En el FA presionan para abrir la canilla y relegar meta fiscal

Sectores del oficialismo advierten que las mejoras en la economía permiten incrementar la inversión pública y enlentecer los planes del gobierno para reducir el déficit
Mientras el gobierno gana tiempo para negociar con el Frente Amplio los reclamos presupuestales, desde los sectores más radicales la coalición de izquierda continúan con su presión para que el Poder Ejecutivo ponga el énfasis en la inversión pública durante la próxima Rendición de Cuentas.

Ante las mejoras en las perspectivas económicas, distintos sectores del oficialismo aspiran a que el equipo económico relegue su aspiración de ubicar el déficit fiscal en 2,5% del Producto Interno Bruto (PIB) al finalizar el quinquenio.

En este contexto, la decisión del presidente Tabaré Vázquez de que la Rendición de Cuentas que está elaborando rija solo por un año -y no por tres como estaba previsto- es visto por los analistas como una señal de que el crecimiento económico todavía es débil.

Por otra parte, y en medio de este debate, el Frente Amplio comenzará a debatir el 23 de junio en su Mesa Política sobre el rol de las empresas públicas.

La idea surgió de la Presidencia del FA hace dos meses y fue reflotada la semana pasada cuando el Movimiento de Participación Popular (MPP) cuestionó al ministro de Economía, Danilo Astori, quien durante una entrevista con el semanario Búsqueda le echó la culpa al expresidente José Mujica y al expresidente de ANCAP Raúl Sendic por el ascenso del déficit fiscal.

La apertura del debate en el Frente Amplio estará a cargo del senador y expresidente de Alcoholes del Uruguay, Leonardo De León, un hombre de confianza de Sendic, según informó el legislador a El Observador.

La coyuntura

El presidente Vázquez informó este lunes desde Ginebra que la próxima Rendición de Cuentas definirá el presupuesto solo para 2018. El mandatario dio a conocer su nuevo plan presupuestal el mismo día que se conoció que la inflación de mayo se ubicó en 5,6%, el registro más bajo desde 2005.

Además, la semana pasada el Ministerio de Economía informó que el déficit fiscal se ubicó en 3,4% del PIB en los 12 meses cerrados a abril, cuando el mes anterior había ascendido al 3,7% del PIB.

El gobierno prevé para 2017 un crecimiento económico de 2% del PIB, según informó el diario El País.

Para el diputado socialista Roberto Chiazzaro, la coyuntura habilita a que el gobierno redefina sus planes a favor del gasto.

"Soy de los que pienso que la inversión extranjera directa no está llegando con la fluidez que uno quisiera y ante eso es el Estado es el que tiene que invertir. Pienso que bajar la meta para el déficit fiscal, en vez de 2,5% del PIB llegar al 3%, y la eliminación de algunas exoneraciones, puede ser un camino", dijo Chiazzaro a El Observador.

En una comisión parlamentaria creada por el Frente Amplio que discute exoneraciones impositivas, el Partido Socialista impulsa elevar la tasa del Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas, ajustar los aforos agropecuarios para mejorar la recaudación del Impuesto al Patrimonio y eliminar la exoneración del IVA a los juegos de azar.
"Para nosotros la inversión pública en esta Rendición de Cuentas debería jugar un papel clave y fundamental", dijo a El Observador el diputado comunista Gerardo Nuñez.

Los comunistas comparten estas propuestas y también la idea de reforzar la inversión pública.

"Para nosotros la inversión pública en esta Rendición de Cuentas debería jugar un papel clave y fundamental", dijo a El Observador el diputado comunista Gerardo Nuñez.

"Nosotros pensamos que se podría enlentecer ese combate al déficit manteniéndolo en términos razonables que obviamente no impliquen dificultades a Uruguay, tanto a nivel de organismos internacionales como del propio equilibrio de las cuentas fiscales", agregó.

El diputado del Partido Por la Victoria del Pueblo, Carlos Coitiño, referente de un sector que también presiona por modificaciones tributarias, prefirió no opinar hasta conocer el proyecto de Rendición de Cuentas pero cuestionó la forma en que Vázquez hizo el anuncio de reducir su vigencia de tres a un año.

"Informar una posición política desde el exterior, cuando la propia orgánica del Frente le pidió hablar antes un poco del tema, me desconcierta", dijo Coitiño.

El debate por el déficit

Más allá de las aspiraciones frenteamplistas,el ministro de Economía, Danilo Astori, ratifica en cada una de sus salidas públicas la importancia de la batalla contra el déficit fiscal. Así lo hizo la semana pasada durante una entrevista con Búsqueda donde dijo que en el período anterior, cuando era vicepresidente de la República, advirtió sobre la situación de los entes y, sin embargo, eso "no se tradujo en medidas concretas por parte de quienes tenían la posibilidad de tomarlas".

Para Astori el gobierno de Mujica terminó con un déficit fiscal "en ascenso" porque se adelantaron "tiempos electorales".

El senador De León (Lista 711) afirmó a El Observador que vincular las empresas públicas al déficit fiscal "no tiene nada que ver".

"Puede ser la ambición de algunos pero no es la realidad. La realidad, cuando uno analiza los números, es que si no fuera por el aporte de las empresas públicas el déficit fiscal sería mayor. Esa es la realidad", insistió.

"Con esto no estoy diciendo que no importa el manejo del déficit y su control. Lo que estoy diciendo es que, cuando uno lo analiza y lo abre, encuentra que esos aspectos que señalé son los centrales de esta situación de déficit que tenemos hoy en Uruguay", dijo el senador de la Lista 711, Leonardo De León.

Según el legislador del grupo de Sendic hay otros aspectos de las cuentas públicas que tienen mayor peso en el déficit fiscal.

"El déficit fiscal tiene algunos elementos que están vinculados a los cambios que hemos hecho. Hemos mejorado las jubilaciones y eso genera mayores aportes a la seguridad social, hemos ampliado el nivel de jubilados, hemos definido ir a un sistema integrado de salud, y eso requiere transferencias desde el Estado. El déficit tiene que ver con muchas decisiones políticas que se han tomado en estos gobiernos del Frente Amplio y que apuntan a mejorar la calidad de vida de los uruguayos", dijo.

"Con esto no estoy diciendo que no importa el manejo del déficit y su control. Lo que estoy diciendo es que, cuando uno lo analiza y lo abre, encuentra que esos aspectos que señalé son los centrales de esta situación de déficit que tenemos hoy en Uruguay", concluyó.


Populares de la sección

Acerca del autor