El atributo especial de las células tumorales es que pierden esa habilidad. Lo que hacen las chalconas es devolverles esa facultad, por lo que se podría destruir el tumor desde dentro", explicó Cesar Echeverría, director de la investigación. El proceso consiste en sintetizar estas células y modificar su estructura para que sean más efectivas en la lucha contra los tumores cancerígenos. Además se han descubierto nuevos compuestos vegetales con capacidad antitumoral, como las moras o el tomate.

Fuente: EFE

Populares de la sección